Hospital Temporal del Parque de la Industria da ultimátum al Gobierno; prevén que crisis seguirá

COMPARTE

Tiempo de lectura: 6 minutos

Por Regina Pérez

En medio del dolor y la angustia que decenas de familias viven afuera del Hospital Temporal del Parque de la Industria, personal de primera línea anunció este 1 de septiembre que ya no recibirán más pacientes de COVID-19 hasta que el Ministerio de Salud resuelva la problemática de abastecimiento. La defensora de la Salud de la Procuraduría de Derechos Humanos indicó que esta crisis seguirá, porque no hay red hospitalaria capaz de responder a la vorágine de contagios que se registran.

La crisis en este Hospital ya se veía venir. El pasado 12 de agosto circularon imágenes de pacientes en el suelo o en sillas, esperando una cama. La ciudadanía respondió donando colchones y otros insumos, pero este miércoles, el personal asistencial señaló en una rueda de prensa que “hay que abandonar la lógica de subsistir de donaciones” y pidió al Ministerio de Salud implementar medidas para agilizar los procesos de compras y contrataciones para abastecer de forma urgente ese Hospital.

El Hospital Temporal del Parque de la Industria tiene una capacidad de 300 camas y ha atendido, desde marzo de 2020 cuando fue inaugurado, a de 19 mil pacientes, funcionando actualmente con un 150 por ciento de su capacidad en el área de observación y 100 por ciento en los encamamientos y en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Esta situación ocasiona que los medicamentos e insumos médicos quirúrgicos para cubrir el protocolo de tratamiento de pacientes con COVID-19 y las instalaciones, sean insuficientes, como tampoco hay recurso humano para cubrirlo, indicó el personal conformado por médicos, enfermeras, personal de apoyo y administración.

Por ello, solicitaron al Ministerio de Salud implementar medidas para agilizar los procesos de compras y adquisiciones par abastecer de forma urgente el Hospital. Hasta que ese problema se resuelva volverán a recibir más pacientes, indicaron. También exigieron al Gobierno extremar las medidas de restricción.

Sobre la decisión del personal de no ingresar a más pacientes, Karin Slowing, analista de Laboratorio de Datos, indicó que podría ser para presionar la agilización de las compras. El Hospital ha llegado a un límite de capacidad, el cierre crea un impacto social muy fuerte que es el único mecanismo de presión que queda para que hagan algo, manifestó.

Foto: Redes sociales.

No obstante, Slowing señaló que ninguno de los mecanismos de compras que existen va a resolver el problema en 24 horas.

Uno de los mecanismos que mencionó fue entregar los procedimientos de compra a la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) y a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), pero no tendrá efectos inmediatos. La otra opción, es que se convoque a los proveedores locales y hacer una subasta inversa para poder hacer esas compras inmediatas

El Estado tiene mecanismos, la subasta inversa existe, lo que pasa es que no los usan, porque lo que quieren es hacer compras directas, sin licitación y con precios fuera de regulación, pero en mi opinión, las dos cosas deberían hacerse urgentemente, manifestó.

Asimismo, recordó que fue el presidente Alejandro Giammattei quien no quiso entregar a UNOPS el procedimiento para hacer las compras en el mercado internacional. Eso fue hace un año y desde que el exministro Hugo Monroy fue destituido y asumió la ministra Amelia Flores no han hecho nada para alivianar esos mecanismos, dijo.

Calderón: No hay red hospitalaria para responder a esta vorágine de contagios

La doctora Zulma Calderón, Defensora de la Salud de la de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), dijo que la situación del Hospital Temporal del Parque de la Industria estaba “anunciada” y que desde que abrió, hace 18 meses, tuvo una serie de debilidades importantes que ahora se hacen más notorias debido a que existe una crisis profunda.

Nunca superaron el tema de déficit de personal, de medicamentos y equipo, dijo Calderón. La situación se hizo más visible, porque tanto el Hospital Roosevelt como el Hospital San Juan de Dios no tienen la capacidad de camas que tenían el año pasado para atender a pacientes con COVID-19 y han remitido al Parque de la Industria a los pascientes, mencionó.

Además, desde julio, la PDH evidenció que había un importante número de pacientes que se estaba refiriendo a los hospitales de Villa Nueva, Santa Rosa y Petén, porque ya no había espacio en el Hospital del Parque de la Industria.

