Créditos: Fotograma: video Autoridades Indígenas Ancestrales
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Luis Ovalle

Las Autoridades Ancestrales de Iximulew y otras organizaciones sociales manifestaron su rechazo a los actos festivos por los 200 años de Independencia y convocaron a que la población los acompañe, en los cuatro puntos cardinales del país, el martes 14 y el miércoles 15 de septiembre.

“¡No fue nuestra independencia!”, “¡Nada que celebrar!”, son las consignas que utilizarán las organizaciones convocantes, entre quienes se encuentra Acción Colectiva, Asociación Gente Positiva y la Asociación de Estudiantes Universitarios “Oliverio Castañeda de León”, las que realizarán esta jornada de protesta, con actos políticos y culturales, principalmente en la Plaza de la Constitución, también conocida como Plaza de las Niñas.

El Frente Convergente, HIJOS Guatemala, Central de Organizaciones Chorti’, el Colectivo Constituyente, el Comité Campesino del Altiplano, el diputado Aldo Dávila, son otras de las agrupaciones y personalidades convocantes, que rechazan “un bicentenario de la desigualdad, del racismo, del despojo y de la corrupción”.

“Rechazamos el despilfarro, descaro y corrupción con la cual Alejandro Giammattei pretende conmemorar los 200 años de Independencia, la cual fue solo el paso de poder político de los españoles peninsulares a los hijos de españoles locales”, señalaron.

Desde entonces se fundó un Estado corrupto y represor, basado en el racismo, despojo de tierras y bienes naturales de los pueblos originarios, la explotación de mestizos pobres, abuso de mujeres, que luego impulsó el genocidio más grande de América Latina, indicaron.

Asimismo, subrayaron que desde la Firma de la Paz se impuso el neoliberalismo, la privatización y un nuevo ciclo de desposesión de tierras de pueblos indígenas, con los megaproyectos.

Ahora el Pacto de Corruptos ha cooptado el Estado y Giammttei lidera el gobierno de la corrupción, el latrocinio de los bienes públicos, que provoca hambre, pobreza, desempleo, desnutrición crónica de la mitad de la niñez, migración e inseguridad para la población guatemalteca.

“Han vendido la soberanía al mejor postor, entre intereses imperiales del Norte y las empresas mineras y otras transnacionales. Para garantizar esto impulsa el militarismo, la represión y las violaciones a los derechos humanos”.

No podemos celebrar nada en estas condiciones; no se debe tolerar que por una alfombra de corrupción se pretenda vender los recursos del país. Seguimos exigiendo la renuncia de Alejandro Giammattei y de la Fiscal General Consuelo Porras, por el respaldo que han dado a la corrupción y a la impunidad en el país, dijo Leocadio Juracán, miembro de la conducción política del Comité Campesino del Altiplano.

Por su parte, el diputado Aldo Dávila, insistió en que no hay nada que celebrar, cuando la gente sigue muriendo por COVID-19, entre ellos niños y niñas, sin que haya medicamentos pediátricos para administrarles.

El legislador, agregó que a pesar de que las celebraciones por el bicentenario se suspendieron, una gran cantidad de gastos ya se habían ejecutado, como la construcción de más de 20 parques, que son recursos que en este momento se debieron destinar a la compra de más recursos de salud y dignificar la labor de médicos, enfermeras, personal de limpieza y de cocina, en los hospitales.

Alida Vicente, autoridad Poqomam’, de Palín, Escuintla, subrayó algo que debe saber la población, es que hace 200 años a un pequeño grupo se les ocurrió que debían independizarse y nos vendieron la idea de que son los “próceres de la independencia”. Deben saber que esta parte de la historia es una gran mentira, porque la independencia no ha llegado a nuestros pueblos”.

Ellos declararon una independencia para ellos, para no trasladar los tributos a la Corona española, pero ellos se quedaron con los tributos y con los dos objetivos claves de esa falsa independencia, el despojo de la riqueza de los pueblos y las comunidades y la continuación de la esclavitud de nuestros pueblos, dijo la lideresa.

Hace 200 años nuestros abuelos y abuelas no andaban promoviendo una independencia, buscaban liberarse de esa esclavitud de la colonia. Actualmente, esa esclavitud, y esa dominación y esa exclusión continúan.  Por eso es que decimos que nada tenemos que celebrar, concluyó.

Divergente, la Federación Guatemalteca de Escuelas Radiofónicas, Movimiento Landivariano, Organización Amistad LGBTI, Otra Guatemala Ya, Sector Interreligioso Centinelas, también participan en las actividades de rechazo al bicentenario.

Autoría y edición

COMPARTE