A la crisis en los hospitales se suma el incremento de casos de COVID-19

COMPARTE

Créditos: Redes Sociales
Tiempo de lectura: 6 minutos

 

 

Por Prensa Comunitaria

Con una ocupación del 110 % en áreas de atención a COVID-19 y del 100 % en la Unidad de Cuidados Intensivos UCI, el hospital temporal del Parque de la Industria ha superado su capacidad. El miércoles 11 de agosto la publicación en las redes sociales y medios de comunicación de pacientes COVID-19 durmiendo en el suelo de concreto y otros en sillas plásticas, conectados al oxígeno, despertó la indignación de la gente.

Como respuesta, en una conferencia de prensa, durante la mañana de este 13 de agosto, las autoridades de salud  insistieron en que esas imágenes solo se refieren a un momento álgido de ocupación y que ese lugar no es un área de encamamiento como tal, solo de observación y evaluación, que se saturó. También se recalcó que aún hacen falta 75 personas para completar el personal necesario para atender la situación actual.

“Agradecemos las donaciones, pero no son colchonetas lo que estamos necesitando (…) el caso que se vio en la fotografía (de una persona recostada en sillas plásticas) es el de alguien que se cansó y se acostó” expresó Amelia Flores, ministra de Salud.

Durante julio, 634 personas fueron contratadas de nuevo y en agosto otras 100 personas adicionales en puestos asistenciales. Se indicó que durante las próximas semanas se espera el reclutamiento de las 75 faltantes. Ninguna de esas personas ha gozado de tiempo de vacaciones, según la directora, Dania Hernández.

La recontratación de personal no fue un proceso fácil. Remigio*, un enfermero que forma parte del personal de enfermería de ese centro, contó a Prensa Comunitaria que a inicios de julio, llegó al punto de encontrarse agotado emocionalmente y triste por el incremento de casos que generan sobresaturación de pacientes en ese hospital. A esto se sumó la falta de certeza laboral. Ese mismo mes, la lucha de personal incluyó firmar un contrato de renovación por servicios.

Para enfermeros como él, la carga emocional de la incertidumbre de tener o no trabajo, afecta la salud mental del personal que atiende la emergencia durante la pandemia. “Esto nos afecta porque ellos nos están poniendo obstáculos para ser contratados. Nuestras familias dependen de nosotros y estar en esta incertidumbre nos estresa más que el miedo de infectarnos de COVID-19”, afirmaba en ese entonces el enfermero.

El 11 de agosto las autoridades del Hospital Roosevelt, uno de los más importantes del país, anunció estar en crisis, sin recursos para continuar atendiendo y frente a la posibilidad de suspender por 48 horas la atención de la emergencia del hospital, lo mismo ocurre en el Hospital Nacional San Juan de Dios. Hospitales Roosevelt y San Juan a su máxima capacidad por falta de recursos para atender COVID-19

Esta crisis hospitalaria se da cuando hay 407 mil 564 casos positivos acumulados desde marzo de 2020, un total de 11 mil 6 fallecimientos y 4 mil 216 casos confirmados positivos en las últimas 24 horas, según el tablero oficial de información. El nivel de alerta al día 7 de agosto, confirma 263 municipios en alerta roja, 51 en naranja y 26 en amarillo.

 

Lea más aquí:

Enfermero: la incertidumbre laboral nos estresa más que el miedo de infectarnos de COVID-19

Las fotografías que indignaron

La directora del hospital, Dra. Dania Hernández dijo frente a la prensa, en el patio principal del Palacio Nacional de la Cultura, que la noche del miércoles, cuando comenzaron a circular las fotografías de los pacientes en el suelo, “esa noche solo se trasladaron 3 pacientes a otros hospitales y el resto manifestó que quería esperar una cama en el Parque de la Industria”, en referencia a que se han realizado traslados a otros hospitales de la red para que puedan ser atendidos en una cama y con las condiciones adecuadas.

Una fuente interna en el Hospital Temporal del Parque de la Industria, que prefirió mantener el anonimato, confirmó que la noche del 11 de agosto  todos los pacientes fueron trasladados a otros hospitales luego de la publicación de las fotos. Acción con la que devolvieron la normalidad al hospital. “Lo cierto es que hoy ,mañana o cualquier otro día de la semana, esto va a reventar peor. Aunque abran 200 camas más. Es imposible atender a todas las personas que se van a enfermar gravemente”, afirmó.

Hernández dijo que se han habilitado dos horarios, uno por la mañana y otro por la tarde, para dar egresos de casos que pueden seguir su tratamiento ambulatorio y así lograr rotación de camas. “Esa noche muchos pacientes nos rogaron que no querían ser trasladados a otro hospital, indicando que querían esperar la habilitación de camas por la mañana”, reiteró la directora de ese hospital.

