Créditos: Francisco Simón Francisco
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Francisco Simón Francisco

La población guatemalteca se cansó de la corrupción y la cooptación del sistema de justicia por parte de actores a quienes asocian con la corrupción. Las personas perdieron el miedo a la pandemia de la COVID-19, rompieron con el silencio y salieron a las calles este jueves 29 de julio en el denominado Paro Plurinacional, convocado desde los diversos territorios del país por las autoridades ancestrales.

A este llamado también se sumaron varias organizaciones sociales, sectores religiosos, pequeños empresarios y estudiantes de la universidad pública y privadas.

Dos demandas centrales motivaron a la ciudadanía a sumarse para este paro. Exigieron la renuncia del presidente Alejandro Giammattei y de la fiscal general del Ministerio Público (MP), María Consuelo Porras por abusar del poder con decisiones arbitrarias contra el Estado de Derecho, que solo beneficia con favores políticos a los grupos paralelos vinculados a militares y sectores empresariales que pretender cooptar las instituciones del Estado.

Pese a la lluvia persistente durante la jornada de protestas y los riesgos de contagio que implica la pandemia, estudiantes universitarios, dirigentes de movimientos sociales, sectores de mujeres, campesinos y autoridades ancestrales, coincidieron en un mismo espacio, se hicieron presentes en la Plaza de la Constitución. Alzaron la voz con pancartas, gritos y al ritmo de tambores y marimbas exigieron la renuncia del presidente Giammattei por formar parte del denominado Pacto de Corruptos, y de Consuelo Porras, al destituir de forma ilegal y arbitraria a Juan Francisco Sandoval de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), el pasado viernes 23 de julio bajo argumento de vejámenes de los cuales supuestamente ha sido víctima y por la falta de confianza en la relación con Sandoval.

Sin embargo, para el exfiscal de la FECI, su destitución fue ilegal y arbitraria al no cumplir con el proceso administrativo de sanción disciplinaria que regula la Ley Orgánica del MP para su remoción y confirmó que fue separado del cargo a petición del presidente, Alejandro Giammattei.

La destitución de Sandoval fue el detonante para que la ciudadanía se organizará a nivel nacional en un paro plurinacional y rechazara todo acto de corrupción en las instituciones del Estado. Entre gritos y pancartas expresó sus malestares contra el gobierno actual:

📣 “Hoy estamos aquí porque nos robaron hasta el miedo”.

📣 “El sistema no puede combatir la corrupción, porque la corrupción es el sistema”.

📣 “Luchamos por un mejor país, por un poco de salud, educación y esperanza. La corrupción”

📣 “No más corrupción, Basta Ya, necesitamos salud y educación”.

Pero ¿qué hay detrás de la destitución de Francisco Sandoval de la FECI?

Tras ser separado del cargo, Sandoval brindó una conferencia de prensa en las instalaciones de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), en la que reveló cómo Consuelo Porras ha cooptado el sistema de investigación en el MP, al servicio del Pacto de Corruptos, integrado por diputados oficialistas, el presidente Alejandro Giammattei y algunos empresarios vinculados con actos de corrupción.

Sandoval declaró que a la fiscal general le incomodó que investigara a varios actores incluyendo, al mismo presidente, Alejandro Giammattei, vinculados con actos de corrupción, financiamiento ilícito y la cooptación de la elección de las cortes.

De las múltiples investigaciones realizadas por la FECI en la gestión de Consuelo Porras, tres de ellas podrían haber sido los motivos de su destitución. La primera se trata del hallazgo de los 122 millones de quetzales vinculados al ex ministro, José Luis Benito, una investigación que se trabajó bajo silencio porqué había sospecha de que el secretario general del MP trasladaba información a los involucrados. Sandoval reveló que el dinero incautado podría explicar una posible relación con el partido Vamos del gobierno actual.

El segundo caso se trata de una investigación de tres que vinculan la participación del presidente Giammattei en actos de corrupción. La FECI dirigida por Sandoval investigó el traslado de dinero en efectivo de un hotel de la zona 10 capitalina, por personas de nacionalidad rusa a la casa del presidente. Esto ocurrió entre abril y mayo del presente año. Sin embargo, por realizar esta investigación sin previa autorización de la fiscal general, fueron sancionados de manera administrativa.

El tercero, conocido como “Comisiones Paralelas 2020”, es un caso que relevó cómo integrantes de la Comisión de Postulación intentaron manosear la elección de las Cortes de Justicia y de Apelaciones con el intermediario de Gustavo Alejos, Mynor Moto, Néster Vásquez (actual magistrado de la CC), entre otros. Juan Francisco Sandoval dio a conocer que la fiscal Consuelo Porras lo presionó para girar una orden aprehensión en contra de Estuardo Gálvez, ex rector de la USAC en el día de la elección de magistrados a la CC por el Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala (CANG), para beneficiar la candidatura de Néster Vásquez, vinculado con el caso Comisiones Paralelas.

Autoría y edición

Periodista, forma parte del equipo de investigación Entre Ríos e investigador universitario en la Universidad de San Carlos De Guatemala USAC

COMPARTE