Créditos: Sandra Cuffe
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Prensa Comunitaria

Este miércoles se cumplieron 77 años de la Revolución de 1944; para conmemorarlo organizaciones sociales se movilizaron para llevar a cabo distintas actividades en el centro de la ciudad de Guatemala y en diferentes lugares de memoria histórica; también denunciaron la corrupción gubernamental y la criminalización de personas defensoras de derechos humanos.

Desde las 8 de la mañana exdirigentes estudiantiles de la Asociación de Estudiantes Universitarios “Oliverio Castañeda de León” de la Universidad de San Carlos de Guatemala, realizaron una caminata que partió desde el parque Jocotenango y concluyó en el pasaje Rubio, en el Portal del Comercio, con palabras de recuerdo del asesinato del secretario general de esa organización estudiantil y al de decenas de estudiantes que fueron asesinados y desaparecidos durante 1978.

Iduvina Hernández, una lideresa que formó parte del secretariado de la AEU de 1978, recordó que el asesinato de Oliverio Castañeda de León fue perpetrado por las fuerzas de seguridad estatales durante la dictadura del general Romeo Lucas, y bajo las responsabilidades de Donaldo Álvarez Ruiz, en el ministerio de Gobernación; y de Germán Chupina Barahona, como jefe de la Policía Nacional.

Desde la 18 calle de la zona 1 capitalina, también se movilizó otro grupo de exdirigentes del Frente Unido del Estudiantado Guatemalteco Organizado (FUEGO) y de la AEU para la conmemoración de la década revolucionaria, en la que el movimiento estudiantil jugó un destacado papel, que le valió que el primer gobierno de la revolución le otorgará la autonomía a la Universidad de San Carlos de Guatemala.

La autonomía implicó entre otras cosas, que pudiera tener independencia económica y que fueran los estudiantes, docentes y trabajadores quienes bajo la figura de un gobierno dirigieran a la USAC. Desde entonces, se conmemora el 1 de diciembre el Día de la Autonomía Universitaria.

La caminata de los exdirigentes de FUEGO, ahora organizados en la Asociación Marzo y Abril,  y la actual AEU fue parte de las actividades que organizan para conmemorar el 60 aniversario de las movilizaciones estudiantiles que tuvieron lugar en la ciudad de Guatemala y otros lugares del país, en 1962.

Las jornadas de marzo y abril de 1962, como se le conoce a las movilizaciones protagonizadas por estudiantes, sindicalistas, obreros y mujeres, fueron una respuesta a la dictadura del general Miguel Idígoras Fuentes, que se caracterizó por la corrupción, la represión y las violaciones a los derechos humanos.

El escenario de las movilizaciones, según el testimonio de exdirigentes, fueron la ciudad de Guatemala, Quetzaltenango, Chiquimula, Jutiapa, Retalhuleu, San Marcos y Huehuetenango.

Entérese más aquí:

Inician actividades conmemorativas de las Jornadas de Marzo y Abril de 1962

Durante la jornada de este 20 de octubre también se movilizó el sector sindical. En la plaza de la Constitución de la ciudad de Guatemala, se reunieron representantes de los sindicatos de salud, trabajadoras domésticas, entre otros, para conmemorar la Revolución del 44 y solicitar que se defiendan las conquistas populares.

Durante los dos gobiernos del periodo revolucionario de 1944 y 1954, la clase trabajadora se benefició con la promulgación del Código del Trabajo, que garantiza el derecho de sindicación, el derecho de huelga y paro e indemnización laboral por despido sin causa justificada.

Autoridades indígenas ancestrales también se sumaron a la movilización de este miércoles para demandar al gobierno de Alejandro Giammattei que cese con la criminalización y persecución de quienes defienden los derechos humanos a favor de las comunidades indígenas.

Otros de los derechos alcanzados, algunos de ellos aún permanecen, son el voto a la mujeres, el seguro social, a través de la creación del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, el desarrollo de puertos y generadoras de energía y la instauración de las escuelas tipo federación.

También durante la jornada de este día las organizaciones rechazaron las políticas del presidente Giammattei y las acciones de ministro de Gobernación Gendry Reyes.

A 77 años de ese cambio político en el país, y en medio de la pandemia provocada por la COVID-19 y de una crisis política provocada por el gobierno del presidente Alejandro Giammattei, distintos sectores sociales recordaron los logros alcanzados durante diez años del proceso revolucionario que inició en 1944 y concluyó en 1954 con la intervención de Estados Unidos a través de la CIA; y al mismo tiempo advirtieron sobre el fenómeno de la cooptación del Estado por parte de élites políticas y económicas depredadora que en coincidencia, mantienen a la sociedad guatemalteca sujeta a sus intereses.

Autoría y edición

COMPARTE