Petén: hospital distrital de Sayaxché colapsa por falta de recursos ante la tercera ola de COVID-19

COMPARTE

Créditos: Fotograma: video Elmer Ponce
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Elmer Ponce

El hospital de Sayaxché, Petén, “colapso porque ya no teníamos más recursos y colapso porque se llenó el cupo de camas que pudimos haber tenido disponible”, esa fue la descripción que hizo el médico German Cruz, director del Hospital Distrital de Sayaxché, sobre el estado actual del centro hospitalario durante la tercera ola de COVID-19.

El director del centro asistencial ofreció detalles de esta crisis que enfrentan y sobre cómo ha afectado a la población y la disminución de los servicios que prestan.

Según Cruz Samayoa, con la tercera ola, el centro que se había habilitado para la atención de pacientes con COVID-19, llegó a su punto máximo. El colapso, dijo, se debe a que no cuentan con los recursos necesarios y porque el cupo de camas que estaban disponibles se sobrepasó con la atención de  pacientes graves, con personas que tendrían que haber referido al hospital temporal de San Benito, al hospital nacional de San Benito, o bien al hospital de Cobán, que han sido centros de apoyo para Sayaxché.

Pero el colapso, también impidió que se trasladara a pacientes graves a otros hospitales, porque estos también se encuentran saturados de pacientes.

El director del hospital de Sayaxché dijo que muchos pacientes en  condiciones severas no fueron remitidos a otros hospitales distritales, porque carecen de ventiladores. De los 45 hospitales distritales, agrega, cinco no cuentan con un sistema de ventilación para atender a este tipo de pacientes. El médico compartió que han solicitado el equipo, pero hasta el momento no se les ha dotado de los aparatos. En suma, el hospital distrital de Sayaxché no tiene las condiciones para atender a pacientes en condiciones severas, indica.

Otra de las razones por las que el hospital alcanzó su capacidad, según el director del Hospital, se debe a que varios pacientes en condiciones severas fueron remitidos de los Centros de Atención Permanente, de la Libertad, las Cruces y otros centros de salud de las comunidades a quienes no podían negar la atención.

El incremento de pacientes y la falta de condiciones en el centro de salud y centros de atención permanente referidos al hospital distrital, desencadenó la muerte de varios pacientes. Durante julio fallecieron 11, mientras que en agosto 10. En estos dos meses se registró la muerte de 21 personas por COVID-19. Muchos de estos casos, agrega el médico, ingresaron como moderados, algunos se volvieron severos y no pudieron salir adelante, a pesar de que tenían el medicamento necesario.

Según el Director del Hospital, el área destinada para COVID-19 cuenta con ocho camas con oxígeno con ampliación de cuatro más, para un total de 12. La cantidad de pacientes que se llegó a tener fue 13, con una cantidad reducida de personal para su atención.

Pero este no es el único servicio que presta el Hospital Distrital. También han tenido que hacer esfuerzos para tener otra  área verde, para  operar a pacientes de emergencia por apendicitis y brindar atención a mujeres embarazadas.

Además de la atención regular de pacientes por distintos padecimientos, el personal ha tenido que incrementar los cuidados para la realización de pruebas de COVID-19, porque algunas de las personas que buscan ser atendidas, son portadoras del virus y eso los obliga a proteger a todo aquel paciente que se encuentra bajo observación. Si se confirma que es positivo, relata el médico, se le dirige a la sala de COVID-19.

Cruz señala que se han hecho solicitudes para la contratación de más personal al hospital, pero el presupuesto que tienen asignado se los impide. Por ello, han contratado, por lo menos, a 10 auxiliares de enfermería y un ginecólogo, para apoyar en la sala COVID, por cualquier mujer embarazada que ingrese o algún otro procedimiento que requieran las mujeres.

Bajo esas condiciones, el doctor Cruz dice que las autoridades deberían ser más rigurosas con quien no use la mascarillas en lugares públicos, “se le debe poner una multa, incluso consignado, ya que las condiciones actuales son sumamente lamentables y por la irresponsabilidad de muchos, otros están muriendo”. Las largas colas en los bancos son focos de contagios inminentes porque muchos no usan mascarilla. Además, dice que muchas personas están muriendo en casa, porque no consideran prioritaria la aplicación de medidas.

Autoría y edición

Periodista comunitario en la región del Petén

COMPARTE