Personal de salud exige nivelación de sueldos, han atendido sin descanso durante la pandemia

COMPARTE

Créditos: Redes Sociales.
Tiempo de lectura: 2 minutos

Por Prensa Comunitaria

Los profesionales de la salud que se dedican a la enfermería no gozan de sueldos nivelados y exigen a las autoridades del Ministerio de Salud que el procedimiento que iniciaron hace algunos años para nivelarlos sea retomado de manera urgente, sobre todo por el trabajo que han realizado para contener la pandemia de coronavirus, sin vacaciones y en algunos casos sin certeza laboral o seguros adicionales.

Ayer un grupo de salubristas protestó frente a un juzgado laboral que se encuentra en la zona 10 de la capital, porque años atrás solo se logró nivelar los sueldos para un grupo pequeño de Enfermeros, Enfermeras Profesionales y Licenciados en Enfermería. “El resto se quedó sin ella y ahora exigen que se reinicie de nuevo ese proceso”, comentó uno de los enfermeros que prefirió omitir su nombre.

Para un Técnico de Enfermería o Enfermero Profesional, los aspirantes deben cursar 3 años de estudio, para una licenciatura en Enfermería se estudia hasta 6 años para obtener el título.

“Y no solo en salud pública se está haciendo esta solicitud, de parte del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social también se lleva ese proceso para la nivelación de los sueldos”, indicó el enfermero.

Durante la pandemia de COVID-19 se autorizaron sueldos temporales: para auxiliar de hospital son de 6 mil quetzales; auxiliar de enfermería, 8 mil; enfermero profesional de 12 mil y licenciado en enfermería 15 mil.

En condiciones normales, en el hospital nacional o en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) un auxiliar de hospital gana unos 3 mil 200 quetzales, el auxiliar de enfermería 3 mil 500 y un enfermero profesional o licenciado de enfermería unos 4 mil 500.

En muchas ocasiones, las y los enfermeros deben sortear su tiempo entre diversos patronos para poder ajustar un sueldo acorde a sus necesidades.

Personal de salud agotado

La situación del personal de salud es alarmante. Muchas personas se encuentran agotadas y con una serie de afecciones físicas o psicológicas por el trabajo constante durante la pandemia.

“Se ha trabajado más de un año al mismo ritmo, creo que física y emocionalmente el personal de salud está cansado”, indicó el enfermero.

Sobre los insumos de protección el enfermero comenta que el personal ha estado abastecido y han tenido problemas en el servicio de intensivo. “Ha habido escases  de medicamentos sedantes, esenciales para pacientes ventilados, hubo ocasiones donde se les tuvo que solicitar a los familiares que compraran”, indicó.

A su criterio, ni la población ni las autoridades gubernamentales dimensionaron la ola de contagios de COVID-19 que se aproximaba. “Creo que no se tenía en mente que está última ola sería de esta magnitud, lo cual hizo evidenciar la importancia de habilitar más camas, que hasta hace dos días se hizo en algunos lugares y la importancia de contratar más personal”.

Según el enfermero, la mayoría de casos que han estado ingresando a los hospitales de la ciudad capital son del departamento de Guatemala, Sacatepéquez, Santa Rosa y Chimaltenango.

Del departamento de Guatemala, los municipios que más casos han reportado son Mixco, Villa Nueva, San Miguel Petapa, San José Pinula, San Pedro y San Juan Sacatepéquez.

Autoría y edición

COMPARTE