Agresiones a la prensa en Guatemala, signo de regresión democrática

COMPARTE

Créditos: El Estor, 23 de octubre. Nelton Rivera. Prensa Comunitaria
Tiempo de lectura: 4 minutos

 

“Debemos unirnos todos aquellos sectores y todas aquellas personas que queremos defender la democracia en Guatemala; no podemos permitir que los corruptos, los sectores de poder que violan la ley, nos arrebaten la democracia que nos ha costado tanto, tenemos que defenderla”. Marielos Monzón.

 

Por Luis Ovalle

Los ataques a medios independientes y a periodistas se enmarcan en el proceso acelerado de regresión autoritaria que se vive en Guatemala, dijo en entrevista a Prensa Comunitaria la periodista Marielos Monzón.

Últimos casos de agresión contra periodistas que atentan contra la liberta de expresión y de prensa

Marielos Monzón explica sobre esta situación que vive la prensa en la actualidad “Quieren quitar derechos y libertades ciudadanas, pero además, tener bajo control la información que se comparte, porque los medios de comunicación y periodistas independientes ponen luz sobre lo que los poderosos de las élites económicas y políticas quieren mantener oculto”, dijo.

Para ella el objetivo central de los grupos de poder es evitar que los medios y periodistas, así como jueces y fiscales independientes, den información o investiguen sobre hechos de corrupción o graves violaciones a los derechos humanos; pretenden que no se publique, que no se investigue, que no se juzgue, subrayó Monzón.

Asimismo, destacó que los medios de comunicación y los periodistas independientes cumplimos una función muy importante, al trasladar la información y el análisis a la ciudadanía, por lo tanto “si nuestras voces son silenciadas, esa ciudadanía no va a tener información de lo que esté sucediendo, pero lo más grave, se va a profundizar lo que he llamado “la dictadura de la impunidad”, porque no van a existir garantías sobre los derechos de las personas”.

Derechos ciudadanos y derecho a la libertad de expresión

Del mismo modo,  Miguel Ángel Albizures, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa de la Asociación de Periodistas de Guatemala (APG), señaló que la libertad de expresión y de prensa en Guatemala se enfrenta actualmente a una situación muy difícil; al punto describir que la experiencia actual, tiene rasgos de una dictadura que empieza a impulsar una serie de actos contrarios a los derechos de la población y enfatiza que “estamos en un retroceso cada vez mayor de las libertades democráticas, es el momento de la unidad del gremio”.

Marielos Monzón dice que es de mucha importancia que la ciudadanía salga a las calles a defender el derecho de libertad de expresión, que les pertenece; que salga a defender el derecho a la independencia judicial, que también es suyo, y que comprenda que en este momento se está afectando a los medios de comunicación, a los fiscales y jueces independientes, pero en cualquier momento esta “dictadura de la impunidad” va a afectar a toda aquella persona en sus derechos y libertades.

“debemos unirnos todos aquellos sectores y todas aquellas personas que queremos defender la democracia en Guatemala; no podemos permitir que los corruptos, los sectores de poder que violan la ley, nos arrebaten la democracia que nos ha costado tanto, tenemos que defenderla”, insistió.

Escenarios futuros

Al respecto, Héctor Coloj, coordinador del Observatorio de los Periodistas de la APG, comentó que desde hace algún tiempo habían observado una confabulación de parte de los principales organismos del Estado en contra de la prensa, pero ahora tiene diferentes aristas, entre ellas las campañas de difamación en redes sociales y la criminalización por parte del Ministerio Público (MP).

“La situación podría agravarse y llegar a condiciones similares a las de Nicaragua y Honduras, lo que podría desembocar en algún tipo de desplazamiento interno o externo de periodistas; que haya más censura o autocensura, en la cobertura de temas como el de El Estor, Izabal, que incomoden a la administración pública”, anotó.

Albizures también hizo referencia a la situación que se vivió recientemente en El Estor, donde cientos de efectivos del ejército y de la Policía Nacional Civil (PNC) han realizado allanamientos a casas de dirigentes del pueblo Q’eqchi’ y de periodistas, a quienes además agredieron, pero además lo sucedido en contra de elPeriódico y de Juan Luis Font, que han sufrido persecución.

El riesgo de que se siga persiguiendo a quienes hacen uso de la libertad de expresión y de prensa, es inminente; se constata con los hechos que han acontecido en diferentes departamentos; es una estrategia para callar a periodistas y medios, señaló Albizures.

Héctor Coloj, por su parte, dijo que los riesgos son numerosos, principalmente porque los periodista nunca han ejercido en un ambiente completamente libre, pero ahora se intenta imponer una censura generalizada, como en cualquier dictadura o país autoritario, que nos puede llevar al encarcelamiento, a la retención, secuestro o desaparición de periodistas.

Los hechos recientes

El periodista Juan Luis Font denunció que el Ministerio Público inició una persecución en su contra, que en su criterio tiene como objetivo limitar su libertad de emisión del pensamiento.

En el estudio “Periodismo bajo ataque”, elaborado por el periodista Luis Assardo, y correspondiente al período enero – septiembre 2021, que tuvo como objetivo identificar las características de los periodistas que reciben más ataque en Internet, las tácticas utilizadas y las consecuencias.

La prensa guatemalteca, principalmente la que hace periodismo independiente y da a conocer a la población los hechos de corrupción e impunidad en los que incurre el Estado, es objeto de persecución, criminalización, censura y agresión.

Como lo señala Marielos Monzón, esta situación se enmarca en el proceso de regresión en el que se encuentra el país. Ante ello, tanto Monzón, como Albizures, coinciden en la importancia de la unidad gremial y que la comunidad internacional de seguimiento al grave peligro que enfrenta la libertad de prensa y de expresión en Guatemala.

Autoría y edición

COMPARTE