Remueven a jefe de Área de Salud de Quetzaltenango por vínculos con hospital sin licencia

COMPARTE

Créditos: Prensa Comunitaria.
Tiempo de lectura: 3 minutos

 

Luego de denuncias reportadas contra el hospital privado el Rosario, el Ministerio de Salud decidió hacer movimientos en la jefatura del Área de Salud y en el Hospital Temporal para pacientes COVID-19 ubicado en el Centro de Ferias y Mercadeo (CEFEMERQ) de Quetzaltenango. Juan Nájera fue destituido de dicho cargo.

Por Rosa Ola  

Cinco años y tres meses estuvo Nájera a cargo del Área de Salud de Quetzaltenango y este martes en declaraciones a la prensa local, infirmó que fue notificado de su remoción. La decisión fue tomada por las autoridades del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS).

Nájera aseguró que no fue notificado sobre las causas que llevaron a esta medida y mientras tanto, tampoco se ha informado quién quedará en su lugar. Además, fue enfático en decir que no va a demandar ni a buscar su reinstalación en el MSPAS, ya que considera que “sería como traicionar a la entidad que le ha dado trabajo en 30 años”.

“Me voy con mucha satisfacción y ante todo como lo dice la palabra de Dios, haciendo las cosas como para el señor Jesús, así ha sido mi lema y lo seguirá siendo siempre hasta el último día de mi existencia”, dijo Nájera mientras se disponía a retirarse del edificio ubicado en la zona 1 de Xela.

El pasado 17 de septiembre se dio a conocer que el Departamento de Regulación, Acreditación y Control de Establecimientos de Salud (DRACES) del MSPAS, clausuró un hospital privado ubicado en la 7ª calle de la zona 3, a consecuencia de las denuncias de vecinos y usuarios que reportaron malas condiciones en la atención. Al hacer la verificación en el lugar, se constató que operaba sin licencia sanitaria cuando ya tenía seis meses de funcionamiento.

Días después, más quejas salieron a la luz, algunas en redes sociales y otras a través de trabajadores de la entidad privada, que pidieron ocultar su identidad y referían que en ese centro asistencial se utilizaban medicamentos que eran del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social y del Hospital Temporal de Quetzaltenango.

Además, en este sanatorio privado daba atención a los pacientes de COVID-19, el médico Alex Loarca, director administrativo del Hospital Temporal y yerno del ahora exdirector del Área de Salud.

Nájera ofreció una conferencia de prensa luego de que lo vincularan a este hospital y descargó toda la responsabilidad de aprobar o no el funcionamiento a DRACES. Dijo que su parentesco con Loarca no era sinónimo de beneficiar al centro asistencial privado y recalcó que como médico -Loarca-, tiene la licencia para ejercer en cualquier centro.

Alex Loarca, quien tiene un contrato 011 en el Hospital Regional de Occidente, fue designado para iniciar el intensivo en el Hospital Temporal y ante las acusaciones en su contra, respondió de manera tardía, diciendo que él no es dueño o socio del hospital privado el Rosario, que sí atendió a pacientes y contaban con los insumos necesarios para quienes eran tratados por un cuadro positivo de COVID-19. También aseguró que él no era responsable de verificar si contaba o no con una licencia sanitaria.

Este 4 de octubre, también por decisión del MSPAS, Loarca regresó a su cargo en el Hospital Regional de Occidente con su plaza de medicina interna profesional 2. Autoridades de ese centro afirmaron que la recomendación del ministerio fue retirarlo del Hospital Temporal, para transparentar investigaciones que hacen a Loarca, su vínculo con el hospital el Rosario y el posible uso de medicamentos estatales. 

Responden a uso de medicinas estatales en hospital privado 

El director ejecutivo del Hospital Temporal, Helmuth Estévez, aseguró que la información del uso de medicamentos en un hospital privado, era mentira y que ellos mantienen un control a través de papelerías, para evitar el robo de las medicinas.

“Es una vil mentira, nuestros medicamentos van a la persona que lo necesita y llevamos un control estricto a través de enfermería”, dijo Estévez.

Por otro lado, Giovani Ortega, director del Hospital Regional, mencionó que ya realizaron unas investigaciones a través de fotografías que fueron filtradas en las que muestran los medicamentos y no son lotes correspondientes a este centro asistencial, sino que se constató que tenían una leyenda referente a que el fármaco es del IGSS.

Nájera por su parte, aseguró que no estaban utilizando medicamentos estatales en un centro privado, extremo que calificó de pecado si alguien realizaba esas acciones.

A pesar de estas tres respuestas, en el Ministerio Público hay una denuncia en contra de dos trabajadores que estaban en el Hospital Temporal por sustraer medicamentos que servían para atender a pacientes COVID-19, la que fue presentada por Giovani Ortega del Hospital Regional, en abril pasado.

En las cámaras identificaron que en unas maletas estaban sustrayendo los medicamentos y por lo tanto se planteó la denuncia con las pruebas. Uno de los trabajadores es 011, solo fue removido de su puesto y se inició el proceso de destitución, mientras que la otra tenía un contrato temporal y renunció.

Se consultó al MSPAS sobre las causas de la remoción de Juan Nájera y Alex Loarca de sus puestos, pero no han dado una respuesta.

Autoría y edición

COMPARTE