Les silvines y otres demonies

COMPARTE

Créditos: Patricia Cortez Bendfelt
Tiempo de lectura: 2 minutos

Por Patricia Cortez Bendfelt 

Si usted busca la palabra “silvin” en un diccionario no la encontrará, ahora que si usted es guatemalteco ya sabe de qué estoy hablando, una búsqueda en internet le enseñará que en Guatemala se venden “silvines”, en realidad hablamos de un “sealed beam” que en otros lugares se llama “faro de coche” o “lampara sellada”.

Si se trata de una lámpara (forma en la que se le conoce en castellano a UNA luz). ¿Le podemos decir el silvin o la silvin? en caso de que usted sea de esos gramatinazis que exigen que haya concordancia de género. 

Pero ¿Las cosas tienen género? ¿El agua es femenina o masculina? ¿La mar es femenina o masculina? ¿Por qué se dice “lo femenino”? ¿Si usamos un artículo “neutro” significa que hay 3 géneros?

Otros idiomas tienen más artículos y algunos idiomas simplemente no los tienen.

Lo hermoso de los idiomas es que se enriquecen y se modifican, tanto que para hablar con latinoamericanos necesitamos un diccionario. Una palabra inocua en algún sitio se vuelve una grosería en otro y viceversa.

Entonces ¿Qué significa hablar bien? Recuerdo que mi primera sorpresa lingüística me la llevé cuando encontré en una enciclopedia Espasa Calpe (muy reputadas) la palabra “trasporte” y me shoqueó, ¿Se puede escribir así? y si, existe, la RAE la “acepta” pero ¿Qué palabras no acepta la RAE? para comenzar: Silvin, no existe. 

¿Eso significa que usted y su mecánico tendrán un castigo por no decir “sealed beam” sino “silvin”? obvio que no, la RAE no es el policía del idioma, simplemente recoge los significados que le dan a las palabras y analiza los cambios que se generan en el habla local, coloquial y erudita que darán más brillo al idioma.

La RAE “acepta”, no, más bien disemina las acepciones y los usos gramaticales que se aceptan en este momento de la historia, con la finalidad de que se conozcan y se vean.

Los cambios inevitables en los modos de hablar (y las modas también) provocarán que nuevos vocablos se integren rápidamente al léxico.

La forma “aceptada” por la RAE de decir “te mandé un mensaje por la plataforma Whatsapp” es “wasapear” ¿Así lo escribe usted?

Entonces: ¿Por qué la negativa a aceptar la corrección de género (nombrar ambos géneros) o la utilización de pronombres neutros (existe un artículo neutro) si hay grupos que lo usan?.

Es sencillo: una postura ideológica. si se nombra: existe. y para los ignorantes en biología el sexo es binario (no lo es) y el género debería serlo también, ya que es la expresión “socialmente aceptada” del sexo.

En lugar de ir a buscar pleitos la solución es simple y la dijo un vocero de la RAE “dígale a la persona de la manera que le guste”. 

Así que con su permiso, ya que existen personas cuyo fenotipo es ambiguo pasaré a decirles “elles”. 

Autoría y edición

Médica salubrista, investigadora y escritora.

COMPARTE