Revocatoria no es igual que renuncia dice exmagistrada; propuesta busca llegar al Congreso

COMPARTE

Créditos: Sandra Cuffe
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Regina Pérez

La exmagistrada del Tribunal Supremo Electoral (TSE), María Eugenia Mijangos, declaró que la iniciativa de la reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP) que proponen varias organizaciones conformadas en Fuerza Ciudadana no se puede confundir con las demandas de renuncia que ciudadanos realizan al presidente Alejandro Giammattei, ya que se trata de un esfuerzo a largo plazo.

La propuesta fue presentada el pasado domingo por Fuerza Ciudadana, conformada por varias organizaciones, en un momento en que el gobierno de Giammattei está siendo cuestionado por la ciudadanía ante la deficiente gestión de la pandemia de la COVID-19 y el escándalo por el contrato realizado con Rusia para la adquisición de 16 millones de dosis de la vacuna Sputnik V, de las cuales solo han llegado al país menos de un millón.

Mijangos forma parte del equipo legal que analiza la iniciativa de reformas a la LEPP que se entregará al Congreso luego de que se recolecten cinco mil firmas ciudadanas, con el fin de incorporar la revocatoria de mandato en la ley electoral.

Mijangos señaló que reformar la LEPP no es lo mismo que reformar la Constitución, ya que en lo segundo se tiene que hacer una consulta popular que ratifique la reforma, lo que es mucho más problemático.

Sobre la propuesta indica que es viable, aunque reconoce que no hay consenso entre abogados, ya que afirman que tiene que ser a nivel de la Constitución. Sin embargo, la experta señaló que no han presentado alguna base legal clara.

Según dijo, optaron por esa vía porque la Ley Electoral en Guatemala es de rango constitucional y fue creada por la Asamblea Nacional Constituyente cuando se emitió la Constitución. Somos del criterio de que sí es posible en la Ley Electoral, dijo Mijangos.

Por otro lado, la exmagistrada aclaró que esto no se debe de confundir con la demanda de renuncia del Presidente que hace la ciudadanía. Esto es un esfuerzo a largo plazo y es un totalmente diferente, manifestó.

Carmen de León Escribano, de Fuerza Ciudadana, indicó que antes de que surgiera la crisis política en el país, se encontraron con la necesidad de trabajar la propuesta, “sobre todo con el negocio de las vacunas que tenía el gobierno y otros escándalos que salieron de recursos que han usado los diputados y los ministros, veíamos que era necesario tener un mecanismo que no era solo pedir la renuncia, porque al final queda solo en manos de la persona si quiere renunciar o no”.

Según dijo, esta idea se venía trabajando desde hace tiempo y se cruzó con la crisis a nivel político que enfrenta el gobierno de Giammattei. “Sí pensamos que el presidente no está cumpliendo sus funciones y que es una lástima no tener ese mecanismo ciudadano, para revocar su mandato a nivel de periodo, porque seguro lo podríamos revocar así como está la situación ahora”, subrayó.

La propuesta

De León Escribano explicó a Prensa Comunitaria de qué trata la iniciativa. “Es que los ciudadanos tengamos la posibilidad de poder evaluar a mitad de periodo a los funcionarios públicos electos y en ese sentido que haya un mecanismo dentro de la Ley Electoral que permita revisar a cada persona en su distrito, que los ciudadanos soliciten que se le cambie dependiendo de la actuación que tenga en los primeros dos años de ejercicio”.

Para la entrevistada, lo anterior permite la evaluación de un funcionario a dos años de su gobierno, para que no piense que se le entrega un cheque en blanco, “como ya están electos hacen lo que quieren, no gobiernan de acuerdo con las necesidades y por otro lado, el ciudadano podría estar vigilando la actuación del funcionario para pedir que se revoque su mandato a mitad del periodo de los 4 años”, precisó.

La propuesta no solo abarcaría al presidente, sino también al vicepresidente, diputados y alcaldes electos.

Mack: No resuelve el problema de fondo

El politólogo Luis Mack consideró que la propuesta no tiene posibilidad de avanzar en el Congreso, tomando en cuenta la correlación de fuerzas que existe en ese organismo, “no creo que quieran ponerse la soga al cuello”. Para Mack este tipo de reformas no solucionan el problema de fondo, que es la falta de representatividad en los partidos políticos, aunque sí promueve una salida de corto plazo.

Mack indicó que en América Latina, cuando se han tomado estas medidas promueven una mayor convulsión política.  

El politólogo señaló que el problema es de origen, ya que los partidos políticos son poco representativos. Tenemos pendiente una reforma de cómo volvemos más representativos y democráticos a los partidos políticos, indicó.

Por otro lado, dijo que la razón por la que los partidos políticos en Guatemala son débiles y desestructurados es porque dependen de financistas privados, lo que la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), llamó el “pecado original de la democracia”, que es la dependencia de los partidos al financiamiento electoral ilícito.

“Necesitaríamos una reforma para generar un capital semilla o financiamiento para que los partidos sean independientes de estos poderes, eso requiere de un financiamiento público” dijo.

Esta no es una solución de corto plazo ya que formar y democratizar un partido político legítimo y representativo, llevaría años.

Otra vía más rápida pero igual de complicada, según Mack, sería educar a la ciudadanía para que vote por las razones correctas, sin clientelismo, exigiendo propuestas serias a los candidatos a puestos de elección popular.

La meta es recolectar 5 mil firmas

De León Escribano añadió que las firmas que se presentarán al Congreso deben ser físicas con número de DPI y que serán recogidas por diversas organizaciones en los departamentos y en las plazas. La otra forma de adhesión es virtual.

Para proponer la reforma a la LEPP, se basan en el artículo 277 de la Constitución que indica, “Tienen iniciativa para proponer reformas a la Constitución, (…) el pueblo mediante petición dirigida al Congreso de la República, con la firma de por no menos cinco mil ciudadanos debidamente empadronados por el Registro de Ciudadanos”.

Fuerza Ciudadana está conformada por varias agrupaciones tanto de la ciudad capital como de los departamentos, entre estas la Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas (UVOC), el Colectivo Ciudadano de Quetzaltenango y otros colectivos, la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) Oliverio Castañeda de León, la Asociación Política de Mujeres Mayas (MOLOJ), la Plataforma de Mujeres Indígenas, el Sindicato de Trabajadoras Domésticas, Similares y A Cuenta Propia (Sitradomsa) y Poder Constituyente.

Autoría y edición

Periodista y comunicadora. Soy curiosa y me apasionan las redes sociales. Mis raíces son de la cultura Maya K'iche'.

COMPARTE