Créditos: Laboratorio de Datos
Tiempo de lectura: 6 minutos

Por Laboratorio de Datos

Frente a la escalada de casos COVID-19, el Laboratorio de Datos GT propone:

En conferencia de prensa, realizada la tarde del viernes 1 de julio de 2021, la Ministra de Salud Pública y Asistencia Social -MSPAS-, Dra. Amelia Flores, y su equipo, están proponiendo tomar varias medidas debido al alza de casos COVID-19 en el país.

A continuación resumimos las medidas propuestas que serían emitidas en un acuerdo ministerial y su comparación con las medidas existentes, según la última versión disponible al público del tablero de alertas (semáforo) que es, supuestamente, el instrumento que rige la “gestión de la epidemia”.

Las medidas expuestas hoy por el MSPAS son algunas muy similares y otras más débiles de las que ya exponía el semáforo. Difícilmente servirán para detener la actual escalada de casos, porque estas medidas prácticamente nunca se han cumplido ya que el gobierno no es capaz de garantizarlas. Las medidas no siguen ningún criterio técnico epidemiológico que las justifique, ni se establecen indicadores, para monitorear su implementación y efectividad, que permita tomar decisiones a mediano plazo para mantenerlas o mejorarlas.

El actual escalamiento de casos es producto de la falta de medidas de contención de abril a la fecha; así como de la circulación de variantes del virus mucho más transmisibles. En consecuencia se requieren, en este momento, medidas mucho más estrictas para controlar la presente escalada, de la mano con acciones que eleven los porcentajes de vacunación hasta alcanzar inmunidad poblacional (mínimo de 70% de población vacunada).

Por estas razones, un acuerdo ministerial es un instrumento normativo INSUFICIENTE para que las medidas de contención y reducción de aforos sean aplicadas efectivamente por parte de establecimientos y ciudadanos.

Además de ser medidas insuficientes, si estas no se acompañan de medidas administrativo-financieras, socioeconómicas y epidemiológicas y se acelera la  vacunación, la epidemia seguirá sin control.

Por consiguiente, es necesario que el Presidente de la República, en Consejo de Ministros, promulgue de inmediato un Estado de Calamidad, que contenga una serie de medidas que contribuyan a reducir la transmisión del virus, faciliten que la red de servicios públicos cuente con el personal e  insumos para atender a la población enferma por COVID-19 y se implemente un agresivo plan de vacunación. 

El Congreso de la República deberá ratificar el Estado de Calamidad inmediatamente, y realizar las provisiones legales necesarias para que se puedan cumplir de forma efectiva  las medidas, y dotar al MSPAS de los recursos humanos, materiales y financieros que necesita para enfrentar la escalada epidémica. Se sugiere que el estado de calamidad incluya:


I.- Medidas epidemiológicas:

  • Implementar una agresiva estrategia de testeo a escala nacional, con rastreo y cuarentenas locales, con el apoyo de autoridades locales y comunitarias, que apoyen a reducir los niveles de transmisión del virus
  • Acelerar la vacunación, con estrategias activas de acercamiento de personal de salud a los hogares, barrios, colonias  y comunidades para vacunación intradomiciliaria y evitar desplazamientos de la población a los centros de vacunación
  • Implementar una red de transporte, que aproveche recursos locales, coordinada por líderes comunitarios y subvencionada por el Estado, para el traslado de pacientes COVID-19 que requieren movilización hacia centros hospitalarios.
  • Implementar un plan de comunicación para que la población se entere de los lugares donde están realizando pruebas de COVID-19 las 24 horas del días, administración de Vacunas contra el COVID-19 las 24 horas del día y los hospitales con capacidad para recibir enfermos moderados y severos.
  • Reforzar el uso obligatorio de mascarilla, careta e higiene de manos, así como distanciamiento físico.

II.- Medidas de contención: (próximas 3 semanas)

