Ixcán inicia plan de vacunación para mayores de 18 años por la poca demanda; desinformación persiste

COMPARTE

Créditos: Vacunación en la comunidad Santa María Tzejá, donde según el Área de Salud se vacunó a 175 personas en dos días. Foto Área de Salud de Ixcán
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Regina Pérez

Mientras a nivel nacional, miles de personas mayores de 50 años aún esperan su turno para ser vacunadas y cientos viajan a Estados Unidos o a Tapachula en busca de su inmunización, en el municipio de Ixcán, Quiché, uno de los más remotos del país, el Área de Salud inició la vacunación a personas mayores de 18 años en las comunidades.

Raquel Villatoro, encargada del seguimiento de casos de COVID-19 del área de Salud de Ixcán, confirmó que están vacunando a la población mayor de 18 años, pero únicamente en las áreas rurales.

Villatoro señaló que después de una visita del Ministerio de Salud del área central, a finales de junio y tras analizar que no había demanda para la vacuna en las personas mayores de 50 años, se autorizó ampliar el rango de edad desde los 18, únicamente a nivel comunitario, con el objetivo de que la juventud motive a las personas adultas a vacunarse.

Según la entrevistada, el área de Salud ha identificado que las razones por las que algunas personas mayores de 50 años no se quieren vacunar son el miedo, la desinformación que circula en redes sociales y las creencias religiosas.

Actualmente ese municipio está en rojo, según el Sistema de Alertas Sanitarias del Ministerio de Salud, con 117 casos activos.

Villatoro señaló que con esta estrategia ha aumentado el número de personas que se han vacunado. En la comunidad Santa María Tzejá, en dos días se vacunaron al menos 175 personas.

Se consultó al Ministerio de Salud si esta estrategia únicamente se aplica en el municipio de Ixcán, pero hasta el cierre de esta nota no se había obtenido una respuesta.

Plan no está diseñado para áreas rurales y desinformación incide en baja cobertura

Lesly Ramírez, consultora de la Red de Defensores Comunitarios por el Derecho a la Salud, señaló que existen varios motivos por los cuales la población de las comunidades no quiere vacunarse, además de que el Plan Nacional de Vacunación no está diseñado para las áreas rurales.

Muchas comunidades de Ixcán son de difícil acceso. Foto Área de Salud de Ixcán

“Una dificultad muy grande es que el plan no fue diseñado para responder al país y a todas sus realidades. Guatemala no es una, no es la capital. Hay un acto de discriminación claro del Ministerio de Salud porque al no considerar esto está justificando que la gente no quiere vacunarse porque no se ha registrado”, dijo Ramírez.

Además, está la desinformación en torno a la vacunación que ha generado confusión, temor y desconfianza hacia las vacunas y tiene como principal alimento que el mismo gobierno no ha generado campañas informativas, indicó.

Hay campañas que dicen “vacúnate” pero no hay una campaña que informe qué es la vacuna, cuáles son sus riesgos, su importancia, además de que debe hacerse en sus idiomas y que sea en los medios que las personas en las comunidades rurales la escuchen, dijo Ramírez.

Al contrario, lo que existe es un montón de información basura en redes sociales que se traduce en chismes y rumores en las comunidades y eso sí llega a la gente y fomenta una serie de temores, agregó la consultora.

Para Ramírez, la transparencia en todo este proceso era muy importante para generar credibilidad. 

Esto, desde nuestro punto de vista, ha aumentado el desinterés y desmotivación de la población, dijo. Sin embargo, no es cierto que toda la población no se quiera vacunar, porque se ven masivas caravanas de personas que van a México a vacunarse, dijo.

Prensa Comunitaria tuvo conocimiento de que en Santiago Atitlán, Sololá, personal del centro de Salud visitó algunas casas para informar a sus habitantes que no importaba si el rango de edad de las personas no era mayor a 50 años, ya se podían registrar para vacunarse. Porque cada frasco contiene 10 dosis y muchas veces no se llega al número de personas que se requiere para aprovechar la vacuna, por lo tanto para no desperdiciar las dosis, tratan de tener un listado alternativo de personas.

Juan Chumil Cuc, director del Centro de Salud de Santiago Atitlán, negó que se esté utilizando esta alternativa. “No sé quiénes serían, pero todavía estamos en la fase de mayores de 50 años, ahora si son personas con problemas de diabetes o hipertensión, talvez ahí sí pero tienen que llevar un certificado médico para ingresarlos al sistema”, explicó.

Por otro lado, Chumil reconoció que muy pocas personas se han inmunizado en ese municipio pese a que han tratado de dar información por medio de llamadas telefónicas, notas y radios locales. El director del Centro de Salud señaló que no saben con certeza a qué se debe que la población no se quiera vacunar. 

Sobre este cambio en la estrategia del Ministerio de Salud, Ramírez señaló que en el Plan Nacional de Vacunación había una lógica escalonada que respondía a prioridades, pero que esas condiciones no se dieron, por lo tanto mucha gente no ha acudido a vacunarse, no porque no quiera, sino porque no ha podido.

Frente a eso, el Ministerio de Salud tiene un gran caos y vacunas que tienen tiempo de caducidad. “Cada vez que hay problemas ajustan y baja la edad. ¿Eso está bien o está mal? En este momento, la estrategia en términos de diseño original ya no funciona. Me imagino que ante eso han dado cierta flexibilidad, para que las jefaturas de área comiencen a hacer las adecuaciones, porque al final tiene la vacuna y no la pueden perder”, dijo Ramírez.

Hasta la fecha, según datos del Ministerio de Salud, 960 mil 345 personas han sido vacunadas con la primera dosis y 241 mil 819 con el esquema completo.

Autoría y edición

Periodista y comunicadora. Soy curiosa y me apasionan las redes sociales. Mis raíces son de la cultura Maya K'iche'.

COMPARTE