Municipalidad de Antigua Guatemala aprueba proyectos inmobiliarios sin consultar a las comunidades

COMPARTE

Créditos: Internet.
Tiempo de lectura: 9 minutos

Por Diego Petzey

El 29 de julio del 2021 la municipalidad de Antigua Guatemala aprobó el proyecto urbanístico Cafetales de Santa Ana, sin embargo, vecinos de la comunidad del mismo nombre y las autoridades comunitarias afirman que en ningún momento fueron consultados. Según las autoridades comunitarias, el proyecto autorizado no cumple con los requisitos necesarios para su construcción ya que afectaría de distintas maneras a la comunidad.

La comunidad de Santa Ana nunca fue consultada

Diego Martínez, integrante del Movimiento Comunitario de Santa Ana, dice que el proyecto se menciona en la comunidad desde el 2013, pero hasta el año pasado, no sabían de que se trataba el proyecto. “Al principio del año pasado, llegábamos a la municipalidad de Antigua Guatemala para grabar las sesiones del Concejo Municipal y luego las publicábamos, por esta presión, la municipalidad empezó a transmitir las reuniones a través de Facebook. Fue en la transmisión del 26 de noviembre de 2020 que nos enteramos de que avalaron el cambio de uso de suelo para el proyecto Cafetales de Santa Ana”.

Según Martínez, la municipalidad nunca ha tomado en cuenta la comunidad en estas decisiones. Fue a partir de esta situación que empezaron a informar sobre el proyecto y sus impactos. En ese momento el proyecto no contaba con un estudio de impacto ambiental, ni con un dictamen de los ministerios de ambiente y salud, tampoco con uno de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED).

A raíz de esto,  el 4 de diciembre presentaron un recurso de reposición que buscaba que el Concejo Municipal revocara la resolución que autorizaba la licencia de cambio de uso de suelo, sin embargo la comuna no conoció el recurso, justificando que se había presentado fuera del plazo establecido y que los firmantes no tenían la calidad necesaria para presentar este tipo de recursos.

Xiomara Ramírez, presidenta del órgano coordinador del Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE) de Santa Ana, relata que por la falta de actuación del COCODE anterior, sobre el proyecto Cafetales de Santa Ana, se les exigió su renuncia en una asamblea comunitaria realizada el 6 de febrero. El vicepresidente renunció y un mes después, el 6 de marzo, se realizó una nueva, donde dimitieron el resto de los integrantes. En esa misma actividad se realizó una nueva elección y actualmente el COCODE está integrado por nueve personas, 6 mujeres y 3 hombres.

Fotograma, Cocode de Santa Ana presenta recurso de revisión.

Para la comunidad el proceso de autorización del proyecto no ha sido claro

Según la presidente del COCODE la aprobación de un proyecto consta de dos fases: la primera, el anteproyecto para determinar estudios de viabilidad y factibilidad; y segundo, la parte donde se integra todos los estudios necesarios para su aprobación final por el concejo municipal.

Sin embargo, el 26 de noviembre de 2020, la Dirección Municipal de Planificación (DMP) de Antigua Guatemala, presentó el anteproyecto cafetales de Santa Ana al Concejo edil para su aprobación, sin haber agotado todos los procedimientos necesarios. El concejo municipal lo aprobó y solamente solicitó a la empresa que presentara un estudio de impacto ambiental y una declaración jurada donde indicara que no iban a desmembrar ningún lote adicional a lo que ya estaba establecido en los planos, que ya se había conocido en la municipalidad.

A raíz de la exigencia de la población, en enero de este año, la municipalidad envió a representantes a la comunidad para exponer el proyecto: “no se preocupen, este solamente es el anteproyecto y le hace falta requisitos por cumplir”, recuerda Ramírez, básicamente la intención era vender la idea de que, con la aprobación del proyecto Cafetales de San Ana, se beneficiaría a la comunidad con la construcción de una guardería municipal en el área de cesión municipal, para esto las autoridades municipales invirtieron recursos para el diseño e impresión de un trifoliar que se entregó a las personas de la comunidad, donde resaltaba la construcción de la guardería.

Durante la asamblea de presentación del proyecto por parte de la municipalidad, la comunidad se opuso a su construcción porque no cumplía con las especificaciones de ley y demandaron a las autoridades que no se aprobara ningún proyecto urbanístico hasta que se hiciera un plan de ordenamiento territorial consensuado con la comunidad.

La municipalidad llegó a la comunidad para informar sobre el proyecto, después de haber autorizado el anteproyecto, previamente no hubo ninguna comunicación con la comunidad y en apariencia fue a través de la alcaldía auxiliar que se decidió la construcción de la guardería, sin embargo, esto no ha sido consensuado con la comunidad, relata Ramírez.

Desde el 2013 el proyecto a presentado varias modificaciones en su diseño.

En la asamblea del 6 de febrero, la comunidad, a través del COCODE presentó un documento a la municipalidad para expresar su oposición al proyecto, también exigieron que se eligiera a un nuevo alcalde auxiliar; la petición fue firmada por 384 personas; hasta este día la municipalidad no ha brindado una respuesta sobre esta solicitud.

