Créditos: Francisco Simón Francisco.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Por Elías Oxom 

“Los monstruos del cardamomo se pusieron de acuerdo para comprar el cardamomo a muy bajo precio”

El cardamomo es un cultivo que constituye una importante fuente de ingresos de muchas familias guatemaltecas en los departamentos de Alta Verapaz, Izabal, Quiché, Huehuetenango y Baja Verapaz, pero el precio que los pequeños productores reciben por este producto reportó una baja en las últimas semanas, sin que exista un marco que lo regule y ampare, algo que pone en riesgo su economía de subsistencia.

El año pasado, las empresas intermediarias y empresas exportadoras pagaron a los pequeños productores locales hasta Q15 quetzales la libra, pero este año solo les están dando Q5 quetzales por la libra de cardamomo en cereza (verde, recién cortado).

Según la Asociación de Exportadores de Guatemala (AGEXPORT), Guatemala es el principal productor mundial de cardamomo, al reunir a más de 300 mil pequeños agricultores, por lo que anualmente se exportan hasta 39 mil toneladas de este grano que llega a los países de Medio Oriente, Europa, Asia, Estados Unidos, Canadá, México y Sudamérica.

Sin embargo las ganancias por ese producto de calidad mundial no están llegando a las familias que necesitan hasta tres años para recuperar algo de la inversión inicial, para cosechar el producto.

Francisco Simón Francisco.

Abel Cajbón, productor y comprador de cardamomo en cereza, expresa que están muy preocupados por la fluctuación de precios que los exportadores reportan de un día para otro y cita como ejemplo que hace unas semanas subió el precio del cardamomo pergamino (seco), “pero los que tenemos secadoras de cardamomos en áreas remotas nos cuesta sacar nuestro producto y a veces salimos perdiendo porque bajan los precios de un día a otro, hoy tengo 100 quintales de pergamino y no puedo vender porque compré a buen precio el cardamomo en cereza y el pergamino ahora está muy bajo”.

Además, Cajbón menciona que los principales compradores en Cobán no están adquiriendo el producto, entre ellos la Federación de Cooperativas de las Verapaces (FEDECOVERA), Exportadores de Cardamomo en Guatemala (CARDEX), y Multiexport porque justifican que hay mucha producción, que el Gobierno exige mucho impuesto o que no hay demanda.

“Los monstruos del cardamomo se pusieron de acuerdo para comprar el cardamomo a muy bajo precio, y además de eso hay intermediarios que están bajando el precio sin ninguna justificación, no hay apoyo del Gobierno a los productores locales, los que mandan son los empresarios”, lamentó Cajbón.

Para Abelardo Ucum, otro productor local, “los empresarios saben que a través de nuestro cultivo podemos sobrevivir, cuando se dan cuenta que hay buena cosecha bajan los precios porque saben que hay mucha producción, saben que van a salir ganando, ellos se aprovechan de nuestro trabajo, saben que es nuestra fuente de ingresos y no quieren que tengamos un poco de buenos ingresos, muchas personas no tienen terreno, hay familias que tienen pocas matas de cardamomo y no pueden sobrevivir con esto si el cardamomo está a muy bajo precio”.

Pérdidas que se trasladan

Para obtener la preciada cosecha de cardamomo, Ucum indica que primero se realiza una roza el lugar donde se va a sembrar, compran las semillas y deben abonar y limpiar las matas unas cuatro veces al año.

Para cosechar el cardamomo se necesitan tres años y Ucum dice que en algunos casos pierden mucho dinero y al final no recuperan la inversión, por lo que solicitó al Gobierno que apoye a los pequeños productores “para que el precio del cardamomo sea justo, para eso pagamos los impuestos”, expresó.

Según Ucum con los ingresos que se obtienen con la venta del cardamomo, las familias pueden comprar los productos básicos para la alimentación de la familia, como el maíz, frijol, entre otros.

