Bernardo Caal: orden de captura y proceso que me llevaron a prisión están “bañados en corrupción”

COMPARTE

Créditos: Archivo
Tiempo de lectura: 2 minutos

Caal indica que como no pudieron ligarlo a proceso con el delito de estafa, empleados de la hidroeléctrica Oxec promovieron otra orden de detención en su contra, con delitos más graves, tras lo cual fue capturado y condenado a 7 años y 4 meses de prisión.

Por Prensa Comunitaria

Bernardo Caal, el profesor maya q’eqchi’ que está preso desde 2017 por la defensa del río Cahabón, en Alta Verapaz, señaló hoy que la orden de captura en su contra y el proceso judicial en el que se le condenó están “bañados en corrupción”, debido a que no fue hasta que se emitió la segunda orden de detención en su contra que fue capturado y condenado.

Caal, quien fue condenado a 7 años y cuatro meses de prisión en noviembre de 2018, por la defensa que hizo del río Cahabón, frente a las operaciones de la hidroeléctrica Oxec, señaló este día que el expediente de la primera orden de captura en su contra, que se giró por el delito de estafa en marzo de 2017, ha estado cuatro años en el despacho de un juez, sin que este decida qué hacer con el expediente.

Él se presentó ante el juez Ricardo Isaías Caal con documentos para demostrar la falsedad del delito tras lo cual el juzgador lo cambió a retenciones indebidas.

No obstante, una segunda orden de captura, girada el 8 de diciembre de 2017, esta vez con delitos como robo agravado, detenciones ilegales con agravación e instigaciones a delinquir, a petición de empleados de la hidroeléctrica Oxec y empresas subcontratadas, fue la que conllevó a su captura y condena.

Luego de que se emitiera esta orden de detención, Caal señala que en redes sociales empieza a circular el documento, así como en medios de comunicación corporativos. “En este caso el juez Ricardo Isaías Caal, con toda la celeridad envió a debate oral y público y lograron sentenciarme a 7 años y 4 meses”, indicó.

Es por ello que considera que se trata de órdenes de captura y procesos bañados en corrupción, que tienen como fin criminalizar al pueblo q’eqchi’.

El defensor señaló que en los 1043 días que ha estado en la cárcel, sigue invocando el derecho a la consulta de los pueblos indígenas en Guatemala, contenido en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Asimismo agradeció el acompañamiento que personas individuales y organizaciones nacionales e internacionales le han dado a él y a la población q’eqchi’.

Lea más sobre el caso de Bernardo Caal:

Autoría y edición

COMPARTE