A raíz de la presión comunitaria, la constructora tuvo que gestionar un dictamen de salud y uno de ambiente, los cuales no habían sido solicitados en la fase de anteproyecto.

En la agenda de la reunión del concejo municipal del 29 de julio se había programado la presentación del proyecto urbanístico 11-2012, pero después de la presentación, la arquitecta Sharon Kohon Castillo, jefa del Departamento de Control Urbano de Antigua Guatemala, rectificó que el número del proyecto era 11-2013 correspondiente a Cafetales de Santa Ana. Aun así aprobó el proyecto, argumentando que cumplían con todo, porque presentaron los avales de los que carecían anteriormente.

Elisa Cabrera Alvarado, síndica primera y José Carlos Flores, concejal tercero, votaron en contra, por considerar que la documentación no se presentó en el tiempo necesario para conocer el expediente, por no contar con los elementos de juicio para aprobar el proyecto y por no tener claridad sobre el impacto que tendría en la comunidad y si beneficiaria la calidad de vida de los habitantes.

Para el COCODE, esta situación se realizó con la intención de ocultar la aprobación del proyecto, “si nosotros nos hubiéramos guiado solo por la agenda presentada no nos hubiéramos percatado de la aprobación del proyecto, con esto pudimos entregar otro recurso de revisión para que el Concejo deje sin efecto la autorización”.

Las irregularidades y efectos del proyecto según vecinos y la autoridad comunitaria de Santa Ana

El biólogo Diego Martínez, del movimiento comunitario de Santa Ana,  resume los impactos en la comunidad en dos ejes: en lo ambiental, la tala de árboles sería grande puesto que donde se pretende realizar la construcción es un área verde y esto supondría un peligro para absorción del agua de lluvia que se genera desde el cerro, al igual que la retención de la tierra.

La situación del agua sería uno de los problemas a largo plazo, porque el caudal de agua disminuiría para toda la población; “que el complejo residencial tenga su propio pozo no significa que crean su propia agua, hay lugares en Antigua Guatemala que ya no cuentan con el servicio las 24 horas, el miedo es que a largo plazo disminuya el caudal de agua. Sabemos que el estudio de impacto ambiental que presentaron es una mentira”, dice Martínez.

El segundo eje, el complejo residencial pretende que toda el agua residual tratada se canalice en el zanjón del agua que atraviesa el terreno, toda esta agua desembocaría en las comunidades de San Cristóbal el Alto y El Bajo. “Qué va a pasar con las lluvias fuertes, podrían ocurrir inundaciones en otras comunidades”, se pregunta Martínez.

Otros impactos que provocaría el complejo residencial serían en el aspecto social, la dinámica de la comunidad cambiaría por completo, “las casas que se pretenden construir no son baratas y quienes compren son personas que ya tienen casas en otros lugares y las usarían para vacacionar. En segundo lugar, no se sabe qué tipo de personas puedan venir a vivir ahí, por ejemplo, la caleta de millones de quetzales que se encontró en Antigua Guatemala, uno no sabe qué tipo de vecinos vendrían aquí. Santa Ana es una comunidad unida donde todos nos conocemos, esta dinámica cambiaría por completo”, agrega Martínez.

La Alcaldía Auxiliar de Santa Ana, en un oficio sin número, de fecha 4 de enero de 2021, dirigido a Víctor Hugo del Pozo, alcalde municipal, hizo constar que el 16 de diciembre del 2020 Erik Gonzáles, representante de la municipalidad, llegó a la comunidad a realizar una presentación informal del proyecto. La comunidad mostró su desacuerdo por los impactos negativos que generaría el proyecto en temas sociales, ambientales, económicos y viales en la aldea.

Prensa Comunitaria tuvo acceso al informe del avalúo municipal número 05-2020 de fecha 30 de octubre de 2020, donde expresamente en sus numerales 3.4.2 Construcciones y 3.7 Cálculo del valor de la construcción dice que “El inmueble o terreno no soporta construcciones”.

Más proyectos en Antigua Guatemala

Los vecinos de la aldea de Santa Ana señalan que “actualmente hay varios proyectos inmobiliarios en Antigua Guatemala que se quieren aprobar, desde centros comerciales, miniciudades o colonias privadas. Desde que ganó el actual alcalde fue más latente el inicio de estas construcciones”.

Una persona, que pidió no ser identificada, relata que en tiempo electoral se sabía que entre de los financistas del actual alcalde estaban varios finqueros. Antes de las elecciones, una persona convocó a una reunión a diversos grupos de Antigua Guatemala para presentar un mapa gigante de Antigua Guatemala y les dijo: “de aquí no sale nada, no se puede grabar nada, ustedes digan lo que quieren y dónde lo quieren, ahora no queremos un alcalde, queremos un concejo. Entonces, sigue la fuente, entendí que esta persona era la representante de los intereses de los finqueros o de los que quieren algo en Antigua. Por eso fue por lo que Susana Asencio (exalcaldesa de Antigua Guatemala) intentó aprobar varios proyectos, pero el concejo estaba dividido y no lograron aprobar nada, por eso es ellos dijeron que ya no querían un alcalde, sino que querían un concejo”.

