Créditos: Ixmayab Quib Caal
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Por Ixmayab Quib Caal

 

¿Cuál es la verdad?

La verdad son mis huesos volviendo a la tierra de la que me desterraron

Son las arrugas de mi rostro y mi cabello canoso que mis nietos nunca pudieron acariciar

Soy mis huesos que aún recuerdan la valentía de mis piernas subiendo la montaña a toda prisa

Son los pasos cortos de los niños pequeños que quedaron atrás y son los hijos que vi crecer desde el más allá.

Soy mi respiración silenciada llena de miedo y cansancio,

Soy la desesperación por acallar el llanto de los bebés para que no nos encontraran.

Soy el llanto que se tragaron hace décadas, porque no sabían si mi corazón aún latía, si mi piel estaba abierta y desangrando por sus torturas, o si estaba escondido en algún cerro con el frío, el hambre y el miedo cubriendo todo mi ser.

Fuimos cuerpos que los soldados violentaron, mataron, arrastraron y escondieron. Pero jamás podrán ocultar que en vida defendimos con convicción lo que somos y lo que nos pertenece.

Ahora somos esto, el fruto de la esperanza, de la búsqueda cansada a la que no renunciaron los que quedaron.  Somos la larga espera de un reencuentro. Hoy somos el llanto por la vida que no tuvimos juntos. Somos los que nos reivindican y nos recuerdan.

Regresaron las abuelas y los abuelos que nos recuerdan que hay secuelas cuando se defiende la tierra, el agua, la comunidad y la vida. Aun así, resistiremos por siempre.

 

 

 

-Ixma

*En memoria a las 112 osamentas que fueron sepultadas el 10/12/21. Personas que fueron desaparecidas por el ejército durante el conflicto armado interno en Sepur Zarco.

Autoría y edición

Ixmayab Quib Caal

COMPARTE