Diario Militar: los militares Oliva Blanco y Vásquez Echeverría enfrentaran a primera declaración

COMPARTE

Créditos: Fotograma: video Famdegua
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Prensa Comunitaria

Después de tres meses de que inicio el caso del Diario Militar, el juez Miguel Ángel Gálvez, del Juzgado B de Mayor Riesgo, resolvió este viernes, que el martes 14 de septiembre, a las 9 de la mañana, los  militares retirados Gustavo Adolfo Oliva Blanco y Víctor Augusto Vásquez Echeverría, acusados de pertenecer a una estructura que realizó detenciones ilegales y desaparición forzada de 183 opositores políticos entre 1983 y 1985, durante el gobierno de Óscar Mejía Víctores, brindaran su primera declaración.

La defensa de Oliva Blanco, de 80 años, y Víctor Augusto Vásquez Echeverría, de 79 años, retrasó las audiencias en varias ocasiones, argumentado problemas de salud, por lo que el juez Gálvez ordenó que se les practicaran exámenes de salud para determinar su estado.

90 días después y luego de varios exámenes realizados por el Centro Médico Militar, el Instituto de Ciencias Forenses de Guatemala (INACIF) y el Comité Pro-Ciegos y Sordomudos, se estableció que no existe motivo para impedir que la Fiscalía de Derechos Humanos, del Ministerio Público (MP) les informe sobre los delitos por los que fueron detenidos y de los que son acusados.

Durante la audiencia de este 10 de septiembre, el juzgado y las partes procesales escucharon los peritajes del doctor y psicólogo Jorge de la Peña Martínez y del médico Mario Nájera Ochoa.

En su dictamen médico, Nájera Ochoa dijo que cuándo se presentó a realizar la evaluación el acusado estaba hablando por teléfono y utilizaba audífonos estándar. Al practicarle el examen requerido por el Juez Gálvez, Oliva Blanco tenía los signos vitales estables y le diagnosticó una incapacidad parcial para escuchar, un padecimiento conocido como hipoacusia, por ello recomendó utilizar un aparato auditivo.

Además, dijo que el aparato proporcionado por el Comité Pro-Ciegos y Sordomudos no le funcionó a Oliva Blanco, y por esa razón no pudo utilizarlo en la audiencia del 8 de septiembre. El médico concluyó que el problema de audición del exmilitar puede ser resuelto con el uso de audífonos.

Entérese más aquí:

Diario Militar: suspenden audiencia de militar Gustavo Adolfo Oliva Blanco

Nájera señala que cuando estuvo con Oliva Blanco no tuvo necesidad de utilizar un aparato auditivo para comunicarse con él.

En el segundo dictamen, el doctor de la Peña estableció que Oliva Blanco se encuentra en capacidad de enfrentar proceso y participar en las audiencias. Está orientado en tiempo, espacio, ansioso, temeroso y tiene comprensión normal, dijo.

Después de los dictámenes médicos de Oliva Blanco, se escucharon los de Vásquez Echeverría, quien con el argumento de problemas auditivos, provocó que se extendiera su primera declaración.

En su caso, Nájera señala que cuando visitaron a Vásquez Echeverría, lo encontró viendo un partido de futbol en la televisión, con volumen normal. Sus signos vitales estaban estables, pero su piel está amarilla a causa de la cirrosis que padece.

En una parte del diagnóstico, Nájera Ochoa descartó la hipoacusia bilateral, que su defensa argumentaba padecer, porque en su opinión, sí escucha, y agregó que podría escuchar mejor con un aparato auxiliar o audífonos.

Según el doctor De la Peña, a pesar de los padecimientos de Vásquez Echeverría, de hígado por alcoholismo y la pulmonía por la que fue ingresado al Centro Médico Militar, “no existe impedimento real para que sea juzgado”.

El general Vásquez Echeverría, fue oficial de logística (S4) en 1974. De 1983 a 1985 fue comandante de la zona militar no. 302 de Chimaltenango; de 1985 a 1986, de la zona militar no. 6, de Izabal; de 1992 a 1994 fue comandante de la zona militar no. 20, de Quiché y durante el gobierno del general Fernando Romero Lucas García fue oficial de personal (S1).

El teniente coronel Oliva Blanco fue capitán de las Reservas Militares  en 1975. También fue jefe del Departamento de Investigaciones Técnicas (DIT) entre 1982 y 1984 y subdirector de la Policía Nacional en 1990. De 1980 a 1985, como capitán del ejército, desempeñó distintas funciones, principalmente en el Estado Mayor del Ejército y como oficial de inteligencia en las zonas militares 1, 14, 16  y 21.

Entérese más aquí:

Diario Militar: 11 militares y policías capturados por desaparición forzada y deberes contra la humanidad

 

 

Autoría y edición

COMPARTE