  • De manera urgente realizar un análisis de la situación de la epidemia en los diferentes territorios del país para determinar de manera diferenciada qué medidas de contención específicas deben establecerse en los diferentes territorios. Estas podrían incluir:
  • Imponer toque de queda de 24 horas de viernes a partir de las 9 pm hasta el lunes a las 5 am; 
  • Imponer toque de queda a partir de las 8 de la noche, entre semana y que finalice a las 5 am del día siguiente;
  • Implementar teletrabajo para todo el personal de oficinas y personal no esencial. 
  • Escalonar horarios laborales entre semana en las oficinas, empresas y fábricas que permitan la continuidad de su funcionamiento
  • Las empresas, fábricas y oficinas deberán asegurar el cumplimiento de protocolos y reducción de aforos para reducir la exposición al riesgo del personal.
  • Municipalidades y Dirección General de Transporte del CIV deben responsabilizarse de aplicar activamente los protocolos de seguridad y aforo en el transporte público urbano y extraurbano, para evitar cierres totales o parciales de ese servicio.
  • Suspensión total de actividades no esenciales, como la recreación;
  • Restringir la movilidad intramunicipal e intermunicipal, especialmente en áreas urbanas y comunidades rurales que muestran un escalamiento de casos COVID-19, conforme a su tendencia previa del último mes. 
  • Suspensión total de clases presenciales, en todos los niveles, en todo el territorio nacional; 
  • Establecer restricciones de ingreso al país por vía aérea y terrestre, exigiendo la presentación de prueba negativa de COVID.

III.- Medidas administrativo-financieras:

Con ello se valida que la crisis del MSPAS no es una crisis de recursos, sino una crisis de gestión pública por la incapacidad de planificar y presupuestar compras y se necesita una intervención que permita que el MSPAS pueda contratar personal, comprar insumos y medicamentos y vacunas para atender la escalada epidémica.

Concretamente se propone:

  • Intervenir el MSPAS, e instalar un equipo interdisciplinario de expertos en administración pública, adquisiciones y contrataciones para realizar los procesos administrativos y financieros que requiera el manejo efectivo de la emergencia.
  • Realizar un recambio inmediato del equipo ministerial, para que un nuevo equipo de conducción con capacidad técnica, y que cuente verdaderamente con el respaldo del gobierno y del presidente.
  • Que el presidente deje actuar al equipo ministerial para tomar las medidas que deben ser tomadas y lo respalde sin interferir.
  • El Congreso debe emitir un decreto ley de emergencia por COVID-19 que suspenda temporalmente, hasta el final de la epidemia, los artículos de leyes vigentes que limitan la contratación expedita de insumos, medicamentos y suministros esenciales para el Ministerio de Salud Pública. Así también, las provisiones legales que obstaculicen la contratación de personal de salud para trabajar en la red de servicios de salud, y para el rastreo y la vacunación, y servicios auxiliares que requieran el manejo efectivo de la epidemia, mientras no se haya vacunado a toda la población.
  • Contar con la asesoría de la Contraloría General de Cuentas de la Nación formular el decreto y proceso de excepción para que incluyan mecanismos de cuentadancia, a pesar de la excepcionalidad que provocan las circunstancias.
  • Instalar una fuerza tarea que se encargue de elaborar en 72 horas el reglamento de la ley que permite recibir la donación de vacunas.

IV.- Medidas de soporte socio-económico a las familias y las empresas para poder acatar el estado de contención:

  • Usar los recursos que quedaron del endeudamiento del año pasado para prestar asistencia socioeconómica a la población vulnerable mientras duren las medidas de contención
  • Intervenir el MIDES y el MAGA, viceministerio de asistencia alimentaria, para asegurar que todos los recursos disponibles para protección social se canalizan coordinadamente para asegurar la cobertura de todas las familias mientras dura la epidemia.
  • Suspender gastos innecesarios y programas inoperantes como el seguro médico escolar y canalizarlos a la asistencia socio-económica de la población vulnerable.
  • MINFIN debe revisar las carteras con mayor subejecución y reprogramar los fondos para el MSPAS para manejo de la epidemia y la prestación de servicios esenciales, en apoyo al MSPAS

En particular, las medidas de contención deben ser evaluadas cada 3 semanas por un panel de expertos o auditores, de forma pública y transparente, con la presencia de medios de comunicación, para sugerir acciones de mejora en su implementación, o su reducción, según la situación epidemiológica. De eso dependerá la continuidad o no del Estado de Calamidad.


Reiteramos que, dado que las autoridades actuales del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social llevan más de un año en el puesto y no han podido controlar la epidemia, ni mejorar la capacidad de respuesta del sistema de salud, y en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores fracasaron en negociar adecuadamente la vacuna para la población, es importante que haya un recambio de autoridades inmediato. Este nuevo equipo debe llegar a oxigenar el ministerio, no ser simplemente una rotación de puestos actuales, para que personas nuevas con verdadera capacidad de conducción, capacidad técnica y transparencia se hagan cargo de la crisis actual. 

Además, hacemos un llamado al presidente de la República para que priorice la salud verdaderamente, y no se obstaculice la conducción técnica y la gestión ministerial que urgentemente se requiere para sacar al país de esta situación.

Autoría y edición

COMPARTE