Créditos: Represión en El Estor. Foto Nelton Rivera
Tiempo de lectura: 2 minutos

 

“Vemos con preocupación que persiste la persecución contra Prensa Comunitaria y otros medios independientes, lo que pone en riesgo su integridad y sobre todo la libertad de expresión”, Miriam Roquel.

 

Por Luis Ovalle

 

“Estamos frente a una forma contemporánea de construir autoritarismo, que centra su mayor esfuerzo en perseguir a la libertad de expresión y de opinión”, declaró a Prensa Comunitaria el abogado y analista político, Oswaldo Samayoa, al referirse al acoso que han sufrido periodistas nacionales e internacionales en El Estor, Izabal.

A decir de Samayoa, si se permite que esto siga avanzando podría ocurrir lo que sucede actualmente en Nicaragua, donde la participación política se quedó sin oponentes. “El siguiente paso, si permitimos que esto siga avanzando, es quitar a cualquier tipo de oponente que quiera competir libremente por el desarrollo o por ostentar el poder político”, acotó.

Para el jurista, la situación de acoso que han vivido, tanto periodistas nacionales como internacionales, en El Estor, se debe a tres posibles factores: el primero es que ha surgido la oportunidad de mayores espacios de comunicación y difusión, con menos control de entes privados, como son las redes sociales y los medios alternativos, que generan mayor investigación periodística independiente, lo cual implica más fuentes de información.

Lo segundo es que el proceso de paz que vivió el país generó la oportunidad de más formación de opinión independiente y ha dado la oportunidad de más fuentes de información, indicó Samayoa.

El tercer elemento es que el proceso de transparentar las formas de hacer gobierno y los casos que han sido descubiertos y que han evidenciado cómo el Estado se había mantenido cooptado, han permitido a la población señalar la manipulación en supuestos negocios lícitos desde el gobierno, como el modelo extractivista, desde donde se ha generado enriquecimiento ilícito de algunas personas, agregó.

Por su parte, Miriam Roquel, Procuradora Adjunta de Derechos Humanos (PDH) dijo que la libertad de expresión es un derecho humano que tienen todas las personas, pero en especial quienes hacen comunicación. “Vemos con preocupación que persiste la persecución contra Prensa Comunitaria y otros medios independientes, lo que pone en riesgo su integridad y sobre todo la libertad de expresión”.

La procuradora lamentó la criminalización que se está dando en el marco de la problemática de El Estor, donde la población resiste en virtud de que no se cumplen los procedimientos establecidos en el marco de la sentencia de la Corte de Constitucionalidad. Ahora estamos en fase de preconsulta y por supuesto, de todo eso deviene la persecución a la prensa independiente, porque se da a conocer la situación de la población que resiste al tema del proyecto Fénix.

Roquel destacó que cualquier amenaza o intimidación que sufra la prensa puede constituirse en un delito, pero también hay hechos de censura y autocensura. La Relatoría para la Libertad de Expresión ha dicho que el Estado está obligado a garantizar y proteger la vida y la seguridad de quienes ejercen el periodismo, subrayó.

Autoría y edición

COMPARTE