Una marimba de Jolom Konob’ que está más allá de la frontera y la tradición

COMPARTE

Créditos: David Diego Marcos.
Tiempo de lectura: 4 minutos

 

La tradición de la interpretación de la marimba que iniciaron dos primos hace 14 años en Santa Eulalia, Huehuetenango, se mantiene viva con las nuevas generaciones que han integrado instrumentos eléctricos a nuevas versiones que narran la vida de la población Q’anjob’al de Santa Eulalia y la que migra a Estados Unidos.

Por David Diego Marcos

Gaspar Cristóbal Lorenzo comenzó a tocar la marimba a los 14 años; a esa edad inició su carrera artística y lo hizo con el grupo marimbístico Madera de los Ángeles en 1999,  que dirigió por primera vez.

Gaspar Cristóbal es maya hablante Q’anjob’al y originario del municipio de Santa Eulalia Huehuetenango.

Tras varios años de trayectoria musical con este grupo, en 2004 después de una actividad realizada en la aldea Txojtzunil, los integrantes de Madera de los Ángeles sufrieron un accidente de tránsito, por las malas condiciones de la carretera que conduce a ese lugar.

En este accidente fallecieron dos de sus integrantes, el resto quedó con heridas y los instrumentos seriamente dañados. Gaspar Cristóbal, sobrevivió a la trágica experiencia.

Foto: Cortesía.

A finales de 2015, decide separarse de este grupo, para luego crear  uno propio en asociación con su primo Cristóbal Bartolo, este proyecto musical se llamó Marimba Sonora Azul.

El grupo se fundó en 2006, rápidamente cosechó éxitos en toda la región. Fue una de las agrupaciones modernas más sonadas en la región norte de Huehuetenango, cautivando la atención de la población Q’anjob’al, Chuj, en fin, la región los adoptó como su expresión musical más reciente.

Entre los temas musicales más solicitados por el público destacan: “Tristeza al morir”, “Lágrimas en el desierto”, “Tres de la mañana” y “Sueño americano”, temas que le abrieron las puertas con oportunidades a nivel local, nacional e internacional, principalmente en la comunidad Q’anjob’al que reside en Estados Unidos.

Una marimba Q’anjob’al recorre los Estados Unidos

En 2011, Gaspar junto a Bartolo, tuvieron la oportunidad de viajar a Estados Unidos. La marimba de los primos innovó la tradición acústica y le agregó un piano, creando un estilo con un sonido electrónico e incorporó otros instrumentos. El primer tema que surge de la mezcla entre la tradición musical con instrumentos eléctricos fue: “Mi recuerdo es un amor”.

La mezcla musical fue duramente cuestionada por una gran mayoría de la población, que, sin embargo, terminó aceptándola tras su regreso de la gira estadounidense.

A principios del 2012, mientras retornaban de su segunda gira por algunas ciudades de los Estados Unidos, el grupo musical sufrió un fuerte accidente de tránsito, que dejó múltiples lesiones a los integrantes, el director de la marimba, Gaspar Cristóbal Lorenzo, quedó gravemente herido y en coma, pasó en un hospital de Estados Unidos alrededor de dos meses.

Foto: Cortesía.

A finales de ese año, su estado de salud empezó a mejorar, no obstante, comenzarían a tener diferencias y discusiones con su socio y primo, Bartolo Cristóbal, quien era el dueño de los instrumentos musicales y no así de la autoría de las melodías. Tras una larga disputa legal acordaron que los instrumentos musicales quedaran como propiedad de su socio, mientras que las melodías le quedaran a él. Poniéndole fin a una larga trayectoria musical de alrededor de siete años de historia.

Para solventar compromisos y contratos antes adquiridos Gaspar Cristóbal Lorenzo compró sus propios instrumentos musicales y le dio un nuevo nombre al grupo.

Nace un nuevo proyecto musical

A decir de Gaspar Cristóbal, todo se realizó en consenso con su familia; se reunió con sus seis hijos y su esposa Petrona Pedro Juan, para proponer nombres para la nueva agrupación. El hijo mayor tuvo la idea de poner las iniciales de su papá como un homenaje tras haber ganado la batalla contra la muerte en dos ocasiones, además de ser el compositor de todas las canciones; quedando establecido el nombre como conjunto marimbístico Sonora GC la Internacional.

Sebastián Cristóbal, actual director del conjunto, declaró a Prensa Comunitaria que en la actualidad son alrededor de 13 integrantes, con una media de 23 años, familiares mayoritariamente, que ha tomado el papel de su padre y es él quien ahora compone las melodías, continuando la tradición de pertenecer a una de las familias Q’anjob’al que han destacado en la música de marimba.

Recientemente la Sonora GC estrenó un álbum discográfico, el volumen No. 27, en el cual destaca el tema denominado “Baile del pañuelo” o “Sacatuya” en una versión modernizada, al estilo único y propio de los hermanos Cristóbal que incorporan ahora la guitarra eléctrica.

En la actualidad, una nueva generación de jóvenes músicos integra el grupo, esto ha hecho que se den a conocer por sus ritmos únicos y originales, siendo la misma población quien los ha catalogado como “El Conjunto Marimbístico Sonora GC La Nueva Generación”.

Petrona Pedro Juan, madre de los hermanos Cristóbal, afirmó: “como madre de familia debemos apoyar a nuestros hijos para que logren sus sueños, además de contribuir y resaltar el papel importante que juegan las mujeres para enaltecer el nombre del municipio y que mejor forma que hacerlo en el ámbito del mundo artístico de la marimba”.

COMPARTE