Golpeadores sirven a funcionarios de Tu Muni o Gobernación

COMPARTE

Créditos: Miguel Ángel Sandoval
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Miguel Ángel Sandoval

Los golpeadores de la terminal –armados de garrotes y machetes- destaparon el último jueves, una de las últimas cloacas de la corrupción. De un día para otro, vimos a golpeadores de la mano de diputados, de funcionarios de tu muni y de los sótanos de gobernación. Y por si eso fuera poco, supimos del nivel de corrupción e impunidad que existe en la Terminal. Algo se sabía, pero ahora lo vimos en directo y a todo color. Con los patrones de la impunidad de ese mercado en entrevistas por radio, diciendo lo que ahora sabemos.

Estos golpeadores organizados, llegaron incluso a proferir amenazas que ameritarían una persecución de índole penal, pues se escuchó de advertencias de violencia física en contra de los manifestantes, o al líder de los 48 cantones, llegando incluso a decir, -hay audios y fotos-, que si llegaba a la Terminal podía terminar quemado, en clara alusión a formas de linchamiento. Es obvio que este tipo de despropósitos solo lo pueden hacer porque tienen respaldo desde el poder, sea tu muni, gobernación o lo último que apareció, desde el congreso.

Son de antología las declaraciones de una de las “lideresas” de la Terminal al decir que los grupos de golpeadores podían salirse de control, lo mismo que en su momento dijo el genocida ríos Montt al justificar o explicar el tristemente célebre jueves negro, cuando las turbas violentas hicieron desmanes por toda la ciudad.

Junto con la condena a los golpeadores de la Terminal, supimos incluso de venta de aceras peatonales para instalar puestos comerciales vendidos por la junta directiva en Miles de quetzales, a ciencia y paciencia de tu muni. Por ello el caos. urbanístico en ese submundo, en donde una mayoría de gente trabajadora, tiene que aceptar los chantajes y abusos de todo tipo, de una autonombrada junta directiva que se hace acompañar de sicarios y esto es lo que dicen a gritos muchos locatarios de la terminal. Mientras gobernación, bien gracias.

Supimos además de grupos de garroteros que cobran talacha en los puestos y quién no paga se atiene a las consecuencias.  Se supo también de ejecuciones extrajudiciales por los Ángeles Justicieros, sicarios que operan al amparo de la junta directiva. Si ello fuera poco, recordamos que todo este entramado era investigado por la Cicig y es una de las causas de su expulsión, pues entre los investigados estaba tu muni y varios funcionarios que aún están en fuga.

No es café pequeño. Es un tamalón de varios millones de extorsiones mensuales, todo con la complicidad de al menos dos instancias: tu muni y gobernación. Todo con sicarios organizados, armados ilegalmente, que funcionan como ahora lo vimos, y no solo en este mercado. Ya en este espacio denuncie a la muni de Antigua con mantas amenazando con violencia extrajudicial.

Resumiendo. La crisis actual, sistémica como es, y con estos nuevos casos nos dice que es necesario refundar el país. Adicionalmente no podemos como sociedad aceptar el vandalismo organizado desde el poder como forma de solución de los problemas sociales. Y tampoco podemos, pensar que los grupos de sicarios sean una salida a los temas de seguridad ciudadana. Es cierto que en el país las leyes no funcionan, que la impunidad es la norma, pero no podemos dar un paso más en dirección de una especie de ley de la selva, del sálvense quien pueda.

Pero esta crisis también nos dice que no hay pedazos buenos en las instituciones del país del tipo que estas sean. Así el ejecutivo se hunde cada día más producto de los escándalos que uno a uno sacuden todos los ministerios y secretarías. Otro tanto ocurre en el legislativo y en el organismo judicial. Es preocupante lo de la USAC con dos rectores en la prisión o el TSE con títulos falsos a la imagen del MP acusado del mismo fraude, son las iglesias atravesadas de múltiples contradicciones, o el deporte sumido en la corrupción salvaje; es ahora la Terminal con sus grupos de sicarios golpeadores, armados con garrotes y con impunidad, que a punto estuvieron esta semana de volver a pintarnos de negro uno de los días de protestas pacíficas. Una vez más, ¡Ya basta!

Autoría y edición

Escritor, activista social, catedrático, consultor y politólogo guatemalteco.

COMPARTE