Resistencia Q’eqchi’: 19 días de amenaza de desalojo policial y apoyo de otros pueblos

COMPARTE

Créditos: Prensa Comunitaria
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Prensa Comunitaria

Entre amenazas, intimidación, pero también un fuerte respaldo de otros pueblos indígenas del país, han pasado 19 días desde que población maya Q’eqchi’ de El Estor, Izabal, se declaró en resistencia pacífica en contra de la extracción minera que realiza la Compañía Procesadora de Níquel de Izabal, S.A. (PRONICO) subsidiaria de Solway Investment Group, y que posee los derechos de los proyectos mineros Fénix y Montúfar, al adquirir a la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN).

Las autoridades de los Cuatro Consejos Ancestrales Q’eqchi’ aseguran que en ningún momento se ha respetado la decisión de las comunidades que rechazan la minería, porque contamina el lago de Izabal, destruye la flora y fauna regional y pone en peligro la salud y vida de la población.

La resistencia pacífica se encuentra ubicada en la carretera que del municipio de El Estor conduce a Río Dulce, e impide el paso para camiones conocidos como góndolas que quieren llevar carbón para que la mina siga operando, pero deja circular a peatones y todo tipo de vehículos livianos y pesados, que no tienen relación con las actividades del proyecto minero Fénix, ubicada a unos 7 kilómetros.

Las comunidades Q’eqchi’ dicen que la CGN/Pronico continúa sin acatar la sentencia que se emitió en el 2019 por parte de la Corte de Constitucionalidad (CC), que ordenó suspender las operaciones del proyecto minero Fénix.

Otro punto que también demanda la población en resistencia es la insistencia del ministerio de Energía y Minas por excluir a las autoridades indígenas Q’eqchi’ legítimamente reconocidas por las comunidades para que no participen en el proceso de preconsulta que se ordenó realizar por la CC y que está ratificado en el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre la importancia de incluir a las comunidades indígenas en este tipo de consultas y procesos que afectan de manera directa en sus propias formas de vida, organización y espiritualidad.

PNC resguarda camiones de la empresa

Pese a que han pasado 19 días de resistencia pacífica sin incidentes, algunas personas que dijeron ser representantes de la empresa Pronico, llegaron ayer junto a agentes de la PNC hasta donde estaba la población para indicarles que debían desalojar la ruta, pero se retiraron e ignoraron a los líderes indígenas cuando las comunidades estaban dando las razones de sus demandas.

En horas de la tarde, el gobernador departamental, Héctor Alarcón, se hizo presente al campamento de la resistencia pacífica, acompañado de agentes de la PNC y pidió nuevamente que dejen el paso libre. El funcionario de gobierno dijo que la población de ingresa a comerciar también se ve afectada, sin embargo, ha sido de conocimiento público que el paso está abierto para todos los vehículos particulares y solo se impide el paso a las góndolas de la empresa.

Las autoridades indígenas Q’eqchi’ comentaron que cada día los agentes de la PNC llegan a resguardar el paso de los camiones cargados de carbón, por lo que pidieron que el ministerio de Energía de marcha atrás con el proceso y manipulación de las primeras reuniones para la preconsulta y que incluya a todos los actores en el territorio afectado por la licencia del Proyecto minero Fénix en Izabal y Alta Verapaz.

El fuerte despliegue de elementos de la PNC y fuerzas especiales antimotines en la ruta y en las cercanías del campamento de resistencia, también fue motivo de expresiones de rechazo e indignación por parte de la ciudadanía guatemalteca, debido a que durante los disturbios que exparamilitares provocaron en el Congreso de la República el martes pasado donde quemaron varios vehículos y agredieron a varios corresponsales de prensa, el despliegue de fuerzas policiales fue mínimo.

En ese sentido, el diputado independiente Aldo Dávila, también cuestionó el despliegue policial y pidió que se privilegiara el diálogo antes de usar la fuerza y violencia en contra de la población maya Q’eqchi’ que protesta de manera pacífica.

Una de las mujeres autoridades indígenas Q’eqchi’ dijo: “ustedes vienen con el objetivo de agarrarnos como a un chucho de la calle, eso no es así”, sobre las intenciones de la PNC de  intimidarlos, para luego desalojarlos.

 

Cristóbal Pop, de la Gremial de Pescadores, denuncia que las autoridades de Gobernación y del Gobierno de Giammattei están beneficiando los intereses de las empresas mineras y no la petición del pueblo Q’eqchi’.

Solidaridad de otros pueblos

La resistencia del pueblo maya Q’eqchi’ fue respaldada por otros pueblos indígenas del país, entre ellos las mujeres maya Poqomam de Palín Escuintla, quienes indicaron que expresaban su solidaridad y repudio a la criminalización por la defensa que se hace del territorio y de la madre tierra.

Las Autoridades Ancestrales de Guatemala también rechazaron “la incursión violenta al territorio Q’eqchi’ de El Estor” y a través de un comunicado exigieron al ministro de Gobernación  que detenga la agresión en contra de la población que está en resistencia pacífica.

El Parlamento del Pueblo Xinka también expresó su apoyo al pueblo Q’eqchi’ y pidió que se tomen en cuenta las opiniones y procesos de consulta que se establecen para todos los proyectos que se realicen en los territorios de los pueblos indígenas.

Autoría y edición

COMPARTE