Huehuetenango: fallece dirigente comunitario en búsqueda de alimentos para sus hijos

COMPARTE

Créditos: Redes Sociales.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Por Francisco Simón Francisco

El pasado domingo 22 de agosto murió por causas desconocidas el comunitario de 48 años, Víctor Pérez, en una colonia de Chiapas, en búsqueda de alimentos y oportunidades de salud para cuatro hijos y una hija recién nacida. Murió entre la exclusión, el abandono del Estado y la criminalización de una empresa hidroeléctrica instalada en Yichk´isis. Fue detenido en 2014 por acusaciones de las que fue absuelto en 2016.

Pérez era originario de San Mateo Ixtatán, en la comunidad de Bella Linda ubicada en la frontera de Guatemala con México. Su aldea es la última comunidad fronteriza del municipio que mantiene una relación cotidiana con las colonias mexicanas.

La muerte de Víctor Pérez ocurrió a las 9 horas cuando se dirigía a la colonia, San Pedro Ayampuc de lado de Chiapas, México, para realizar compras de consumo diario, entre medicamentos, alimentos y ropas para sus hijos e hija. La colonia se ubica a escasos minutos de Bella Linda.

“Hace días se alivió su mujer de su única hija, él decidió realizar compras en San Pedro para el domingo, porque allá es más barato el producto por el tipo de cambio del peso mexicano, además está cerca de la comunidad”, indicó un integrante de la autoridad Regional de Yichk´isis. “El señor Pérez se ha limitado en su espacio de movilidad porque tiene presente en su cotidianidad la persecución y criminalización que sufrió por operadores de la empresa Energía y Renovación, S.A. cuando fue detenido injustamente. Él teme por su vida y su único lugar para movilizarse es por el lado de Chiapas, porque si va a Nentón o Barillas es vigilado por personas desconocidas”, agregó.

Según un comunitario de Bella Linda, nadie entendió las causas de su muerte, “él salió de su casa, su esposa manifestó que se encontraba sano y estaba feliz, porque quería celebrar los tres días de nacimiento de su hija. Sin embargo, el aviso inesperado llegó del lado mexicano. Los vecinos alertaron que habían encontrado su cuerpo sin vida a la orilla del camino que conduce a San Pedro”.

Este lunes fue sepultado entre una multitud de personas de la región y acompañado con músicas, gritos, lágrimas y aplausos. Su familia, los vecinos y las amistades siguen cuestionando las razones de su muerte. Algunos comunitarios indicaron que murió de un paro cardiaco, otros lo asocian con la COVID-19 y las autoridades consideran que su deceso pudo haber ocurrido por alguna persona desconocida.

Para las comunidades fronterizas como Bella Linda, el comercio interfronterizo es activo y gracias a la diferencia del tipo de cambio, para los guatemaltecos resulta ventajoso comprar a precios inferiores a los establecidos en el mercado nacional y esta dinámica tiene doble beneficio, ya que muchas de las poblaciones y ciudades fronterizas han aumentado sus ventas y mejorado sus ingresos en plena pandemia.

Sin embargo, los efectos de la corrupción y el mal manejo de la pandemia por un gobierno autoritario, han provocado en el sistema de salud una atención social en condición precaria. Por ende, en los últimos días decenas de personas mueren en situación de calle en búsqueda de atención médica o por otras necesidades básicas. Esta realidad no solo ocurre en espacios urbanos, también en comunidades rurales donde habitan en su mayoría las poblaciones indígenas.

¿Quién era Víctor Pérez, el dirigente comunitario?

Víctor Pérez murió a los 48 años, padre de cinco menores edad. Era originario de la aldea Bella Linda, una comunidad fronteriza que limita con el territorio mexicano. Se dedicaba a la agricultura, principalmente al cultivo de cardamomo, frijol y milpa.

En 2013 ocupó el cargo de alcalde auxiliar en su comunidad. Ese año acompañó el proceso de lucha social de la aldea Bella Linda en la Resistencia Pacífica de Yichk´isis, una microrregión opositora a la construcción de tres hidroeléctricas a cargo de la empresa Energía y Renovación, S.A.

Fue detenido el 23 de junio de 2014 luego de que las autoridades de la microrregión y alcaldes auxiliares entregaran un memorial al jefe del ejército del destacamento militar que opera dentro de la propiedad privada de la empresa en Yichk´isis. El memorial se entregó para solicitar el respeto a los derechos humanos de la población, por las constantes agresiones de la empresa y sus trabajadores, y un grupo de paramilitares que opera en el territorio.

Lo trasladaron hacia Huehuetenango bajo un fuerte control de seguridad. Según relataron las autoridades, fue llevado con un perfil criminal. Víctor López fue acusado ante el Ministerio Público (MP) por el delito de atentado contra la empresa Energía y Renovación, S.A., fue denunciado por oponerse a la construcción de las hidroeléctricas Yalwitz, Pojom I y Pojom II.

Estuvo en prisión por seis meses y salió con medidas sustitutivas. Posteriormente, fue enviado a juicio de debate oral y público. El 9 de febrero de 2016 quedó absuelto del delito que le imputaron por falta de mérito, según razonó un juzgado del Complejo de Justicia en Huehuetenango. El MP no pudo comprobar que el exalcalde comunitario de Bella Linda haya incurrido en el delito de atentado.

ñ

Fue el primer dirigente comunitario de la microrregión de Yichk´isis acusado por defender los ríos y el territorio Chuj ante la imposición de megaproyectos en el municipio.

La cotidianidad de las comunidades fronterizas en Huehuetenango

En el norte de Huehuetenango se encuentra una de las zonas fronterizas más intensas, dinámicas, diversas y ricas en recursos hídricos; integrada por comunidades, aldeas y municipios en ambos lados de la frontera, que a lo largo de la historia han establecido importantes y recíprocas dinámicas de colaboración, circulación y resistencias en un territorio aislado, marginado y con poco o nula presencia estatal.

Frente a la ausencia del gobierno en las áreas rurales y fronterizas, las comunidades han reforzado el vínculo transfronterizo y ha naturalizado las formas de colaboración y relación, comercial, laboral, agrícola, política y social en una frontera particular, que hasta tiempos coloniales formaba parte de una de las zonas comerciales más activas, gracias al camino real de los Altos, construido en el siglo XVII, en el istmo de Tehuantepec, para conectar el estado mexicano de Chiapas con Guatemala.

Esta franja fronteriza también comparte un territorio rico en bienes naturales. Desde 2010 hasta la actualidad, estos bienes han sido ambicionados por el capital transnacional y sin consultas previas ni informaciones precisas convirtieron a las comunidades en focos de conflictividad social, debido a la natural reacción de defensa del territorio. El Estado no solo había estado ausente, sino que ahora llega en forma de violencia, represión y en una posición favorable para las industrias extractivistas, tratando de instalarse en comunidades que no cuentan con electricidad, pero sí con ríos que son desviados para la construcción de hidroeléctricas.

Autoría y edición

Periodista, forma parte del equipo de investigación Entre Ríos e investigador universitario en la Universidad de San Carlos De Guatemala USAC

COMPARTE