Autoridades y población Ch’orti’ detectan tala y apropiación en montaña la Granadilla

COMPARTE

Créditos: Amílcar Morales
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Amílcar Morales

Como parte de las acciones que se acordaron en una asamblea comunitaria el pasado 27 de noviembre entre autoridades indígenas y población Ch’orti’, este domingo 5 de diciembre se realizó un recorrido de inspección por la montaña las Granadillas para verificar las condiciones en las que se encuentra el bosque comunal y los nacimientos de agua, destacando la tala inmoderada y apropiación ilegal de tierra para cultivos de café, poniendo en peligro la conservación de los recursos naturales.

Por más de seis horas y luego de recorrer unos 20 kilómetros aproximadamente, autoridades indígenas y población de Guaraquiche, Matazano, Ingenio y sus caseríos, del municipio de Jocotán y el caserío del Espinal Tapuán, de Camotán, realizaron el recorrido por la montaña.

Faustino Amador Raymundo, representante legal de la autoridad indígena maya Ch’ortí’ de la comunidad de Matazano, calificó como “un desastre” lo que encontraron durante el recorrido, por la tala ilegal de árboles en el bosque comunitario.

Ese bosque pertenece a las 32 comunidades de Jocotán, según el titulo histórico con el que cuentan las autoridades indígenas ancestrales.

Amador Raymundo, dijo que cuentan con una personería jurídica que les respalda a ellos como autoridades ancestrales para velar, proteger y luchar por los bosques comunitarios y solicitó a las comunidades de Tapuán y Pajcó de Camotán y sus caseríos que se sumen a la lucha para el bien común de todos y todas, ya que esas acciones de destrucción de la montaña ponen en riesgo el acceso al agua.

“Es momento de unir esfuerzos y luchar para que las futuras generaciones no sufran con el vital líquido”, destacó.

Durante el recorrido también se tuvo el acompañamiento del Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE), representes de iglesias de diferentes caseríos de las comunidades en mención, que comparten el objetivo de luchar y rescatar el bosque comunitario.

Según autoridades indígenas y la comunidad, han detectado un incremento en la tala inmoderada de las Granadillas desde 2010, también indicaron que existen personas que pretenden apropiarse del bosque, pero han logrado recuperar esas tierras por lo que ahora buscan que también se preserve y proteja el área de las fuentes de agua que abastece a los hogares.

Rolando Ramírez Súchite, presidente del COCODE y delegado de la Iglesia la Palabra de Dios, dijo: “si nosotros como vecinos recibimos beneficios a través del vital líquido que genera la montaña la Granadilla no hacemos nada para defenderla, nadie más va actuar por nosotros, por eso nos unimos con las autoridades ancestrales, COCODES e iglesias de diferentes denominaciones para defender los recursos naturales que hay en el territorio, y que las autoridades municipales, departamentales y nacionales sepan que la comunidad indígena de Matazano y otras comunidades aledañas estamos unidos por la defensa del territorio y de los recursos naturales en nuestra comunidad”.

Entre las acciones que esas comunidades indígenas emprendieron para poder garantizar la conservación de sus tierras y sus recursos, Ramírez cuenta que durante la caminata en el Día del Agua el 22 de 2016 presentaron un Amparo a la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

En 2017, la CSJ resolvió el amparo y en 2018, a través de de los abogados mayas que apoyan a los pueblos originarios, lograron  obtener el documento histórico de las 32 comunidades que conforman el municipio de Jocotán.

Peligro ante minería y apropiación

Rolando Ramírez, añadió que si una empresa minera se apodera del bosque comunitario o de la montaña la Granadilla comunidades como Matazano, Guaraquiche, Agua Zarca, Ingenio sus Caseríos, y el centro de Jocotán, Pajcó, Tapuán y sus caseríos, así como el área urbana de Camotán, corren el riesgo de quedarse sin agua, porque la extracción de minerales solo trae desastre y muerte.

“Al talar un árbol de la especie pino, con más de 20 años, se está quitando la vida a diez personas, porque un árbol da oxígeno para diez personas”, manifestó.

Por otra parte, se dio a conocer que personas del volcán Camotán, habrían comprado 25 tareas de tierra en ese sector de la montaña, pero al hacer el recorrido se percataron que la extensión del terreno es más grande.

“En ese mismo sector se logró la recuperación de más de 35 manzanas que se habían vendido, pero se logró llegar a un acuerdo, por la vía legal, con las personas que habían vendido y comprado mediante un diálogo, que se celebró con la presencia de las autoridades ancestrales y fiscales del Ministerio Público de Jocotán, el pasado 15 de noviembre y se recuperó parte del bosque comunal”, manifestó el presidente del COCODE.

Leopoldo Munesh Ramírez, delegado de la Iglesia Católica del caserío el Ingenio, aldea Guaraquiche, dijo que además de la tala también encontraron plantaciones de café en las partes donde nacen las fuentes de agua de las que se abastecen.

El entrevistado dijo que se organizaron como comunidades para buscar soluciones a la problemática y poner fin a la destrucción del bosque, a través de entablar un diálogo u otro mecanismo, porque conocen sus derechos y valores para poder defender sus territorios.

Finalmente, Tereso Súchite, vecino del sector, dijo que son seis comunidades las que llevan más de seis años luchado por la defensa del bosque comunal, pero muchas personas sin consentimiento han negociado con personas ajenas a las comunidades que solo pretenden destruir la montaña, que a la larga, provocará serios problemas para los habitantes de esa región, pero que junto a las autoridades indígenas seguirán en la defensa y conservación de sus recursos.

Lea más información sobre la asamblea comunitaria aquí:

Chiquimula: asamblea comunitaria Ch’orti’ rechaza explotación minera

Autoría y edición

Periodista y radialista Maya C'horti

COMPARTE