Laboratorio de Datos: exceso de muertes en pandemia de COVID-19 sobrepasó los 49,591 casos

COMPARTE

Créditos: El cementerio La Verbena, en la zona 7, fue el escenario de la última parada de las personas que perdieron la batalla contra la nueva enfermedad. Foto Prensa Comunitaria, 2020.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Regina Pérez

El centro de pensamiento Laboratorio de Datos elaboró un estudio sobre el exceso de muertes que abarca 77 semanas de la emergencia provocada por la COVID-19 en Guatemala, que da cuenta que entre el 24 de mayo de 2020 y el 13 de noviembre de 2021 se identificaron 49,591 muertes en exceso en Guatemala, un aumento de 43 por ciento sobre lo esperado.

Karin Slowing, analista de Laboratorio de Datos, indicó que el exceso de muertes es una medición que permite, a partir de las bases de registros de defunción, establecer la magnitud que un evento, en este caso la pandemia, ha tenido en la vida.

Los países tienen un promedio anual de muertes por diferentes causas, promedio que, en un evento extraordinario, se altera y se eleva la cantidad de muertes en comparación a periodos previos. A esa diferencia se le llama exceso de mortalidad.

El estudio “Vigilancia del Exceso de mortalidad por todas las causas durante la emergencia por Covid-19 en Guatemala”, usa cinco años de referencia, entre 2015 y 2019, cuyo promedio de muertes anual fue de 83,787.

Según el estudio, al 13 de noviembre de 2021, el Registro Nacional de las Personas (RENAP) registraba 105,317 muertes por cualquier causa en Guatemala durante 2021, “un dato sin precedente para un país que históricamente no supera las 100 mil defunciones anuales”.

Hasta el 13 de noviembre de 2021, se estimaron entre 49,591 y 54,128 muertes más que las esperadas, según el dato histórico de 2015 y 2019, lo que representa un exceso porcentual entre el 43 y 53 por ciento.

La semana con mayor mortalidad fue la semana epidemiológica 36 de 2021, del 5 al 11 de septiembre, cuando se registró un exceso de 151 % con 2229 muertes más que las esperadas para esa semana. “Pocos países en el mundo han alcanzado un exceso de muertes cercano o superior al 50 al 150 %, entre estos: Ecuador y España durante abril de 2020; Perú en dos ocasiones separadas durante 2020 y 2021; Bolivia en julio de 2020; África del Sur y México en enero de 2021: y Guatemala e Irán en septiembre de 2021”, refiere el estudio.

Se registran 23,963 muertes sospechosas por COVID-19

Según el Laboratorio de Datos, al 13 de noviembre la cartera de Salud reportó 15,935 casos fallecidos por COVID-19. A esa misma fecha se registraron 23,963 defunciones sospechosas por COVID-19 registradas en el RENAP.

El exceso de muertes nos da una medida del subregistro de mortalidad que está teniendo el Ministerio de Salud al solo contar las muertes por COVID-19 que tienen prueba positiva, cuando sabemos que la cartera no ha tenido la capacidad de garantizar un acceso universal de testeo equitativo, indicó Slowing.

La analista explicó que hay territorios con un nivel de pruebas inferior al que señalaba la Coprecovid y hay lugares, como el municipio de Guatemala, que tiene cualquier cantidad de pruebas a su disposición y oferta privada; además, hay municipios y departamentos donde si no hay pruebas en los servicios públicos de salud, la gente no se puede testear, porque no hay servicios privados y por el costo.

El testeo no ha sido equitativo, por ende, el ministerio tiene un subregistro que es la diferencia que se ve con el RENAP, agregó.

Departamentos registraron elevado exceso de muertes en 2021

Otro hallazgo de Laboratorio de Datos es que debido a la creciente transmisión comunitaria de la COVID-19, producto de la débil respuesta institucional por controlar la pandemia, en 2021 todos los departamentos del país registraron un elevado exceso de muertes, a excepción de Alta Verapaz, contrario al 2020, cuando solo el 50 por ciento de los departamentos del país registraron este fenómeno.

Entérese más aquí:

COVID-19: urge ampliar cobertura de vacunación para disminuir fallecimientos

Sobre este hallazgo, Slowing indicó que hay varios factores. La epidemia era muy urbana, porque necesitaba un contacto estrecho entre las personas para transmitir el virus; al contrario de las áreas rurales, donde las comunidades están más dispersas y la interacción entre personas está más limitada.

Sin embargo, los datos muestran en 2021, que la pandemia se sigue expandiendo a áreas más rurales y por eso se incrementa en departamentos que, en 2020, no tuvieron exceso de muertes.

El otro factor fue la variante delta del virus que se volvió dominante, mucho más transmisible y agresiva y no mejoraron las condiciones de respuesta del sistema de salud en los territorios, con servicios cerrados, sin intensivo, hospitales con intensivos muy pequeños, “la probabilidad de que la gente muriera es mucho mas alta, se ve con el exceso de muertes domiciliar”, dijo Slowing.

La analista de Laboratorio de Datos indicó que el exceso de mortalidad le da una medida independiente de la gestión al Ministerio de Salud. “Es para tomar decisiones, para mejorar la gestión de la pandemia e intervenir adecuadamente en las etapas antes de que la gente muera y para saber dónde hay más exceso de muertes, fortalecer los servicios y romper ese ciclo”, puntualizó.

Aquí puede leer el estudio completo:

https://drive.google.com/file/d/13vlfuwTTKeGoxjmvWREGcVr1c7-lHY3U/view

Autoría y edición

Periodista y comunicadora. Soy curiosa y me apasionan las redes sociales. Mis raíces son de la cultura Maya K'iche'.

COMPARTE