Luis Grijalva, el soñador que triunfó a pesar de Guatemala y Estados Unidos

COMPARTE

Créditos: Foto: COG
Tiempo de lectura: 5 minutos

Por Regina Pérez

El atleta de origen guatemalteco quedó doceavo en la final de los 5000 metros de los Juegos Olímpicos de Tokio; rompió este viernes el récord nacional con un tiempo de 13:10.09.

El fondista Luis Grijalva, como ya lo había hecho el jugador de bádminton Kevin Cordón, puso a soñar a Guatemala con el podio olímpico en los juegos de Tokio 2020. Pero la de Grijalva, el único latinoamericano que se clasificó a la final de 5000 metros, es una historia que habla más de otro sueño, el de quienes han migrado, expulsados de Guatemala por las pobreza o la violencia, para buscar mejores destinos en Estados Unidos.

Grijalva, según varios reportes en medios, es “dreamer” guatemalteco que migró hacia la nación del norte cuando solo contaba un año de edad. En Estados Unidos se ha llamado dreamers a jóvenes latinoamericanos que, como Luis, llegaron muy jóvenes a suelo estadounidense y se quedaron ahí sin tener un estatus migratorio regularizado.

No tener papeles en Estados Unidos puede implicar muchas limitaciones para jóvenes que, salidos de bachillerato, buscan pagarse una educación superior: sin estatus migratorio legal es muy difícil, por ejemplo, acceder a becas en un sistema que es bastante caro. Pero Luis Grijalva lo hizo: obtuvo una beca para estudiar en la Universidad del Norte de Arizona y ahí ganó varios campeonatos con su equipo universitario.

A partir de ahí, llegar a los Juegos Olímpicos, fue toda una odisea para Grijalva debido a su situación migratoria.

 

Foto: COG

En su cuenta, el atleta explicó parte de su historia, cuyos orígenes son muy parecidos a los de miles de jóvenes guatemaltecos migrantes: “Toda mi vida todo lo que he conocido es los Estados Unidos. Aunque mis raíces comenzaron en Guatemala, en cierta manera me siento tan estadounidense como cualquiera que ha nacido aquí. DACA se roba mi sueño de dejar mi país y poder regresar. He sido seleccionado para representar a Guatemala en los Juegos Olímpicos en Tokio. Sería un honor y un privilegio representar a mi país de origen y ser la voz y representar a 600 mil “soñadores” como yo”.

De acuerdo con Pedro Pablo Solares, consultor en migración, el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), del cual Grijalva es beneficiario, no les da la nacionalidad estadounidense a los jóvenes que lo obtienen, ni una residencia legal. Representar a Estados Unidos no era una opción.

“DACA ni siquiera provee residencia legal, lo que da únicamente es una espera o un alivio para poder evitar la deportación y un permiso para poder trabajar y estudiar, pero no da los plenos beneficios de una persona que es residente en el país”, señaló Solares.

Además, DACA es un programa temporal que no garantiza condiciones de regularización migratoria a largo plazo. “Es decir que esos muchachos viven en realidades de corto plazo esperando su prórroga” señaló el consultor, quien recordó que durante el gobierno de Donald Trump el programa DACA estuvo en riesgo.

Según publicó al medio LetsRun.Com, los padres de Grijalva decidieron irse de Guatemala porque no podían generar suficientes ingresos para vivir, para darles de comer a él y a sus dos hermanos. “Era una mejor oportunidad para nosotros venir a los Estados Unidos para que mi padre consiguiera un trabajo y poder mantener a su familia”, dijo.

El camino de Grijalva para llegar a los Juegos Olímpicos

Los medios estadounidenses The New York Times y el Washington Post destacaron que, en junio de 2021, Grijalva logró una marca personal y un récord nacional durante el Campeonato de Atletismo al Aire Libre de la NCAA en los 5000 metros planos al conseguir un tiempo de 13 minutos 13:14 segundos, lo que le permitió ser seleccionado para representar a Guatemala en los Juegos Olímpicos.

En Arizona, una beca completa le permitió correr para los Lumberjacks de la Universidad del Norte de Arizona, donde ganó tres campeonatos de la NCAA (la asociación atlética universitaria de Estados Unidos) en cuatro años, según The New York Times. El 16 de julio, Grijalva anunció en su cuenta de Instagram que estaba emocionado de vivir el sueño y empezar su carrera profesional como jugador con la marca de calzado deportivo Hoka.

Por las restricciones que impone DACA, y a pesar de todos sus logros deportivos, Grijalva no podía salir de Estados Unidos: corría el riesgo de que no le permitieran reingresar al país.

Para solicitar la exención a esa regla, contrató a la abogada Jessica Smith Bobadilla. Fue hasta el 26 de julio que su petición fue autorizada; el 30 de julio Grijalva volaba hacia Japón. El martes 3 de agosto, Grijalva compitió en la prueba de los 5000 metros planos, con un tiempo de 13:34.11, y se clasificó a la final.

Su proeza fue celebrada por muchos en Guatemala, pero su historia también fue entendida como una muestra extraordinaria del esfuerzo de miles de migrantes que se ven obligados a dejar sus países de origen.

La científica guatemalteca Bárbara Escobar señaló en su cuenta de Twitter: “Luis Grijalva no le debe nada a Guatemala. En todo caso es el representante de las y los migrantes de este país que no le da oportunidades de vida digna a su gente. Espero que le siga yendo muy bien, tal vez así sacamos algunas lecciones de esto”.

Solares opinó que el caso de Grijalva no es un éxito deportivo de un país, ya que las autoridades deportivas guatemaltecas no tuvieron nada que ver en la formación de este joven. Su caso, mencionó el consultor, reitera que las personas buscan salir de Guatemala en busca de oportunidades.

En su cuenta de Twitter, Solares indicó: “Lo único que le dio este país fue un lugar donde nacer y un motivo para irse. Luis puso su nombre en alto. No el nuestro”.

Talento sin oportunidades

Guatemala, junto a Honduras y El Salvador son los países que más expulsan a jóvenes hacia Estados Unidos, según las cifras del Franciscans International, una organización con sede en Ginebra. Solo en 2018, según estos datos, más de 300 mil personas, en su mayoría jóvenes, abondanaron estos país con rumbo hacia el norte.

De acuerdo con estos datos, poco más de 800 personas dejan el Triángulo Norte de Centroamérica cada día; 34 cada hora.

Juan José Hurtado, de la Asociación Pop No’j, que trabaja el tema migratorio, sobre todo con comunidades indígenas del país, está de acuerdo con que Guatemala ofrece pocas oportunidades a su población y en que para poder destacar muchos tienen que buscar esas opciones en el extranjero.

Señalo que en Guatemala hay mucho talento, creatividad y capacidad. Hay casos extraordinarios que destacan, pero porque la gente ha hecho todo lo posible para salir adelante.

Hurtado cree que estas generaciones deportivas también han sufrido la corrupción. “Ahí vemos que hay un problema de fondo que es la corrupción que existe en el país”, dijo.

Grijalva compitió este viernes, a las 6 de la mañana, hora local de Guatemala. Quizá, el fondista no estaría ahí si su familia no hubiera migrado.

Foto: COG

Grijalva dijo a The New York Times: “Las oportunidades que tuve al venir a Estados Unidos me aportaron mucho más de lo que podía pedir”. Agregó que obtener un título universitario y ser remunerado por correr son “cosas que probablemente jamás habría logrado si me hubiera quedado en Guatemala”.

Autoría y edición

Periodista y comunicadora. Soy curiosa y me apasionan las redes sociales. Mis raíces son de la cultura Maya K'iche'.

COMPARTE