Finaliza un ciclo escolar con desigualdad en las escuelas del área rural de Alta Verapaz

COMPARTE

Créditos: Cortesía.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Elías Oxom

El ciclo escolar de este año finalizó con graves secuelas para el área rural, una de las más afectadas por la pandemia de COVID-19 debido a la implementación de un modelo educativo virtual, televisivo e híbrido promovido por el ministerio de Educación, pero sin acceso a las tecnologías necesarias para que las y los estudiantes pudieran conectarse.

Para Ervin Cac Chun, maestro de primero primaria en la escuela Oficial Rural Mixta aldea San Antonio II, San Pedro Carchá, Alta Verapaz, este ciclo escolar terminó con muchas desigualdades, porque existió una clara brecha en comparación con la educación que reciben en el área urbana y el área rural, por eso considera que el año les deja más preocupaciones que satisfacción como maestros.

Foto: Elías Oxom.

Cac Chun indica que fue muy complicado mantener comunicación con las madres y padres de familia para monitorear el proceso educativo de sus hijas e hijos. Entre las dificultades también menciona que no se puede hacer teletrabajo, ni lograr acceso a plataformas como Zoom.

El maestro cuenta que intentaron conectarse por llamadas, pero solo el 50% de los alumnos contaban con teléfono y algunos no tenían energía eléctrica.

“Le dije a las familias que me enviaran un mensaje por cobrar, pero no recibí ninguno, teníamos una comunicación con ellos una vez a la semana y también hay padres de familia que se dedican más a sus trabajos, y ellos aprovechan que sus hijos están en casa para hacer tareas del hogar. Otro de los obstáculos es la vacunación contra la COVID-19, nos costó convocar a la niñez porque las madres nos dijeron si llegaban a la escuela iban a ser vacunados y no iban a llegar por miedo a eso”, indicó el profesor.

Para el profesor Cac Chun, la mayoría de las y los estudiantes de su escuela no están preparados para el siguiente grado, solo un pequeño porcentaje, debido a que se atendió el proceso de formación de manera híbrida con guías de trabajo que se dejan a los estudiantes, pero donde las familias juegan un rol muy importante para el acompañamiento.

Foto: Elías Oxom.

A decir de Cac Chun, lo que afectó mucho en el área rural es la falta de acceso a la tecnología, a los servicios básicos, a diferencia del área urbana, que significó un cambio a la era digital.

“Para nosotros fue retraso, porque no había formas para utilizar la tecnología en la educación, una de las alternativas que encontramos es trabajar con los portafolios, guardamos las guías de trabajos de los niños y la asistencia, también hay una rúbrica para calificar la tarea, si un niño cumple con la entrega de las tareas no puede perder, porque no hay una calificación menos de 60 por la entrega de las tareas, si el niño fue constante, aunque no haya hecho bien su trabajo gana el grado”, indicó el maestro.

Para el padre de familia, docente y líder comunitario, Efraín Baleu, este ciclo escolar fue frustrante, debido a la marginación ya mencionada en cuanto al acceso a educación respecto al área rural.

Foto: Elías Oxom.

“Como líder comunitario, docente y padre de familia digo que no están preparados para el siguiente grado inmediato, el problema principal es la falta de continuidad de las clases presenciales en las aulas”, enfatizó.

Con relación al apoyo del Gobierno en la educación, Baleu refirió que “cae mal escuchar al presidente Alejandro Giammattei hablar de logros en los programas ya establecidos como la alimentación escolar, pero no hay nuevos programas que se hayan creado para apoyar a los niños y a la educación después de la pandemia”, concluyó.

Foto: Cortesía.

Según el ministerio de Educación, durante este año se redujo un 14.6% de estudiantes inscritos a diferencia del año 2020 sumando un total de 604 mil 789 estudiantes que ya no se inscribieron en los niveles de preprimaria, primaria, básico y diversificado.

Alta Verapaz uno de los más afectados 

Según el Informe de Desarrollo Humano del 2011 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, el 58% de la población en Guatemala vive en el área rural y Alta Verapaz es uno de los departamentos que registra más pobreza de acuerdo a sus ingresos, con un total de 78.24% de su población que viven con US$2 al día para cubrir sus necesidades básicas.

Alta Verapaz también se vio afectada en deserción escolar porque fue de los más vulnerables ante el paso de las tormentas Eta y Iota el año pasado, lo que podría haber incidido en menor asistencia. Según el profesor Calixto Danilo Cuz originario de Campur, aunque las inundaciones sucedieron cuando los niños habían terminado de estudiar lo que sí afectó es el inicio del ciclo escolar 2021 porque la escuela todavía estaba inundada, pero que después se trabajó de manera híbrida.

Lea la nota completa acá:

La fuerza de Ha’ arrasó Campur desde el suelo

 

Autoría y edición

Periodista Maya Q'eqchi' en Alta Verapaz

COMPARTE