El presidente de México pide libertad inmediata de Juana Alonzo, migrante maya guatemalteca detenida sin pruebas en Tamaulipas

COMPARTE

Créditos: Shirlie Rodríguez / Archivo Prensa ComunitariaShirlie Rodríguez / Archivo Prensa Comunitaria.
Tiempo de lectura: 3 minutos

“…hay todas las pruebas de que fue torturada y que lleva años presa. Incluso las autoridades de Tamaulipas aceptaron liberarla, pero ojalá lo hagan hoy, porque aceptaron de que era una injusticia, ósea no solo es la recomendación de derechos humanos o de una autoridad federal”. Presidente de México.

Por Francisco Simón Francisco

En 2014, Juana Alonzo Santizo, de 35 años, migrante de origen maya, abandonó su pueblo Chuj de San Mateo Ixtatán, en la región fronteriza de Huehuetenango. Está presa en una cárcel de Reynosa, en el Estado de Tamaulipas, México, por un delito que nunca cometió. Juana intentó buscar en la migración internacional respuestas para su situación y la de su familia. Sin embargo, fue acusada de secuestro por otra migrante que estaba junto a ella, retenida, en una casa de coyotes en Reynosa, frontera del país mexicano con Estados Unidos.

Ella fue detenida, golpeada y amenazada por la Policía Estatal, no hablaba ni entendía el español más que su idioma maya Chuj y no pudo defenderse de los cargos en su contra y hace siete años que está presa sin que su caso avance. El clamor popular ante la historia de Juana, cobró relevancia este jueves 19 de mayo, cuando el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por primera vez se pronunció y exigió su libertad inmediata, en su habitual conferencia de prensa matutino.

“Ayer una compañera (periodista) habló de una mujer migrante detenida en Tamaulipas. Pues ya tengo la respuesta y tiene razón la compañera y hay todas las pruebas de que fue torturada y que lleva años presa. Incluso las autoridades de Tamaulipas aceptaron liberarla, pero ojalá lo hagan hoy, porque aceptaron de que era una injusticia, ósea no solo es la recomendación de derechos humanos o de una autoridad federal”, dijo el presidente AMLO.

“La misma fiscalía estatal de Tamaulipas lo reconoce, entonces le pido al Gobernador de manera respetuosa, ojalá nos ayude y que se libere a esta migrante. Cuando la detuvieron no hablaba bien el castellano”, agregó el mandatario.

Lea la primera parte de la historia de Juana Alonzo Santizo, migrante maya de Guatemala:

Del hogar a la cárcel: historia de Juana, la migrante maya Chuj que lleva 7 años encarcelada en México. Parte I

La historia de la migrante maya Chuj, la segunda de siete hermanos, es emblemática y conmovedora. Su caso se entiende desde la desigualdad, el racismo y la negación de justicia en su propio idioma, ya que el no dominar el idioma español la ubica en una situación de desprotección y de nula atención.

Juana Alonzo, guatemalteca de origen, tuvo una audiencia judicial, que duró 5 días entre el 21 y 25 de febrero pasado, en la que contó con intérprete y defensa, en el juzgado de Primera Instancia de lo Penal, situado en la ciudad de Reynosa. La audiencia ocurrió porque la Fiscalía General de Justicia del Estado de Tamaulipas, aceptó revisar el caso, a petición de su defensa. Desde esa fecha, la libertad y el retorno de la migrante a su lugar de origen, que está situado a 335 kilómetros de la ciudad de Guatemala, aún es incierto.

El caso de ella demuestra las múltiples realidades que viven las mujeres mayas en Guatemala, muchas de las cuales, sin oportunidades de desarrollo educativo y laboral, se ven obligadas a migrar sin medir los riesgos a los que se enfrentan en el camino.

Juana Alonzo junto a su papá, en una visita realizada en Reynosa en 2019. Foto: Prensa Comunitaria.

De las varias acciones que han realizado a favor de la migrante Alonzo Santizo, se destaca la movilización que realizó su familia junto a otras organizaciones en la ciudad de Guatemala el pasado 31 de enero. En aquel entonces, entregaron una carta firmada por 5 mil 135 personas y 43 organizaciones nacionales e internacionales en la Embajada de México en Guatemala, con sede en la zona 10.

Ese día, Abel Escartín, ministro de la embajada mexicana, recibió la petición de los familiares de Juana Alonzo, pero no prometió nada, según él porque se escapaba de su competencia, “pero puedo asumir el compromiso de consultar y elevar el caso a donde corresponde”, aseguró.

Juana, la segunda parte de su historia escrita por el equipo de Prensa Comunitaria, lea más acá:

Del hogar a la cárcel: historia de Juana, la migrante maya Chuj que lleva 7 años encarcelada en México. Parte II

 

 

COMPARTE