Autoridades indígenas de la región Ch’orti’ celebran su primera asamblea del año

COMPARTE

Créditos: Amílcar Morales
Tiempo de lectura: 5 minutos

Por Amílcar Morales

Las autoridades indígenas de la región Ch’orti’ de Jocotán, Camotán, San Juan Ermita y Olopa, celebraron su primera asamblea ordinaria del año, en la que se hizo una serie de reflexiones sobre el trabajo que realiza cada comunidad de la región.

El alza de la canasta básica, que afecta la economía de la población, el tema electoral y el fortalecimiento de la organización, así como establecer alianzas con otras autoridades para la defensa de los territorios, de los bosques y del agua, fueron los temas más destacados.

También tomaron algunas decisiones sobre las agendas de trabajo conjunto para este año, como consejo del pueblo maya Ch’orti’, según indicó Omar Jerónimo, coordinador de la asociación campesina Ch’orti’ Nuevo Día, con sede en Camotán.

A decir de Jerónimo, uno de los logros alcanzados por el pueblo maya Ch’orti’ ha sido la unidad y la lucha de los cuatro pueblos de la región, durante más de 25 años de trabajo, proceso que inició después de la firma de los acuerdos de paz con el rescate de su identidad.

Otras de las acciones de las autoridades, que la asamblea acordó, fue pedir al Ministerio Público (MP) un informe sobre las acciones que ha tomado para detener la destrucción ilegal que se ha dado en el territorio por parte de empresas extractivas. También pedirán al Estado el respeto a la autoridad, identidad y el ejercicio del gobierno comunal en el territorio, tal y como se establece en la Constitución Política de la Republica y algunos convenios internacionales, indicó.

Foto: Amílcar Morales

Jerónimo también dijo que, cuando la persona está al frente de una lucha en defensa de los territorios y los derechos de la población, es perseguida, agredida, intimidada, amenazada y discriminada, por aquellos que pretenden destruir la convivencia y las vidas de las comunidades.

En opinión de Rolando Ramírez, presidente del consejo comunitario del caserío Panalito Matazano, durante la primera asamblea que se realizó en la comunidad se dio seguimiento al tema de la montaña la Granadilla por la tala ilegal de árboles.

En el lugar, dice Ramírez, hay varias fuentes de agua que abastecen a las comunidades ubicadas en la parte norte del municipio. Según el titulo histórico con que cuentan las autoridades ancestrales, el bosque pertenece a las 32 comunidades de Jocotán.

El entrevistado indicó que la lucha por la montaña inició desde 2010, porque hay personas ajenas a la comunidad que pretenden apropiarse de los recursos naturales. Ramírez agregó que con esfuerzo han logrado recuperar una parte de la montaña que había sido vendida por personas ajenas y buscan recuperar la otra parte, para que quede libre el lugar donde están ubicadas las fuentes de agua que abastecen los hogares de Matazano, Guaraquiche, Agua Zarca, Ingenio, sus caseríos, así como el centro de Jocotán; comunidades de Pajcó, Tapuán, sus caseríos y el centro de Camotán.

El presidente del consejo comunitario dijo  que en la actividad participaron representantes de las comunidades indígenas de Guareruche, Suchiquer, La Mina, Matazano, Guaraquiche, de Jocotán; así como representantes de Lela Obraje, Lela Chancó del municipio de Camotán, también se contó con la presencia de Adolfo Medrano Acevedo, Concejal V de la municipalidad de Chiquimula; Iván Regalado, presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo de la colonia de San Francisco Chiquimula; y Timoteo Valdez, autoridad indígena y sacerdote maya de la comunidad de Tuticopote,  de Olopa.

Para la autoridad indígena de la comunidad de Lela Chancó, Héctor Vásquez, de Camotán, su participación consistió en analizar la problemática que enfrentan las comunidades indígenas con los megaproyectos que han sido impuestos en el territorio sin consulta previa a la población del pueblo maya Ch’orti’, que violentan y perjudican la vida de las personas.

En Camotán hay una empresa minera que sigue operando de manera ilegal, que busca entablar un diálogo con las autoridades del municipio, para esclarecer la situación y poner fin al problema. Cantera El Porvenir es el nombre de la empresa que extrae los recursos naturales y que con su actividad ha causado daños al ecosistema y violando los derechos humanos de las comunidades. Es momento de que los habitantes del sector aledaños analicen el tema y encuentren una solución al caso, agregó Vásquez.