Comunidades se organizan

Ante la baja en los precios del cardamomo que han reportado los pequeños productores, varias comunidades organizadas en Alta Verapaz consensuaron que del 2 hasta al 18 de octubre van a suspender el corte, la compra y venta del cardamomo en cereza, hasta que suba el precio del producto.

En un comunicado que circuló en las redes sociales indicaron que si después del 18 de octubre el precio del cardamomo no mejora tomarán nuevas medidas de exigencia, en ese mismo comunicado solicitaron a los intermediarios y los exportadores que mejoren el precio del producto y al Gobierno de Guatemala asignar una subvención a los pequeños y medianos productores de cardamomo.

Una ganancia para pocos

Byron Medina Hernández, ingeniero agrónomo, quien fue productor de cardamomo, comenta que durante el Conflicto Armado Interno en Guatemala el precio del producto llegó a subir diez veces más de su precio normal.

Agrega que esas variaciones dependen de la oferta y la demanda, es decir, dependen mucho de la oferta que exista a nivel mundial y de los países que van a comprar, entre los que más consumen son los países árabes; India produce bastante cardamomo que es valorado por la calidad, color o ancho, e incluso existe una bolsa que determina su precio. A diferencia, en Guatemala se ha perdido la calidad, aseguró.

“Lo que nos ha faltado para los pequeños productores es organización, pero de una manera más sólida, los pequeños productores deberían recibir asistencia técnica para producir productos de calidad, en La India tienen centros de investigación, nosotros no estamos haciendo nada, no hay ninguna organización quien pueda apoyar ni el Estado ha apoyado a los pequeños productores”, agregó Medina.

Otro punto que considera importante es “estar unidos, en estos mercados agrícolas se necesita la unidad, los grandes comercializadores de cardamomo dependen de los productores pequeños, llega mucha ayuda internacional pero no está organizada, lo que se necesita es que las comunidades se organicen y formar organizaciones para buscar mercados, el mercado funciona para todos, pero la calidad es lo que manda y en el cardamomo hay muchos riesgos porque nosotros producimos de mala calidad en comparación a la India”.

Francisco Simón Francisco.

A criterio del entrevistado en Guatemala el cultivo de cardamomo es el que más productores pequeños que tiene, además de eso tiene beneficios ambientales porque se cultiva bajo sombra, indicó.

“La producción del cardamomo en Guatemala beneficia a todos los involucrados, desde los pequeños productores, los coyotes, los beneficios medianos, los grandes beneficios, los exportadores medianos y los grandes exportadores que son como cuatro, pero el problema está en que la ganancia no se reparte por igual y nunca llega al pequeño productor”, afirmó Medina.

Impacto ambiental del cardamomo

Para secar 40 quintales de cardamomo en cereza se necesitan al menos cinco metros de leña. Tomando en cuenta las 39 mil toneladas que se exportan al año se necesitarían unos 95 mil quinientos metros de leña de madera para su procesamiento, que en algunos casos se comercializa sin la autorización del Instituto Nacional de Bosques (INAB).

Según un vendedor de leña que no quiso revelar su nombre, por cada árbol grande que se bota se obtienen aproximadamente 10 metros de leña, lo que significa que son alrededor de 10 mil árboles los que se talarían cada año solo para el procesamiento de este producto.

El Ingeniero Forestal Obdulio Chó Chén, señaló que cuando el bosque es natural sin intervención humana, en una hectárea hay árboles de muchas especies y cuando es una plantación forestal a un distanciamiento de tres por tres metros cuadrados por cada hectárea, serían unos 1 mil 111 árboles.

Si para secar el cardamomo se talan aproximadamente 10 hectáreas de árboles y tomando en cuenta que el cardamomo se empezó a cultivar desde 1914, se podría deducir que cientos de hectáreas de árboles han desaparecido en este proceso, sin que existan datos oficiales al respecto.

Autoría y edición

Periodista Maya Q'eqchi' en Alta Verapaz

COMPARTE