El Estor: “fue la policía y quiero justicia”, dice la esposa del pescador asesinado Carlos Maaz

COMPARTE

Créditos: Sandra Cuffe
Tiempo de lectura: 4 minutos

Texto y fotografía por Sandra Cuffe.

Almorzó en casa. Carlos Maaz Coc pasó la mañana del sábado en una reunión de los pescadores de El Estor, pero regresó a casa para almorzar antes de salir a la manifestación pacífica, dijo su esposa, Cristina Xol Pop. Ella sin saberlo unas dos horas después, su esposo, un pescador maya q’eqchi de 27 años de edad, estaba muerto.

El sábado 27 de mayo, la Gremial de Pescadores Artesanales del municipio de El Estor se reunió en ese lugar para esperar a las autoridades del gobierno y representantes de la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN). La fecha para la reunión de la mesa de diálogo en el municipio se había establecido dos semanas antes.

Para lograr que las instituciones del Estado, como el Ministerio de Medio Ambiente MARN y otras cedieran a dialogar los pescadores tuvieron que realizar varias semanas de manifestaciones en la carretera que conduce a las instalaciones de la mina Fénix de la CGN. La gremial de pescadores mantuvo las medidas durante 12 días a inicios del mes de mayo para denunciar las operaciones mineras y la contaminación del Lago de Izabal.

Los pescadores exigieron ver la documentación de la mina, como permisos, estudios de impacto ambiental y otros requerimientos legales, también exigieron la realización de estudios para determinar las fuentes de contaminación por la minera y empresas de Palma Africana, y el cierre de la mina. De buena fe, levantaron las medidas de protesta, como una muestra para lograr acuerdos y en espera de la respuesta a sus demandas.

“Dijeron que el 27 se va a dar la respuesta. Pero no hay respuesta”, dijo Xol Pop en una entrevista el domingo 28 de mayo, después del entierro de su esposo.

Ante la ausencia de las autoridades, quienes sólo llegaron a Río Dulce, al mediodía los pescadores salieron a la calle e iniciaron un nuevo otra manifestación pacífica, tapando la carretera en la salida de El Estor hacia la mina y a Panzós Alta Verapaz. Junto con los agentes de policía que trabajan normalmente en El Estor, había de antemano una presencia en el área de antimotines de la División de Fuerzas Especiales de la Policía Nacional Civil (PNC), lo que colocaba tenso el ambiente.

Después del almuerzo, Maaz Coc salió de la casa rumbo a la manifestación. Como miembro de la Gremial de Pescadores Artesanales, siempre apoyaba las acciones, pero también dijo que quería ir a buscar a su padre que andaba allí, dijo Xol Pop.

Cuando salió Maaz Coc de la casa, ni él ni su esposa se imaginaban la dimensión de la represión policial que pronto venía, señaló Xol Pop.

“Vinieron la policía sólo a pelear. Empezaron a tirar lacrimógeno, y empezaron a disparar”, dijo.

Al disiparse un poco las nubes de gas lacrimógeno, y posterior a un nutrido sonido de disparos se vio que alguien estaba tendido boca arriba en medio de la carretera. Al empezar a correr varias personas hacia el herido para auxiliarlo, los policías iniciaron otra ronda de disparos mientras se retiraban, lo cual impidió por unos minutos que se acercara nadie para ver qué pasó, o para auxiliarlo en caso de estar con vida.

Cuando pararon unos segundos de los disparos, la gente de nuevo empezó a acercarse, algunos con las manos en el aire y otros gritando a la policía, “¡no disparen!”. Se vio que Maaz Coc estaba muerto, con un impacto de bala en el torso y con los ojos abiertos hacia el cielo.

Sobresalió el llanto adolorido del hermano menor de Maaz Coc a su lado mientras la policía seguía retirándose del lugar bajo una avalancha de gritos y piedras del pueblo enardecido por el asesinato.

Maaz Coc mantenía a su pequeña familia con la pesca artesanal. Ahora su esposa, con 22 años de edad, no sabe cómo mantendrá a su hijo, Abner Estuardo Maaz Xol. Tiene 8 años de edad y está en el segundo grado de la escuela.

Xol Pop responsabiliza a la PNC y al gobierno del asesinato de su marido, y quiere que respondan por su situación actual y que se haga justicia por el asesinato.

“Fueron la policía. Yo quiero que el gobierno haga, que le de estudio a mi hijo”, dijo.

No estuvo ella en el bloqueo, pero algunos familiares de Maaz Coc, otros pescadores, comunicadores sociales, otros vecinos, y esta periodista sí estuvieron en el mismo sector de la manifestación pacífica y pudieron constatar que fue la policía fue quien disparó hacia la gente y que nadie más allí tuvo arma de fuego en ese pequeño sector de la cruce en la salida del pueblo donde murió Maaz Coc. Si hubo algún disparo o alguna provocación, no provino del mismo sector de la manifestación de los pescadores hacia donde la policía empezó a disparar.

La población esperó en vano la llegada del Ministerio Público (MP) para que levantara el cuerpo del pescador y para que recabara todas las pruebas del asesinato como los cartuchos de las balas en el suelo de las armas de la policía, finalmente el MP no llegó.

Durante el funeral, acompañaron a los familiares de Maaz Coc cientos de personas el domingo en una caminata desde la casa donde vivía con Xol Pop y su hijo hasta el cementerio de El Estor, donde fue enterrado.

“Él siempre va pero siempre regresa, pero ahorita que se fue no regresó. Regresó pero ya estaba muerto”, dijo Xol Pop, entre lágrimas.

“Yo quiero justicia”, dijo.

Conozca que está pasando en El Estor:

COMPARTE