Santiago Atitlán: “Rijtual” en memoria de 13 tz’utujiles asesinados por el Ejército de Guatemala en 1990

COMPARTE

Créditos: Diego Petzey
Tiempo de lectura: 4 minutos

 

La vida antes de la llegada del Ejército a Santiago Atitlán era difícil; la mayoría de la población era pobre, pero aun así vivían en armonía y la organización comunitaria era fuerte. Diego Petzey Toj

Por Diego Petzey

Benvenuto Chavajay González, un artista Tz’utujil, realizó un “Rijtual acción performance”, la tarde del 1 de diciembre en la plaza de la Iglesia católica de Santiago Atitlán, como un homenaje a los 13 tz’utujiles masacrados por el Ejército de Guatemala en la madrugada del 2 de diciembre de 1990.

El “Rijtual” inició en la plaza de la Iglesia católica. Chavajay vestido con la indumentaria Tz’utujil de Santiago Atitlán llevaba consigo un k’ark’ar (matraca) pintada de camuflaje. A las tres de la tarde se escuchó el sonido del k’ark’ar evocando el sonido de las balas. El artista caminó 13 veces sobre las gradas de piedra de la entrada principal de la iglesia y  recorrió aproximadamente 2 kilómetros desde la plaza hasta el lugar de la masacre.

Durante el recorrido se establecieron 13 estaciones, una por cada persona asesinada. El “Rijtual” finalizó en la madrugada del 2 de diciembre con la realización de un tatuaje sobre el abdomen del artista, con una huella dactilar y el sello de la Autoridad Ancestral de Santiago Atitlán.

“No sabemos si nuestros hermanos ese día fueron a visitar por última vez sus parcelas y cultivos. No sabemos si lograron platicar con sus madres, padres, hermanas o hermanos. Si platicaron con sus esposas y sus hijos. No sabemos si hablaron por última vez a sus amigos más cercanos”, dijo Benvenuto Chavajay en una reunión de organización de la actividad, dos días.

El “Rijtual”,  dijo Chavajay, en su primer acto de la acción artística, en la plaza de la iglesia, revive esos momentos.  

Santiago Atitlán es un pueblo ubicado en el suroeste de la ciudad de Guatemala a 190 kilómetros. El 97.4% de la población es mayoritariamente maya Tz’utujil, según el último censo de 2018 el es de descendencia maya. Atitlán fue afectado durante la guerra interna ocurrida en Guatemala que duró 36 años.

Decenas de líderes comunitarios, catequistas y personas fueron perseguidos, torturados, desaparecidos y asesinados por el Ejército de Guatemala.

La primera masacre en Santiago Atitlán se registró en enero de 1981 y la segunda el 2 de diciembre de 1990.

Foto: Diego Petzey

El pueblo se levantó el 1 de diciembre de 1990

Dolores Quiejú Pacach recuerda que la noche del 1 de diciembre, cientos de personas se reunieron en la plaza de la Iglesia católica. La campana de la iglesia no dejaba de sonar.

Según Quiejú Pacach, alrededor de las 11 de la noche, portando banderas blancas, la población se dirigió al destacamento militar que se encontraba a 2 kilómetros del centro del pueblo, para solicitar pacíficamente al Ejército que dejara de secuestrar y asesinar a las personas y que se retiraran del municipio, nadie sabía que esa noche ocurriría una masacre.

Cuando la población llegó a las cercanías de la instalación militar, un grupo de militares dispararon en contra de las personas que llevaban banderas blancas. El dos de diciembre de 1990 el pueblo amaneció con varias personas asesinadas y decenas de heridos, concluyó Dolores.

Antes de la llegada del ejército no ocurrían asesinatos

Diego Petzey Toj, un agricultor de 78 años, relata que fue detenido y torturado por el Ejército durante 15 días. Lo encerraron en una fosa, sin comida ni agua. Lo acusaban de ser parte de la guerrilla.

Petzey Toj, recuerda que la vida antes de la llegada del Ejército a Santiago Atitlán era difícil; la mayoría de la población era pobre, pero aun así vivían en armonía y la organización comunitaria era fuerte.

Todo empeoró, dice, cuando entre 1978 y 1979 el Ejército organizó a un grupo de personas como informantes y más tarde conformaron un grupo de comisionados militares. Varias personas empezaron a ser identificadas con la guerrilla, el terror había llegado, relata Petzey Toj, mientras prepara su cosecha de hierba mora en el patio de su casa.

Diego Petzey Toj, un agricultor de 78 años,que fue detenido y torturado por el Ejército durante 15 díasFoto: Diego Petzey

Según la Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH), el Ejército instaló un destacamento militar en 1980 en Santiago Atitlán y un año después, el 7 de enero de 1981, en la finca San Isidro Chacayá, del mismo municipio, 22 civiles fueron torturados y ejecutados arbitrariamente.

El 28 de Julio de ese mismo año, fue asesinado el sacerdote Francis Stanley Rother en la casa parroquial de la Iglesia católica. Rother llegó como misionero de la diócesis de Oklahoma de Estados Unidos. Durante los 10 años que permaneció el Ejército en Santiago Atitlán decenas de líderes comunitarios, catequistas y personas fueron perseguidos, torturados, desaparecidos y asesinados por los militares.

El destacamento militar en Santiago Atitlán fue cerrado el 6 de diciembre de 1990, dos días después de la masacre, la población reunió aproximadamente 20 mil firmas solicitando la expulsión del Ejército de su territorio.

Entérese más aquí:

A treinta años del levantamiento del pueblo tz’utujil y de la expulsión del ejército de su territorio

Autoría y edición

Soy Tz’tujil, artista textil e investigador social
Creo en el arte como medio de transformación

COMPARTE