UUSC condena represión estatal guatemalteca a comunidad indígenas en El Estor

COMPARTE

Créditos: iStock — lubilub
Tiempo de lectura: 3 minutos

 

Este 23 de octubre, el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, decretó un Estado de Sitio en el municipio de El Estor, Guatemala, una comunidad de aproximadamente 20,000 personas en su mayoría del pueblo maya q’eqchi’, ubicada a las orillas del Lago Izabal en el noreste del país.  Según el presidente, la declaración fue necesaria porque “personas y grupos armados han realizado actos de violencia contra fuerzas de seguridad… posiblemente, por instigación de grupos criminales que tienen por objeto desestabilizar a la autoridad departamental y municipal…”

De hecho, y al contrario de las afirmaciones del presidente, la movilización de las fuerzas de seguridad del Estado a la región de Izabal se debe a las protestas de residentes de El Estor contra la mina de níquel Fenix, propiedad del Grupo de Inversiones Solway, que tiene su sede en Suiza. Esta enorme mina ha estado operando en flagrante desafío de un fallo de la Corte Constitucional de Guatemala, que ordenó la suspensión inmediata de la mina el año pasado. Si bien Guatemala firmó y ratificó el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, que requiere el “consentimiento libre, previo e informado” de las comunidades para cualquier acción que las afecte, no se consultaron a las comunidades indígenas de El Estor cuando Fenix ​​recibió su permiso en 2005.  Aunado a esto, la Corte reveló que, aunque la Compañía Guatemalteca de Níquel, subsidiaria de Solway que opera la mina, no completó el obligatorio estudio de impacto ambiental de la región, Ministerio de Energía y Minas le otorgó la licencia de todos modos. En efecto, el proyecto Fenix ​​de Solway ha estado operando de manera ilegal e ilegítima durante 16 años.  Y lo que pasa en El Estor ahorita es tan solo el episodio más reciente de una larga historia que tiene Solway y la industria minera de desplazamiento, corrupción y violencia cometida contra el pueblo de Izabal con casi total impunidad.

Este momento también es un ejemplo de cómo el estado guatemalteco cada día se vuelve más corrupto. Juan José Hurtado Paz y Paz, director de la Asociación Pop No’j, coparte de UUSC, dijo: “Es especialmente preocupante por lo que esto significa en Guatemala: vivimos en una dictadura que reprime a cualquiera que se atreva a combatir la impunidad”.

Ahora, el pueblo q’eqchi’ se ha organizado para defender su tierra y sus derechos tal y como están reconocidos en las leyes guatemaltecas e internacionales, pero se enfrentan a una feroz represión por parte de las autoridades. Las y los residentes y periodistas locales denuncian que sus casas y oficinas han sido allanadas. Un periodista comunitario que cubre El Estor manifestó en una conferencia de prensa el pasado 26 de octubre que es de mucha preocupación que “el sistema de justicia en Izabal está coludido con la compañía Níquel, y posiblemente pueda venir procesos penales en contra de periodistas por el simple hecho de informar, investigar, y publicar lo que realmente ocurre en el territorio.”  En las palabras de otro periodista y analista político: “En El Estor, mataron a la democracia … el andamiaje de instituciones corrompidas se volcó contra el Pueblo q’eqchi’ para favorecer a una empresa suiza, con capital ruso”.

A lo largo de toda América Latina, las empresas mineras y extractivas internacionales ven con ojos de codicia las zonas ricas en recursos naturales en donde pueden operar con la protección de las autoridades del Estado. Las y los habitantes y el medio ambiente de El Estor y la región de Izabal han pagado caro los privilegios otorgados al capital internacional – desde graves problemas de salud y contaminación del agua a cosechas fallidas, apropiación de tierras, y represión mortal. Estos son precisamente los factores que obligan a las personas a abandonar sus tierras ancestrales y llevan a miles a migrar cada año.

UUSC condena enérgicamente los actos de violencia cometidos por las autoridades guatemaltecas contra el pueblo de El Estor en los últimos días, y el sistema global del capitalismo colonialista que funciona a base del desplazamiento y despojo de las comunidades indígenas.

Si quieres unir tu voz en apoyo al pueblo maya q’eqchi ’ en El Estor, puedes escribir a:

Publicado originalmente en:

UUSC Condemns Guatemalan State Repression of Indigenous Community in El Estor

Autoría y edición

COMPARTE