Despliegue de PNC y aliados de la Terminal, algo típico de gobiernos autoritarios según analista

COMPARTE

Créditos: Grupo de choque de la Terminal de la zona 4. Foto Nelton Rivera
Tiempo de lectura: 3 minutos

 

“Esto no es más que una muestra del hartazgo de la población a las decisiones del presidente que, en complicidad con la fiscal general”, David Gaitán.

Por Lourdes Álvarez

Un fuerte despliegue de fuerzas de seguridad a nivel nacional y un grupo de aparentes vendedores del mercado de la Terminal, ubicado en la zona 4 de la ciudad capital, se desplegaron este jueves para intentar contener una cuarta jornada de movilizaciones ciudadanas de protesta, que exigen la renuncia del presidente Alejandro Giammattei y la fiscal general y jefa del Ministerio Público, Consuelo Porras, entre otras demandas asociadas a problemáticas particulares que se viven en las comunidades y que durante la pandemia del coronavirus no han sido atendidas ni escuchadas, según dirigentes locales.

Las movilizaciones en todo el territorio nacional han sido constantes y están por cumplir un mes con diversas acciones, entre ellas la toma de puntos estratégicos en las carreteras y enfáticos pronunciamientos que han sido liderados por autoridades indígenas y a los que se han sumado organizaciones sociales y una parte del movimiento estudiantil universitario.

Desde el área K’iche’ de los 48 Cantones de Totonicapán, hasta la región Xinka con el Parlamento del Pueblo Xinka, también se han sumado las autoridades de la municipalidad indígena de Sololá, el Consejo de Autoridades Ancestrales del Pueblo Maya Ixil, las autoridades indígenas y comunidades Ch’orti’, Q’eqchi’ y Garífuna, para exigir que la renuncia de Giammattei y Porras se haga efectiva.

Para David Gaitán, consultor en temas de transparencia y justicia, “el pueblo está demostrando que su intención es clara y va a continuar hasta que se logré la renuncia de la fiscal general y del presidente. Esto no es más que una muestra del hartazgo de la población a las decisiones del presidente que, en complicidad con la fiscal general, lejos de hacer su trabajo de averiguación y establecimiento de la verdad, se ha preocupado por estar cerca del poder y del Ejecutivo, evitando a toda costa que puedan ser investigados por presuntos actos de corrupción”.

Grupo de choque de la Terminal de la zona 4. Foto Nelton Rivera

Para el analista, el despliegue de las fuerzas de seguridad, como no se había visto en otras manifestaciones, y al que ahora también se sumó un grupo de aparentes vendedores de la Terminal, envía un mensaje claro: conductas propias de un Estado autoritario.

“El presidente ya lo ha demostrado en otras ocasiones y esta no será la excepción. Ante la crítica, manifestaciones y el legítimo  ejercicio del derecho a manifestarse de la población que le pide la renuncia, lo que están haciendo es enviar amenazas”, agregó Gaitán.

Entre esas amenazas se encuentra que “en cualquier momento se pueden activar las fuerzas del Estado para reprimir las manifestaciones y por otro lado, típico de los gobiernos autoritarios, demostrar que tienen aliados para poner a la población en contra y que sean ellos los que se pelean entre sí”, enfatizó el analista.

Al desplegar a los aparentes aliados, en este caso a personas que dicen oponerse a los bloqueos y las manifestaciones, se podrían generar enfrentamientos violentos y se justificaría el uso de la fuerza para reprimirlos.

“Esto es lamentable, porque la población está ejerciendo su legítimo derecho a manifestar”, agregó.

Si bien el entrevistado considera que la solicitud de renuncia, en caso de cumplirse por sí sola no tiene muchos efectos de impacto, sí se cumpliría un primer paso al mostrar que el poder radica en el pueblo y es lo que el pueblo está solicitando.

“Paralelo se debería trabajar en una reforma del Estado más profunda, donde exista participación de todos los sectores y donde se haga un llamado a todas las organizaciones y a todas las comunidades y población a participar de un proceso de reforma profundo del sistema, porque lo que reflejan el presidente y la fiscal es que son parte de este sistema que se ha mantenido en Guatemala, que se preocupa de unos pocos y no protege a la mayoría de la población”, concluyó Gaitán.

Actividades espirituales y acciones que continúan

Durante este jueves, las comunidades indígenas que llegaron a inmediaciones del Congreso de la República, luego de ser desviadas de su recorrido planificado por acciones violentas e intimidatorias por parte del grupo de manifestantes de la Terminal, se realizó una ceremonia maya.

Mujeres y hombres elevaron sus peticiones y agradecieron a los nawales por las acciones durante la primera jornada que concluyó en ese punto.

No obstante, en otras regiones como la Ch’orti’, al oriente del país, las acciones de contención continúan. En un último reporte para prensa Comunitaria, se conoció que las comunidades maya Ch’orti’ en resistencia hicieron retroceder a fuerzas antimotines de la Policía Nacional Civil, en kilómetro 204 del municipio de Camotán, Chiquimula.

 

Lea más sobre las primeras horas de protesta ciudadana desde los diversos territorios aquí:

Con la consigna “Se ha vencido el plazo” se reanudan las protestas contra Giammattei y Porras

 

Autoría y edición

Periodista y comunicadora para organizaciones sociales, de pueblos indígenas y de organismos internacionales; estudios concluidos en sociología, asistente de investigación social para peritajes judiciales con enfoque histórico y antropológico.

COMPARTE