Foto: Amílcar Morales

Durante la asamblea, las autoridades también decidieron solicitar al Ministerio Público, de manera urgente, información sobre el cobro de multas por la tala ilegal en la montaña la Granadilla, según informó Virgilio Ramírez López, autoridad indígena de la comunidad Guareruche, de Jocotán, además agregó que el MP tendrá un plazo de ocho días para responder las demandas y peticiones de las autoridades indígenas.

A decir de Ramírez, también pedirán información sobre el avance en el proceso y cancelación de las solicitudes o licencias mineras en el territorio Ch’orti’.

De no ser escuchados o atendidos por el Ministerio Público, dicen las autoridades, asignarán una comitiva para buscar una respuesta con el gobernador de Chiquimula u organizar movilizaciones, como una herramienta para obtener una respuesta favorable, demostrar su descontento y hacer valer sus derechos como pueblos originarios.

Pedro Miguel Martínez, representante del Consejo Indígena de la Comunidad Lela Obraje del municipio de Camotán y vocero de las autoridades maya Ch’orti’ a nivel nacional, dijo que uno de sus objetivos principales será pedir a las autoridades de gobierno e instituciones que “nos miremos como humanos y no como enemigos o delincuentes y que se respete nuestro derecho, porque hemos sufrido demasiadas consecuencias principalmente por la empresa minera Cantera El Porvenir que se encuentra operando en el lugar, y que ha hecho un desastre total al dejarnos sin bosques y secaron las fuentes de aguas”.

“Para nosotros es una amenaza grave talar bosques y apropiarse de los pocos recursos con que cuenta la región, que presenta daños y riesgos al centro urbano de Jocotán y Camotán, el departamento de Zacapa y Chiquimula y sus comunidades, porque el bosque de la montaña de la Granadilla abastece los hogares de los municipios, departamentos y comunidades”, señaló Martínez.

Ante esto, buscan tener un acercamiento para que se conserve la Paz, la tranquilidad entre nosotros mismos y que sea el respeto hacia nosotros como consejos ancestrales por parte de los gobiernos municipales, departamental y a nivel nacional para que nos unamos y hacer una solo lucha por la misma causa, dijo.

Además, indicó que las denuncias que fueron puestas desde hace tres años por parte de las autoridades y hasta hoy el Ministerio Público no brinda un informe acerca de cómo avanza las denuncias, y posterior a ello se tomarán acciones legales, tal como establece la Constitución Política de la República y el Convenio 169, pero también la ley del código municipal que establece los derechos de los pueblos originarios, por lo que  pidió al pueblo de Camotán, Jocotán, Chiquimula y Zacapa que se unan a una sola causa, nosotros solo peleamos nuestro derecho como personas para defender la vida, los territorios, los bosques y la tierra para el bien común y la futura generación, puntualizó.

La vocera de las mujeres indígenas Maya Ch’orti’ Juana Ramírez Ramos también dio sus declaraciones antes los medios de comunicación en representación a las mujeres, e indicó que seguirán en resistencia para defender la montaña la Granadilla y rechaza toda clase de megaproyectos que pretenden apropiarse del territorio, como pretende realizar con montaña la Granadilla, la cual abastece con el vital líquido a los hogares de las comunidades aledañas a la misma, y el casco urbano de Jocotán, Camotán, y algunas comunidades de Chiquimula y Zacapa.

Finalmente, Ramírez Ramos hizo un llamado a las demás mujeres para que también se sumen a la lucha y defensa de la madre tierra, del agua y de los bosques que benefician a la población actual y las futuras generaciones. Hay  que tomar el buen ejemplo de los hombres y mujeres de otros departamentos del país para unir esfuerzos en defensa de los recursos naturales, “el hecho de ser mujer no significa que no tiene el derecho de salir a la calle alzar voz y hacer valer nuestro derecho si no es el momento oportuno para el rescate de la madre tierra, el bosque y el agua ya que eso no se fabrica y no lo podemos comprar en mayor cantidad”, concluyó la entrevistada.

 

 

Autoría y edición

Periodista y radialista Maya C'horti

COMPARTE