Créditos: Foto con fines ilustrativos / Prensa Comunitaria
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Francisco Simón Francisco

Además de las agresiones registradas contra la prensa en tiempos de pandemia, también se registró la muerte de 12 periodistas por COVID-19, según el monitoreo realizado por el Observatorio de los Periodistas de la Asociación de Periodistas de Guatemala (APG) entre mayo de 2020 y julio del presente año.

El primer periodista fallecido fue Néstor Hernández Marroquín, de 56 años, se contagió por COVID-19 cuando realizaba labores humanitarias en el estado de New Jersey, Estados Unidos y falleció el 13 de mayo de 2020 en ese país.

Trabajó como periodista en Prensa Libre en la década de 1990 y tuvo que salir de Guatemala por el conflicto armado que vivió el país. Se destacó en el periodismo a nivel nacional e internacional, principalmente en la sección deportiva. En sus tiempos libres se dedicaba a realizar actividades de voluntariado y fortaleció esta labor en el período de la crisis sanitaria que provocó la pandemia a nivel mundial, repartiendo bolsas con alimentación a personas migrantes que se encontraban en situaciones precarias en ese Estado.

A inicios de 2021 también se confirmó la muerte de Nehemías Castro Valladares, de 75 años. Originario de Zacapa falleció en la cabecera de ese departamento el 23 de febrero. Se destacó en el periodismo y la locución. Ejerció este oficio durante más de 50 años, fue corresponsal de Emisoras Unidas y reporteaba desde su departamento lo que ocurría a nivel nacional en áreas deportivas y culturales.

Días después se confirmó la muerte de dos periodistas destacados a nivel central. El pasado 10 de abril fallecieron los periodistas, José Antonio Castro y Amafredo Castellanos, ambos murieron por causa de la COVID-19.

El fotoperiodista Antonio Castro, cubrió por varios años las actividades del Congreso de la República, incluso en tiempos de cierre del país por pandemia seguía dando cobertura a estas actividades, fue allí donde se contagió.

Amafredo Castellanos trabajó como periodista en varios medios de comunicación.

El caso más reciente es el de la fotógrafa, Claudia Lira, que murió el pasado lunes 11 de julio por la misma causa. Según la nota publicada por el medio Soy 502, Lira impartía cursos y prestaba servicios fotográficos a través de la academia llamada Studios 8 y organizaba viajes especializados en grupos para compartir conocimiento de la profesión.

A nivel de América Latina la revista LatAm Journalism Reviem del Centro Knight para el Periodismo en las Américas, también registró hasta el 16 de mayo de 2021 la muerte de 505 periodistas por la misma causa.

Covid-19 en Guatemala y las medidas restrictivas con la prensa independiente

Con la llegada de la COVID-19 al país, el 13 de marzo de 2020, el gobierno de Guatemala implementó una serie de medidas para restringir la movilización de la población guatemalteca para contener la pandemia. Las restricciones incluyeron toques de queda, la circulación entre departamentos y horarios para la movilización de la población.

Con estas medidas, varios periodistas enfrentaron limitaciones para acceder a información pública, pese a la importancia de ejercer el derecho a buscar, obtener, fiscalizar y difundir información para la construcción de la democracia.

En ese contexto, el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) impidió el acceso a alguna información, vulnerando el derecho al ejercicio periodístico. Por ejemplo, a inicios de la pandemia, esta cartera negó a la prensa el número de personas contagiadas por COVID-19, edades, sexos, además de las formas de contagio y el número de tests realizados por día.

La prensa, que jugó un papel importante en la producción de información para la sociedad en ese contexto, fue atacada con discursos provistos de rasgos de autoritarismo, agresiones físicas, restricciones a reuniones de carácter público y acceso a la información pública por parte de los funcionarios. 

En lugar de proteger estos derechos, el gobierno encabezado por el presidente Alejandro Giammattei, atacó a la prensa e ignoró los casos de agresión contra periodistas que ejercieron este oficio en una situación de desprotección.

El 16 de febrero de este año durante su discurso en la presentación del primer informe de la Comisión Presidencial Contra la Corrupción (CPCC) expresó que: “la lucha contra la corrupción es para nosotros mucho más que un discurso… si bien el esfuerzo que como gobierno estamos haciendo para combatir este flagelo, no ocupa las primeras planas de aquellos diarios interesados en promover falsas informaciones, ni las conversaciones prefabricadas en las redes sociales”.

Ese día los periodistas Sonny Figueroa y Marvin Del Cid que llegaron a cubrir ese evento en el Palacio Nacional de la Cultura, denunciaron que los encargados del protocolo de la seguridad de la presidencia les negaron la entrada, pese a que era una actividad de carácter público.

Importancia de ejercer el periodismo para la sociedad

Para la población guatemalteca acceder a la información que generan los distintos medios de comunicación es importante, porque es una de las fuentes para informarse, por lo tanto la constante movilidad de las y los periodistas en espacios públicos los expone a mayores riesgos de contagio por la pandemia y que ha cobrado miles de fallecidos, incluyendo a periodistas.

Sin embargo, no fueron incluidos ni considerados de primera línea en el plan nacional de vacunación establecido por el gobierno a través del MSPAS.

En esas condiciones, el pasado 24 de mayo de este año el Procurador de los Derechos Humanos (PDH), Jordán Rodas solicitó al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social incluir a los periodistas en el Plan Nacional de Vacunación Contra la COVID-19, resaltando que “la labor del periodismo es esencial en una sociedad democrática y en particular, como se ha visto durante el extenso periodo de pandemia, cuando mantiene una línea de información objetiva, monitorea las acciones del gobierno y conduce a la rendición de cuentas de las autoridades”.

Por su parte, la APG, pidió por medio de un comunicado publicado el miércoles 8 de julio, que el  MSPAS incluyera en el plan de vacunación a periodistas, para garantizar el papel informativo a la sociedad, argumentando que el ejercicio periodístico es esencial para la información, por eso su seguridad debe ser garantizada y vacunar lo más pronto a todos los periodistas, indicaron. 

Respecto a las peticiones planteadas, la ministra Amelia Flores indicó al medio La Hora que “el MSPAS se encuentra analizando el tema, ya que la decisión se debe tomar en el Comité Nacional de Vacunación. En cuanto se tenga el resultado del análisis se les hará saber”.

En Guatemala el plan de vacunación ha mostrado deficiencias, va lento y la carencia de vacunas ha generado preocupación en la sociedad. El gobierno ha sido cuestionado por distintos sectores de la sociedad por la gestión en la compra de las mismas y esto ha provocado, entre otras razones, el incremento de casos y el mayor número de personas fallecidas por día. Ante esta crisis miles de guatemaltecos han optado por acudir a los centros de vacunación en las fronteras de México y quienes cuentan con mayores recursos económicos lo han hecho a Estados Unidos.

Autoría y edición

Periodista, forma parte del equipo de investigación Entre Ríos e investigador universitario en la Universidad de San Carlos De Guatemala USAC

COMPARTE