En esa área donde se vieron a los pacientes en el suelo, “es imposible colocar camas o colchones porque obstruyen el paso, esos pacientes están en proceso de ingreso y de evaluación. Vamos a cambiar las sillas plásticas por otras que son más cómodas”, dijo la directora.

En una entrevista para Emisoras Unidas, Amelia Flores, ministra del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) dijo que no se necesitaban colchones para los pacientes o camas comunes, que eran necesarias camas hospitalarias y que tenían abastecimiento. Varias fotos fueron tomadas en una de las bodegas del Hospital Parque de la Industria, los colchones donados fueron embodegados.

En términos generales, la capacidad instalada actual es de 300 camas en ese hospital, pero Hernández dijo: “no puedo habilitar camas ilimitadamente. La atención también representa cilindro de oxígeno, tomas de oxigeno, flujometros, manómetros, requiere el trabajo y esfuerzo de equipo multidisciplinario”, dijo Hernández. Sin especificar cuándo, indicó que próximamente se habilitará un área destinada para otros usos, con 17 camas.

La Procuraduría de los Derechos Humanos emitió un comunicado frente al colapso de la red hospitalaria en Guatemala. Jordán Rodas Andrade, procurador reiteró una serie de recomendaciones al Gobierno de Guatemala y al Ministerio de Salud para que reacciones y tome medidas adecuadas, emprender estrategias de mitigación y contención.

Denuncia pública de las condiciones precarias en las que se encontraban los pacientes covid-19 en el Hospital Temporal Parque de la Industria

Colchones embodegados

Personal de salud al límite del cansancio

*Sergio es enfermero de ese hospital y aunque siempre ha demostrado disponibilidad y atención a las preguntas de Prensa Comunitaria, para conocer la situación que se vive en ese centro, durante esta semana ha sido difícil localizarle.

“Hay un aumento de casos. La situación es complicada. Todas las camas disponibles están ocupadas”, contestó brevemente ayer. Por la noche del jueves se disculpó por su demora en las respuestas, pero indicó que fue muy complicado su turno.

“Se ha tenido que dejar a los pacientes en sillas mientras se les da tratamiento y se les coloca oxígeno, pero llega el momento en que el paciente se cansa de estar sentado y pasa lo que se ve en los vídeos”, informó.

Rápidamente escribió que esta situación está alcanzando niveles preocupantes. “Es por el aumento de casos de COVID-19 que ha habido”, alcanzó a responder antes de indicar que su turno fue hasta el amanecer del jueves. Luego de esa última interacción dejó de responder.

En situación de emergencia similar se encuentran los hospitales nacionales, San Juan de Dios que cerró la atención de emergencias por un brote de COVID-19 en su personal y el hospital Roosevelt que según la dirección de ese centro, está a punto de alcanzar el 100% de su capacidad para atender a los pacientes referidos por el virus.

Falta de insumos en los hospitales

Pese a que la directora del hospital Parque de la Industria agradeció las donaciones realizadas por la población guatemalteca, que se volcó a llevar colchones para que los pacientes no pasarán la noche en el suelo, indicó que la situación estaba solventada y se armaron nuevas camas para el mismo miércoles y hacerle frente a la situación.

“Las donaciones deben seguir un proceso ordenado para evitar reparos de la Contraloría General de Cuentas”, dijo.

La  periodista Andrea Domínguez, del noticiero Guatevisión, informó desde su cuenta en Twitter el 12 de agosto, que los médicos del hospital Parque de la Industria solicitaban donaciones de agua pura, cánulas binasales de 25 pies, cortinas de baño, fórmula para paciente diabético, guantes de latex grande, guantes medianos, incentivadores respiratorios, jeringas de 10 milímetros, kit de limpieza dental y personal, mascarillas, papel higiénico, entre otros insumos de una larga lista.

“Mira se necesitan cánulas nasales o kit de cuello para escafandras, nos hacen falta mascarillas con reservorio. Faltan Fentanilo, Propofol y Midazolam, medicamentos para tratar a pacientes COVID-19.” comentó una de las fuentes.

Panorama crítico

Según Francisco Coma, viceministro del MSPAS, quien ayer se pronunció por la situación, toda la red hospitalaria del país presenta una ocupación de encamamiento para pacientes graves con COVID-19 arriba del 95%.

Advirtió que en los próximos 15 días se podría incrementar hasta en 500 personas por cada 4 mil, buscando un hospital para recibir atención.

El 19 de julio, Coma fue criticado duramente por el diputado Aldo Dávila en el Congreso de la República, precisamente sobre la situación crítica de camas en los hospitales para atención covid-19, “directores de hospitales más que nefastos” expresó Dávila. El viceministro fue llamado mentiroso en repetidas ocasiones con un tono de voz exaltado por el diputado Dávila “Mentiroso, mentiroso, mentiroso”.

 

 

 

Autoría y edición

COMPARTE