Lo que está pasando es una situación que no escapa al resto de hospitales y que se seguirá ocurriendo, “porque no hay red hospitalaria capaz de responder a esta vorágine que tenemos en este momento de contagios”, dijo Calderón. A esto se le suma que no existen medidas paralelas de mitigación de contagios y aceleración de la vacunación.  

La defensora de la salud considera que lo que se está viendo son las consecuencias de tener un país abierto, “de puerta en puerta”, sin ninguna medida y que por priorizar el tema económico se ha relegado la salud.

La entrevistada indicó que no hay que seguir creando ese dilema si es más importante la salud o la economía. “A los guatemaltecos no nos tienen por qué poner a escoger si nos morimos de COVID o nos morimos de hambre”, expresó.

Para Slowing, la causa de la decisión que tomó el personal del Hospital se traduce en una mortandad mayor, porque no pueden recibir pacientes “pero no es culpa del hospital, es culpa de un Ministerio que nunca enfrentó una situación compleja, porque no pidieron una ley para eso”, señaló.

Para la analista, propuestas como la del diputado Armando Castillo y de congresistas del partido Viva, que buscaban agilizar la compra de medicamentos e insumos y contratación de personal, no resuelve el problema. “Son cosas que no se pueden hacer cuando se tiene a pacientes que no pueden entrar al hospital”, indicó.

Colegio de Médicos y expertos solicitan cierre temporal de 15 días y otras medidas

Actualmente Guatemala está registrando arriba de 5 mil contagios al día, una cifra muy alta en comparación a meses anteriores. Además, este 1 de septiembre se alcanzaron los 12,007 fallecimientos por COVID-19, según datos del Ministerio de Salud.

Ante esta situación, el Colegio de Médicos y Cirujanos de Guatemala (Colmedegua) expertos en Epidemiología e Infectología presentaron hoy a los jefes de bloque del Congreso una propuesta de medidas urgentes para contener los contagios de la COVID-19 y dar un respiro al personal de Salud.

Antes de que se diera a conocer las medidas, se presentó a los diputados un audio de la directora del Hospital Temporal del Parque de la Industria, Dania Hernández, quien expuso la situación: sin espacio para pacientes críticos, varias personas en espera de camas y personal que sufre de desgaste, desde hace 8 semanas.

Jorge Ranero, presidente de Colmedegua, expuso que estas medidas ya fueron presentadas en Casa Presidencial y ahora en el Congreso. Hay medidas nulas para el control de la pandemia y esto ha llevado a una crisis sanitaria de hasta 6 mil casos diarios, que no se había manejado en el peor momento de la primera ola, lo que requiere conductas agresivas, manifestó.

Foto: Congreso de la Republica.

Las medidas a implementar tienen como fin bajar la movilidad, cambiando lo presencial por virtual; bajar la movilidad a bajo horario, con toque de queda por 15 días, que no encierre a la gente todo el día, no podemos encerrar al país tanto tiempo, pero sí queremos algo que se pueda medir, que sea de 19 a 4 horas, dijo la infectóloga Iris Cazali.

La otra medida, es que centros comerciales y mercados cumplan con la cantidad de personas permitida, que no haya aglomeraciones y más restricciones y menos movilidad y, para saber lo que está pasando, Cazali propuso que es necesario saber qué tasa de positividad hay y para eso es necesario tener pruebas. Una idea es que haya rastreadores, para que se puedan ver los focos y qué tanto está disminuyendo la positividad, indicó.

Lo siguiente es abordar la situación de hospitales. Quisiéramos que haya más gente contratada, pero mucha gente que lo está no tiene forma de mantenerse, porque son contratos cortos con bajo sueldo “están poniendo su vida ahí”. Necesitamos que el personal que esté trabajando acá y que está expuesta, tenga una mejor condición de trabajo, señaló.

Finalmente indicó que la guinda del pastel es la vacunación, que tiene que ser de manera masiva, abrirla sin tantas restricciones y que sea más amigable para todos, pero esto conlleva mayor información hacia la gente, dijo Cazali.

“La vacunación no nos disminuye la positividad, pero disminuye la mortalidad y la hospitalización, es un gana gana, invertimos en vacunar y disminuimos la inversión de hospitales y sobre todo la gente muere menos, esa es la meta”, concluyó la experta.

 

Autoría y edición

Periodista y comunicadora. Soy curiosa y me apasionan las redes sociales. Mis raíces son de la cultura Maya K'iche'.

COMPARTE