Créditos: Ruda.
Tiempo de lectura: 2 minutos

Por: Ana Alfaro

Nanci Paola Chiriz Sinto tiene 30 años, es una activista maya kaqchikel que se ha dedicado a la gestión cultural, comunicación social, defensa de los derechos humanos y el arte. Nació en San Andrés Iztapa, Chimaltenango. Actualmente es estudiante de Ciencias Jurídicas y Sociales en la Universidad Mariano Gálvez.

Sinto fue parte del programa Escuela Abiertas en el Gobierno de Álvaro Colom, participó en el Consejo de Juventudes Indígenas y anteriormente estuvo en la Secretaría de Juventudes del partido Winaq.

Ha sido gestora cultural de festivales de arte en Chimaltenango, donde es originaria. También ha participado en campañas que buscan defender los territorios y los derechos de las personas defensoras de derechos humanos.

Trabaja como coordinadora en la Fundación María y Antonio Goubaud, también ha sido parte de la Asociación de Mujeres Indígenas Tz’ununija’, Asociación de Abogados Mayas y fue dirigente de las juventudes del Movimiento Político Winaq.

Como defensora de derechos humanos, ha denunciado el problema del racismo y la discriminación contra los pueblos indígenas que existe estructural y socialmente en Guatemala. De esta cuenta, forma parte de la colectiva antirracista XimonïK

En el 2020 fue agredida mientras se encontraba en la masiva manifestación del 21N, cuando la población guatemalteca buscaba la no aprobación del Presupuesto Nacional promovido por el presidente Alejandro Giammattei. Este presupuesto era rechazado por disminuir recursos a programas de combate a la desnutrición, a la PDH y a programas para las mujeres, mientras que aumentaba el presupuesto del Congreso.

En esa manifestación ella fue atacada por antimotines junto con más periodistas. Hoy ha sido detenida por agentes de la Policía Nacional Civil, quiénes allanaron su casa alrededor de las 6 de la mañana y la retuvieron en su hogar por más de dos horas, hasta ser trasladada a Torre de Tribunales por el delito de “Depredación de Bienes Culturales”.

Sobre su aprehensión, Sinto manifestó que no es ninguna delincuente: “quieren meternos miedo por exigir nuestros derechos, por demandar al Estado mejores servicios…el culpable y el que daña la vida digna de esta población es el mismo Estado. Hoy quienes tendrían que estar presos, están libres”.

También señaló que la agresión que hubo en su contra en la manifestación del 21N hace un año, todavía no hay ningún avance: “Hay un proceso abierto, pero se agiliza más la criminalización a personas que defendemos derechos humanos y no a quienes nos violentan”.

Nanci es acusada junto con otras dos personas más: Dulce Archila de 19 años y Juan Francisco Monroy de 28. Diversas organizaciones y personas a título individual se han solidarizado con las personas detenidas y rechazan la actual gestión del MP por criminalizar a activistas sociales.

Autoría y edición

RUDA surgió en 2017 entre reuniones e ideas del consejo editorial de Prensa Comunitaria bajo la necesidad urgente y latente de tener un espacio digital en dónde evidenciar, publicar y visibilizar las luchas de las mujeres.

COMPARTE