Créditos: Famdegua
Tiempo de lectura: 4 minutos

 

La jueza decidió, por segunda ocasión, ordenar la suspensión de la audiencia oral de primera declaración, la que será reprogramada a la brevedad posible. Asimismo, ordenó que Alfonso Bulux Vicente ingrese de inmediato al Centro Médico Militar, para que sea tratado por la enfermedad pulmonar que presenta.

Por Luis Ovalle

Alfonso Bulux Vicente tiene 68 años.  Permanece engrilletado, al interior  de la carceleta de la sala de audiencias de Juzgado de Primera Instancia Penal de Mayor Riesgo “A”, a cargo de la jueza Claudette Domínguez. Se le ve cabizbajo, con aparente problema de salud, aunque levemente mejor que la primera vez, no parece poner atención.

El  pasado 12 de octubre, la primera vez que fue programada la audiencia de primera declaración contra el exkaibil Bulux Vicente, fue suspendida por la jueza Domínguez, debido a problemas de salud del detenido: dolor de pulmones, de tórax y dificultades para respirar.

En los años 80, Bulux Vicente fue miembro de la tropa élite Kaibil.  La escuela Kaibil es conocida como una de las academias militares más prestigiosas, rigurosas y difíciles de Centroamérica: su lema: ‘Si avanzo, sígueme, si me detengo, aprémiame, si retrocedo, mátame’, recuerda un informe de la oficina en Washington para la Incidencia en Derechos Humanos (WOLA).

El exmilitar era buscado por su presunta participación en la masacre del parcelamiento Dos Erres, en Petén, ocurrido en diciembre de 1982. En aquella ocasión más de 250 personas, adultos mayores, mujeres, niños y niñas, fueron asesinados.

Nuevamente, como hace 1 mes y diez días, Bulux Vicente muestra indicios de enfermedad. La jueza ordenó en aquel momento el traslado inmediato del detenido al hospital San Juan de Dios, para que fuera tratado de inmediato y se descartara cualquier posibilidad de la COVID-19.

La jueza Claudette Domínguez da inicio a la audiencia, pero cuando pregunta a Bulux Vicente si entiende sus derechos, recibe una respuesta incoherente. Ordena que lo saquen de la carceleta y le quiten los grilletes. Se sienta junto a su abogado defensor, Marco Tulio Siliezar.

El exkabil argumenta sentirse igual que la primera vez, que le duelen los pulmones y que le cuesta respirar. Además, aparenta no escuchar bien lo que dicen; la jueza ordena que se entregue copia del informe médico a cada una de las partes procesales. El abogado refiere que su defendido quiere resolver su situación jurídica, pero no tiene condiciones de salud para ello.

A decir de la jueza, el informe médico corresponde al 15 de octubre, por lo que en su criterio, sin ser experta en la materia, dice, es posible que el detenido haya mejorado o empeorado desde esa fecha, porque fue hace más de un mes.

Las partes procesales leen el informe médico; hay un problema de hipertensión no tratado combinado con una enfermedad pulmonar no determinada, y argumentan: según la Fiscalía de Derechos Humanos, se debe garantizar la salud de Bulux Vicente. Considera pertinente que se garantice el derecho a la salud y protección debida, por lo que no se opone a su traslado al hospital correspondiente.

Francisco Javier García, abogado de la Asociación de Familiares Detenidos Desaparecidos (Famdegua), en su intervención, dijo: “Somos humanos, no nos podemos apartar de la razón, de lo humanitario que deberíamos ser en todos los procesos. Definitivamente la libertad que se restringe en un proceso penal; somos conscientes de ello”.

A decir de García, es importante que el detenido pueda recibir el tratamiento para la enfermedad pulmonar que presenta, además sugirió que se pueda realizar la audiencia a través de videoconferencia desde el hospital militar, cuando así se programe. Pero además, el abogado de Famdegua recordó que se está por llegar a los 39 años de los hechos en las Dos Erres y que las víctimas necesitan que se garantice su derecho a la justicia.

La jueza recuerda que el 27 de octubre pasado se ordenó el traslado de Bulux Vicente al Centro Médico Militar (CMM) y que esto debió concretarse dos días después, a las 7 horas. Sin embargo, el abogado defensor señala que en dicho centro asistencial solo lo examinaron y le dieron unos medicamentos.

Entérese más aquí:

Jueza suspende por segunda ocasión audiencia de primera declaración de exkaibil Alfonso Bulux

Luego de que el resto de partes procesales coincidieran en los argumentos, la jueza decidió, por segunda ocasión, ordenar la suspensión de la audiencia oral de primera declaración, la que será reprogramada a la brevedad posible. Asimismo, ordenó que Alfonso Bulux Vicente ingrese de inmediato al Centro Médico Militar, para que sea tratado por la enfermedad pulmonar que presenta.

“Estoy ordenando su ingreso al Centro Médico Militar, sin excusa ni pretexto, bajo apercibimiento de que en caso no se de cumplimiento se certificará lo conducente al médico que lo atienda, por el delito de desobediencia”, indicó Domínguez. Agregó que deberá ser remitido a un neumólogo y a un otorrinolaringólogo, por su problema auditivo. A decir de la jueza, cuando se cuente con el informe y evaluación médica, la judicatura a su cargo señalará día y hora, para que sea trasladado nuevamente a esa sede judicial, concluyó.

Bulux Vicente fue detenido en Belice y entregado a las autoridades guatemaltecas el pasado 17 de septiembre, en la frontera de Melchor de Mencos, Petén.

Lea más aquí:

Por masacre de aldea “Dos Erres” capturan a fugitivo Alfonso Bulux Vicente en Belice

Los militares buscaban en las Dos Erres las armas recuperadas por las fuerzas insurgentes.

Entre el 6 y el 8 de diciembre de ese año, durante el gobierno de facto de Efraín Ríos Montt, asesinaron a los habitantes de la comunidad con violencia y saña. La mayor parte de las víctimas fueron lanzadas a un pozo, algunas de ellas aún con vida.

Autoría y edición

COMPARTE