Créditos: Periodistas, mujeres y hombres de distintos medios de comunicación independientes. Foto de archivo: Simón Antonio
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Diego Petzey

La Asociación de Periodistas de Guatemala (APG) publicó este martes 30 de noviembre, Día del Periodista, su informe Estado de situación de la libertad de expresión 2021. Estado en contra de la prensa, en el que destaca que los ataques en contra del ejercicio periodístico han ido en aumento durante los últimos dos gobiernos. El informe añade que el actual gobierno de Alejandro Giammattei encabeza los ataques dirigidos en contra de las y los periodistas.

De acuerdo al monitoreo realizado por, el Observatorio de los Periodistas de la APG en los veintidós meses que lleva el gobierno de Giammattei, se han registrado 256 ataques en diferentes formas y 116 corresponden del 1 de enero hasta el 31 de octubre de este año.

La pandemia de la COVID-19 fue uno de los argumentos más utilizados por funcionarios públicos de diferentes niveles y organismos para restringir el acceso a la información a las y los periodistas, subraya la APG.A la restricción a la información pública y las limitaciones hacia la prensa se suman campañas de difamación, censura, persecución, seguimiento digital y hasta allanamientos en las viviendas de varios periodistas

Los ataques en contra de la prensa son sistemáticos y estructurados

El caso más reciente de agresiones, documentado por el informe presentado por la APG, fue el de los periodistas Juan Bautista Xol, Carlos Ernesto Choc y Nelton Rivera, de Prensa Comunitaria, durante el desalojo que las fuerzas de seguridad del Estado realizaron a un plantón pacífico encabezado por las autoridades Q’eqchi’ en El Estor, Izabal.

Los ataques hacía los tres periodistas se hicieron de forma sistemática y estructurada, iniciando con campañas de difamación en su contra a través de redes sociales, seguido de ataques y a amenazas a través de autoridades comunitarias allegados a la municipalidad y de una empresa minera y días después el Ministerio Público (MP), la Policía Nacional Civil (PNC) y el Ejército allanaron sus viviendas, un hecho que fue considerado por instituciones defensoras de derechos humanos, como un acto directo de intimidación por ejercer su labor periodístico.

Ataques contra la libertad de expresión no solo son hacia lo periodístico

El informe destaca que el derecho a la libertad de expresión también es reprimido cuando es la ciudadanía quien la ejerce. De acuerdo al informe de la APG el 12 de julio el presidente Giammattei anunció la implementación de un estado de prevención con el objetivo de limitar manifestaciones en su contra a las cuales los señaló como ilegales.

Quince días después de esta medida la PNC trató de disolver una manifestación que realizaban estudiantes universitarios en Poptún, Petén, un caso similar ocurrió frente al edificio de la Corte de Constitucionalidad (CC) donde la PNC advirtió a la ciudadanía de abstenerse de realizar manifestaciones.

Sumado a estos hechos, a finales del mes de julio, la fiscal general del Ministerio Publico en un canal de televisión calificó como “actos vandálicos” y como acciones de “odio” las manifestaciones que realizaban decenas de personas frente a la fiscalía exigiendo su renuncia.

Para la APG estas acciones solamente están condenando a Guatemala a un oscuro periodo en pleno siglo veintiuno.

En Izabal y Guatemala se registran mayor número de agresiones

De acuerdo al Observatorio de los Periodistas de la APG la mayor cantidad de ataques en contra de periodistas se registra en la ciudad de Guatemala, con 67 casos; seguido por Izabal, con 10 casos; Alta Verapaz y Quiché registran 6 casos; mientras que los departamentos de Chimaltenango, Escuintla, Jutiapa, Retalhuleu, Sacatepéquez y Sololá con 3 casos, en cada departamento; en los departamentos de Chiquimula, El Progreso, Jalapa, Petén, Quetzaltenango, San Marcos y Suchitepéquez con un caso respectivamente.

Del total de las agresiones, 77 fueron en contra de periodistas hombres; y 44 en contra de mujeres periodistas.

El informe resalta que el Gobierno de Guatemala a mediados de este año inició la creación de un “Programa de Protección a Periodistas”, sin la participación y sin consultar a varios gremios periodísticos. Los ataques hacia el ejercicio periodístico se estarían realizando entre los organismos Legislativo y Ejecutivo encabezados por Giammattei.

Esta situación, sostiene la APG, agrava la difícil situación que atraviesa el ejercicio periodístico en Guatemala. Con la cooptación de la institucionalidad pública, agregan, avivan el riesgo que los casos en contra de las y los periodistas y la persecución en contra de las voces contrarias al gobierno avancen mientras que las denuncias por los ataques hacia el gremio periodístico podrían ser desestimadas sin mayores complicaciones.

“No nos callarán”: el estandarte del gremio periodístico

Ante realidad en contra del gremio periodístico, decenas de periodistas, hombres y mujeres realizaron una marcha este 30 noviembre que culminó frente a la casa presidencial en la zona 1 de la ciudad de Guatemala, en donde denunciaron estos actos y señalaron que los ataques hacia la libertad de expresión y de prensa son un ataque hacia la democracia del país.

Autoría y edición

Soy Tz’tujil, artista textil e investigador social
Creo en el arte como medio de transformación

COMPARTE