Izabal: personas ingresan a la aldea Navajoa e intentan apropiarse de un terreno e intimidan a sus dirigentes

COMPARTE

Créditos: Cortesía
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Prensa Comunitaria

El 19 de noviembre de 2021 un grupo de seis hombres que portaban machetes y pistolas  ingresaron a la aldea Navajoa, en Morales, Izabal, para intentar construir una casa en un terreno que le pertenece a la comunidad.

El representante de la comunidad y los integrantes de la directiva les preguntaron quién les había ordenado proceder de esa manera, a lo que las dos personas armadas respondieron que no necesitaban una orden y que lo hacían porque supuestamente tenían una necesidad.

A los individuos armados y que según dijeron los comunitarios buscaron intimidarlos, se les conoce como Jonny y Elías Mánchame Orellana.

Personas armadas que ingresaron a la comunidad. Foto: cortesía

Los pobladores informaron que la comunidad tiene reglamentos y uno de los acuerdos es que nadie entra sin ser autorizado por la asamblea, porque están organizados y actualmente gestionan los documentos de propiedad de la tierra, de forma legal, con las instituciones del Estado.

En la comunidad existe un grupo de personas que no está de acuerdo con el proceso de adquisición de tierras, argumentando que no hay avances y, por ello, meses atrás, tomaron la decisión de dividirse y vender sus terrenos a personas con recursos económicos, que compran fincas para la venta.

Los comunitarios manifiestan que desde hace algún tiempo la familia Mánchame ha intimidado y amenazado a algunas personas organizadas en el Comité de Desarrollo Campesino (CODECA). En algunos casos han intentado quemar las viviendas. El pasado 19 de abril, un grupo de desconocidos llegó a la casa de Elisa Esmeralda García Granados, bajo amenazas, a exigirle que se uniera al grupo de la familia Mánchame y le advirtieron que de no hacerlo, le iban a quemar la vivienda. Esa misma noche fue incendiada la casa de la defensora de derechos humanos y del territorio.

Con ayuda de los comunitarios investigaron que las personas que ingresaron el 19 de noviembre son familiares de Moisés Mánchame Orellana, uno de los que dirige el grupo opositor.

Los comunitarios se reunieron el 23 de noviembre para visitar la casa que se estaba construyendo en la aldea Navajoa y minutos después llegó Moisés Mánchame Orellana para observar lo que harían. Uno de los dirigente organizados llamó para preguntar si conocían a quienes estaban construyendo la vivienda, la respuesta de Mánchame fue que el sitio estaba abandonado y que esa era la razón por la que habían ingresado. Luego empezó a insultar a los dirigentes, acusándolos de ser “ladrones”, porque según él, se aprovechaban de la gente que estaban organizados en CODECA.

La directiva de la comunidad organizada en CODECA responsabiliza a Moisés Mánchame Orellana por cualquier hecho violento en la comunidad, ya que él y su familia se han encargado de intimidar y amenazar a los comunitarios.

Comunidad reunida en Morales, Izabal.

 

Manchame Orellana una de las personas que llegó a intimidar a la comunidad.

Autoría y edición

COMPARTE