Comunidad Río Sumachito denuncia intimidación por seguridad privada de la finca el Remanso y PNC

COMPARTE

Créditos: Cortesía
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Por Carlos Choc

La población de la comunidad Río Sumachito, del municipio El Estor, Izabal, denunció haber escuchado disparos y que uno de los comunitarios sufrió un atentado del que salió ileso este viernes 9 de julio.  Las mujeres de la comunidad se acercaron a las autoridades nacionales para pedir una explicación de lo ocurrido, según informó una persona que vive en las cercanías en la comunidad de Plan Grande, que pidió no mencionar su nombre por temor a represalias.

En Río Sumachito viven 20 familias, a donde la mañana del viernes llegaron cinco radiopatrullas y varios agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), personal del Ministerio Público (MP), junto a un grupo de guardias de seguridad y trabajadores de la Finca el Remanso.

Según los agentes solo estaban brindando seguridad a un grupo de trabajadores, para darle mantenimiento a una carretera que pertenece a esa finca.

La comunidad Río Sumachito está a una distancia de 10 minutos a pie de la comunidad Plan Grande, población que también ha recibido amenazas de desalojos y allanamientos por las autoridades Estatales, el más recientes fue en abril de este año.

Las autoridades comunitarias expresaron su preocupación por esas acciones del Estado por  las amenazas de desalojos, intimidaciones y hechos violentos por parte del propietario y trabajadores de la finca el Remanso.    

En 2019, las familias de la comunidad de Plan Grande junto a abogados del Bufete de Pueblos Indígenas interpusieron una acción de amparo ante la Sala Segunda del Ramo Penal en la ciudad capital, para pedir que se deje sin efecto la orden de desalojo emitida desde el 2016.

La comunidad también pertenece a Sierra Santa Cruz, comunidades que han sobrevivido y que fueron víctimas del Conflicto Armado en Guatemala.  

Autoría y edición

Periodista comunitario, Maya Q'eqchi. Criminalizado en 2017 por su labor periodística en El Estor Izabal.

COMPARTE