Más de 70 familias quedan aisladas por el desborde del río Chixoy, Alta Verapaz

COMPARTE

Créditos: Joel Pérez.
Tiempo de lectura: 2 minutos

Por Joel Pérez

Más de 70 familias de la aldea Santa Marta Salinas, Cobán, Alta Verapaz, se encuentran en peligro por las constantes lluvias de los últimos días, que han azotado la región norte del departamento. El río Chixoy se desbordó e inundó unas 55 manzanas de cultivos, principalmente de maíz.

Amílcar Chub Chub, integrante del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode) de esa comunidad, informó que las aguas del río Chixoy comenzaron a inundar sus cultivos la tarde del pasado martes y cerca del mediodía del miércoles estaban a unos 50 metros de alcanzar las viviendas de la aldea.

Chub relató que tras el paso de las tormentas Eta y Iota el año pasado, la comunidad fue destruida en gran parte por la crecida del río, razón por la cual los pobladores temen sufrir las mismas consecuencias este año.

Cuando el río se desborda también quedan incomunicados ya que obstaculiza el paso por la carretera de terracería que utilizan como única vía de acceso hacia la comunidad; al momento la única vía de acceso a la aldea es en lancha.

Los pobladores solicitan a las autoridades que les busquen nuevos terrenos donde puedan reconstruir sus vidas ya que desde el paso de las tormentas Eta y Iota viven con el temor de que el río destruya la aldea poco a poco.

Atrapados por los ríos

Según la publicación “Dos Mollejones en México y Guatemala, dos lados de un espejo”, de los periodistas de Prensa Comunitaria, Paolina Albani y Carlos Choc, a finales del 2020, en medio de la lucha por hacerse de una carretera asfaltada, ocurrieron dos imprevistos serios para la comunidad el Mollejón, Petén, entre las fronteras de Guatemala y México.

Las tormentas Eta y Iota desbordó el río Salinas y dejó inutilizada la única vía de comunicación a esa comunidad.

“Las casas de más de 120 familias, que en ese momento habitaban la comunidad quedaron bajo el agua. Llovió más de un mes sin parar y la tierra absorbió tanto como pudo. La lluvia desbordó el río. Para esta comunidad, las inundaciones no son algo raro, pero las circunstancias y la intensidad de estas tormentas superaron sus expectativas”, según la publicación.

Lea más aquí

Dos Mollejones en México y Guatemala, dos lados de un espejo

Autoría y edición

Periodista comunitario y camarógrafo

COMPARTE