En la aldea San Pedro las Huertas existe una situación similar la que enfrenta la población de la aldea Santa Ana. El COCODE de la localidad envió un oficio, el 26 de agosto de 2021, al alcalde municipal, donde menciona que el proyecto urbanístico, PROUS-04-2021 “Portal de las Huertas” contempla construir 374 viviendas que podrían generar escasez de agua y mayor caos vehicular. Según el oficio una persona consume en promedio 175 litros de agua diariamente, de aprobarse el proyecto, estiman que diariamente se consumirían 261 mil 800 litros de agua por lo que muestran su preocupación. Este fue uno de los principales motivos para presentar un recurso de reposición el 27 de julio de 2021 en contra de este proyecto.

El Concejo Municipal de Desarrollo (COMUDE) emitió, el 31 de agosto de 2021, un comunicado de prensa para expresar su preocupación ante los daños irreversibles que representaría continuar con un crecimiento territorial desordenado e irresponsable por parte del Concejo Municipal, por eso,  el 26 de agosto del presente año en la reunión ordinaria del COMUDE se votó por mayoría que el Concejo Municipal de la Antigua Guatemala congelará las solicitudes de cambio de uso de suelo hasta tener vigente un Plan de Ordenamiento Territorial (POT), además, solicitan que la comuna vincule, atienda y respete la votación antes mencionada de lo contrario quedará en evidencia la agenda inmobiliaria que impulsan.

La presidenta del COCODE de Santa Ana dijo que por las acciones que realizan a nivel comunitario existen campañas de desprestigio en contra de las autoridades comunitarias, diciéndoles que son de un partido político y de la oposición.

Mientras que el COCODE de San Pedro las Huertas en su comunicado sostiene que las quejas que presentan no son por caprichos o por intereses políticos. “Nuestra lucha es justa y sincera, nuestra lucha piensa en nuestra descendencia, en nuestros ancestros, quienes de igual forma destinaron su vida a crear un lugar mejor”, dijeron.

Sin respuesta de la municipalidad

Prensa Comunitaria buscó en varias ocasiones la postura de la municipalidad sobre esta situación, pero no obtuvo una respuesta. Para esto se estuvo llamando a los celulares del alcalde Municipal, de la sindico primero, del concejal tercero, al número de la oficina de control urbano de antigua Guatemala. También se llamó al concejal primero quien atendió la llamada, pero dijo que no podría brindar información en ese momento y refirió un número de Hugo Castillo pero tampoco respondió.

¿En qué consiste el proyecto Cafetales de Santa Ana?

Cafetales de Santa Ana es un proyecto urbanístico impulsado por Promotora Metropolitana sociedad anónima, el área del terreno donde se pretende realizar la lotificación es de 37 mil 537.47 metros cuadrados, ubicado al pie de un cerro en la Aldea Santa Ana. Dentro del terreno hay un área denominada zanjón, que es una formación natural que funciona como un canal para las aguas pluviales que descienden del cerro.

Explicación del proyecto presentado en reunión de Concejo Municipal el 29 de julio
Otro ángulo de la ubicación del proyecto donde su puede ver que se ubica al pie de un cerro.

Según los planos presentados a la municipalidad del área total del terreno se le ha restado 8 mil 076.33 metros cuadrados por ser el área de retiro del zanjón, esta área no es apta para ninguna construcción por el riesgo que representa por lo que el área destinada para construir el proyecto inmobiliario es de 29 mil 461.14 metros cuadrados. El proyecto inmobiliario propone contar con 40 lotes, el tamaño de cada terreno va desde los 200 a 670 metros cuadrados, contaría con un pozo propio y una planta de tratamiento de aguas residuales. Según Sharon Kohon Castillo, del Departamento de Control Urbano de Antigua Guatemala, las aguas tratadas serían vertidas al zanjón que atraviesa el terreno.

Por la autorización del uso de cambio de suelo, las desmembraciones de los 40 lotes y por los trabajos de obra exterior la municipalidad percibirá más de 852 mil quetzales. De acuerdo al artículo 44 del reglamento de construcción y urbanismo del Municipio de la Antigua Guatemala para construcciones todo proyecto inmobiliario catalogados como sub-centros urbanos deberá ceder el 15 % del total del terreno a la municipalidad y escriturarse a favor de la misma.

Esta área es conocida como “área de equipamiento municipal o área comunal municipal”, que serviría para construir algún tipo de proyecto para beneficio de la comunidad. Dentro del complejo residencial se tiene contemplado construir un parque que, según Kohon, tendrá una administración público-privada, eso significaría que toda persona de la comunidad puede hacer uso del parque, pero que su administración estaría a cargo del complejo residencial y que las personas que compren una lotificación en Cafetales de Santa Ana serán copropietarios.

Autoría y edición

Soy Tz’tujil, artista textil e investigador social
Creo en el arte como medio de transformación

COMPARTE