Créditos: Bancada Winaq.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Prensa Comunitaria

En Chimaltenango, algunos pobladores de San Martín Jilotepeque, San Juan Comalapa y Tecpán, denuncian la destrucción de sus viviendas, cultivos y tuberías de agua que quedaron desconectadas, por la construcción de una carretera de 31 kilómetros, que está a cargo de la empresa Supervisión, Construcción y Mantenimiento S. A.

La diputada Sonia Raguay, jefa de la bancada Winaq, visitó el lugar el pasado 17 de junio y constató los daños. “Los proyectos son importantes y necesarios, pero los daños que causa la construcción, vulneran los derechos de la población”, dijo.

En un video publicado por la congresista en su cuenta personal en Facebook, se observó como un tractor de la empresa, derrumbó una casa de concreto con techo de terraza, que se ubica en la orilla de la carretera que conduce de la comunidad de Simajuleu, Comalapa, con Tecpán y San Martín Jilotepeque.

Foto: Bancada Winaq.

Algunas personas de Simajuleu expusieron a la parlamentaria lo que viven alrededor de la construcción, desde el inicio de la obra. Aseguran, que nunca fueron consultadas, tampoco se les explicó lo que pasaría con las viviendas. Únicamente se les dijo que se haría una obra de ampliación de caminos. En otras comunidades del mismo municipio, la población indicó que la maquinaria llegó y destruyó las casas para ampliar la carretera, sin que se les reconozcan los daños.

Entre otras denuncias, señalaron a la empresa de energía Energuate, que los obligó a pagar un costo adicional para reubicar los postes de luz que quedaron destruidas por las maquinarias. No obstante, ellos se negaron a pagar: “la empresa constructora debió pagar esos daños, porque es la que está moviendo los postes”, agregaron.

Respecto a los daños que ocasionó la maquinaria, las familias afectadas piden a la empresa constructora y al Ministerio de Comunicaciones que se les pagué la destrucción de sus viviendas. Algunas casas quedaron totalmente destruidas, mientras otras con la amenaza de desplomarse, el temor se agrava con la época de lluvias. Además, solicitan que les pague sus terrenos que fueron apropiadas para la construcción.

En comunidades, como Pamixcol Abej, cercana a Pamumus, también de Comalapa, algunas personas se quedaron sin terreno. Se les quitó, hasta una cuerda de terreno, sin consulta, mucho menos algún documento que respalde la decisión. “No estamos en contra de la obra, queremos que se ejecute, pero no estamos de acuerdo en la forma de cómo lo hacen. Solo pedimos que se nos reconozcan las perdidas que tenemos. Somos personas de bajos recursos económicos y no tenemos a donde ir”, dijo un vecino de la comunidad.

Según la diputada Raguay, el proyecto denominado “Mejoramiento camino rural CR-CHM-39″, el cual intercomunicaría a las comunidades de San Martín Jilotepeque, San Juan Comalapa y Tecpán, municipios de Chimaltenango está a cargo de la empresa Supervisión, Construcción y Mantenimiento S. A., tiene una longitud de 31 kilómetros, por un costo de 185 millones de quetzales. Esta obra tiene una duración de 18 meses y debió culminarse el 3 de junio de este año.

Foto: Bancada Winaq.

La congresista, tras escuchar los relatos de las comunidades, por los riesgos que enfrentan, dijo: “es necesaria (la obra), pero se debe concluir sin perjudicar a las comunidades” y dará seguimiento al caso y exigirá explicaciones a las autoridades de la Dirección General de Caminos, una dependencia del Ministerio de Comunicaciones.

“Han hecho construcciones de manera provisional y ponen en riesgo a las familias y a los vecinos. Nos llevamos esas preocupaciones por parte de los vecinos y nuestra función es hacerlas llegar a las autoridades del Ministerio de Comunicaciones, quien es el responsable de la construcción de la obra, junto a la constructora adjudicadora”, indicó.

Según las comunidades de los tres municipios, de origen maya kaqchikel, la construcción de la carretera está generando otros intereses. La minera Paminix, será una de las empresas beneficiadas directamente, ya que con la nueva carretera aprovecharía la facilidad de movilizar su equipo de máquinas. Esta empresa, desde el 2021 ha insistido en la reactivación de su operación en San Juan Comalapa.

 

COMPARTE