Créditos: Quimy De Leon
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Lourdes Álvarez

Desde que el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) habilitó el registro para la vacunación en sus diversas fases, han destacado expresiones de manifestación ciudadana desde los centros de vacunación, que se enfocaron en dos puntos: un llamado a la vacunación y la solicitud de renuncia del presidente Alejandro Giammattei, utilizando carteles con las etiquetas #RenunciaGiammattei #DóndeEstánLasVacunas y #DóndeEstáElDinero.

Foto: Brenda Mejía.

Para Laura Aguiar, Secretaria General de la Asociación de Estudiantes Universitarios Oliverio Castañeda de León (AEU), de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), el malestar ciudadano se ha incrementado porque han llegado vacunas al país “por puras donaciones”, una situación que se suma a los señalamientos de corrupción en el Estado.

Aguiar calificó de “importantes todas las acciones, en todos los espacios que se pueda, para no permitir que los discursos convencionales diluyan y hagan que se pierda el mensaje sobre la renuncia del presidente”.

Foto: Redes Sociales.

“Desde nuestras viviendas y desde todos los espacios se debe mantener la exigencia, señalarlo es parte del proceso, aunque parezcan acciones pequeñas ayudan”, dijo e indicó que actualmente desde las expresiones ciudadanas se debe construir un consenso  sobre el rumbo de esas acciones.

Por su parte, el sociólogo Luis Mack, señaló que la ciudadanía se encuentra frente a un nuevo gobierno de muchos, que no han dado respuesta contudente a la población. “En el actual, se ha detonado la protesta por el desastroso plan de vacunación, tanto por las propias vacunas como también por la falta de información al respecto”.

Foto: Nelton Rivera.

Agregó que por experiencia personal, su madre y padre han vivido un “calvario buscando la segunda dosis que les corresponde. El gobierno está haciendo padecer a la población”.

No obstante, “a pesar de que hay personas manifestando con carteles o llegando a las manifestaciones que se convocan, todavía no se percibe que haya una movilización como la del 2015”.

Mack recordó que pasaron cuatro años en las mismas condiciones de expresiones y solicitudes de renuncia al expresidente Jimmy Morales y durante el actual gobierno de Giammattei, “pero no se percibe que en el corto plazo esto pueda cambiar”.

Foto: Redes Sociales.

La percepción de la poca efectividad de las convocatorias recientes incide en que la gente no se meta, añadió Mack.

Pese a esos puntos, Mack destacó que “es positivo que las personas tomen conciencia y hagan presión, aunque el gobierno parezca insensible a la solicitud de renuncia”.

Foto: Redes Sociales.

Autoría y edición

Periodista y comunicadora para organizaciones sociales, de pueblos indígenas y de organismos internacionales; estudios concluidos en sociología, asistente de investigación social para peritajes judiciales con enfoque histórico y antropológico.

COMPARTE