Créditos: Represión en El Estor. Foto Nelton Rivera
Tiempo de lectura: 3 minutos

 

Los Comuneros del Pueblo Maya Ch’orti’ de la Comunidad Indígena San Francisco, Quezaltepeque, Chiquimula, a la población Nacional y a la comunidad internacional hace saber:

Que en base a los principios internacionales de derechos Humanos firmados por el Estado de Guatemala, y en particular en base al Convenio 169 de la OIT, y la Convención Universal de los Pueblos Indígenas, y de todos los protocolos, tratados y convenios de protección de Derechos Humanos que han sido firmados por el Estado de Guatemala, hace uso de la libertad de expresión y de petición, por lo que de manera digna y enérgica, condena los hechos de criminalización, violencia, asesinatos cometidos en contra del hermano pueblo Maya Q’eqchi’ de el Estor, Izabal, hermano pueblo maya que a lo largo de 61 un años ha mantenido resistencia ante los saqueos de los recursos naturales en el territorio maya de el Estor, por parte de la empresa en su momento EXMIBAL y  ahora, mas recientemente de la empresa minera FENIX, bajo la protección y administración de la Empresa CGN PRONICO, subsidiaria de la empresa Suiza Solwal Investment Group, y del capital ruso que se ha invertido en las operaciones de la empresa extractora del Niquel.

Como comunidad indígena maya Ch’orti’, demandamos y exigimos que cese la criminalización, y todo acto de violencia y persecución penal, sin fundamento en  contra  de los líderes del pueblo Q’eqchi’, y así mismo que cese toda esa política de hostigamiento, violatoria de libertad prensa en contra de los medios alternativos como Prensa Comunitaria, FEGER, TELESUR, y de todos los medios comunitarios que han dado cobertura a la represión  y todas las acciones de terror por parte de las fuerzas de seguridad tanto de la Policía Nacional Civil y del Ejército.

Demandamos y exigimos a los organismos internacionales garantes de la protección de los derechos humanos como la Organización de las Naciones Unidas y a la Organización de los Estados Americanos, para que demanden y exijan al Estado de Guatemala, respeto a la libre determinación de los pueblos originarios que habitamos nuestro territorio de Guatemala, y se nos garantice  la determinación y participación íntegra en la consulta previa, libre e informada de la manera más transparente, sin injerencia de las autoridades de turnos, y en particular del Ministerio de Energía de Minas, quien al margen de lo establecido en el Convenio 169 está desarrollando consultas con actores favoritista al gobierno y a las transnacionales de capital suizo, canadiense y ruso, como en este momento ( jueves 4 y viernes 5 de noviembre de 2021)celebra la tercera sesión de consulta en Rio Hondo Zacapa, sin la participación  inclusiva de los líderes y autoridades ancestrales del pueblo Q’eqchi’, sino incumpliendo y violando todos los principios establecidos en el Convenio 169 de la OIT.

Finalmente hacemos un llamado a todos los pueblos originarios que habitamos el territorio de Guatemal y de todo el continente de nuestra América, a que nos sumemos de manera solidaria, y exijamos justicia pronta ante la comunidad internacional, en contra de las autoridades del Estado de Guatemala, que criminalizan la lucha y resistencia pacífica en la defensa del territorio que nos pertenece desde hace miles de años, así mismo demandamos y exigimos que se esclarezca los asesinatos de tantos  líderes del pueblo maya Q’eqchi’ y de todos los liderazgos, autoridades ancestrales del territorio, que en defensa de la Madre Tierra y protección a nuestro territorio , y todo nuestro ecosistema, han sido víctimas por parte el estado represor, racista, corrupto, impune, que con esas políticas de estados de sitio siembra el terror en contra de los pueblos originarios.

Por la defensa del territorio, y por la resistencia pacífica y digna, alzamos la voz de solidaridad a favor de los hermanos del pueblo Maya Q’eqchi’  el Estor, Izabal, invocando lo que reza nuestro libro Sagrado Pop Wuj “que todos se levanten, que nadie quede…” 

Comunidad Indígena Maya Ch’ort’i  San Francisco, Quezaltepeque, Chiquimula.

Autoría y edición

COMPARTE