Un crimen que ha durado 41 años: la detención y desaparición de sindicalistas de la CNT

COMPARTE

Créditos: Sandra Cuffe.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Lourdes Álvarez Nájera

La desaparición forzada es un delito permanente, que provoca daño irreparable durante los días, años o décadas que transcurren sin que se pueda conocer qué pasó o dónde están las víctimas, según la legislación nacional e internacional, que además la cataloga como uno de los delitos que provocan sufrimiento inigualable a la víctima y a su familia. En Guatemala, fue una práctica constante durante los años 80, que familiares, amigos y excompañeros de sindicalistas de la Central Nacional de Trabajadores (CNT), recordaron hoy y exigieron al Estado reconocer que fueron secuestrados y desaparecidos.

Foto: Sandra Cuffe.

Como hoy, era 21 de junio, pero de 1980 bajo el gobierno militar del general Fernando Romeo Lucas García; Donaldo Álvarez Ruiz era Ministro de Gobernación; Germán Chupina Barahona, director de la Policía Nacional; Jesús Valiente Tellez era jefe del Cuerpo de Detectives y Pedro García Arredondo el jefe del denominado “Comando Seis” de la Policía Nacional, cuando fueron secuestrados, golpeados y desaparecidos 27 hombres y mujeres sindicalizados en la CNT.

Foto: Sandra Cuffe.

“Hoy al cumplirse 41 años del cobarde, criminal y vil secuestro de los 27 compañeros y compañeras de la CNT, este es un hecho histórico que marca uno de los periodos de mayor brutalidad de la represión en contra de los sindicalistas y sectores populares, democráticos y progresistas de Guatemala”, enfatizaron en un comunicado de prensa integrantes del Movimiento Sindical y Popular Autónomo Guatemalteco, durante una conferencia de prensa a inmediaciones de la antigua sede de la CNT, en la zona 1 de la ciudad capital, para conmemorar la vida de las personas desaparecidas, pero también para exigir al Estado de que se pueda esclarecer el crimen de hace 41 años.

Foto: Sandra Cuffe.

Con mantas, consignas y portando claveles rojos en las manos, las personas que acudieron a la conmemoración alzaban la voz para recordar a los detenidos desaparecidos. Entre esas voces estaba la de Miguel Ángel Albizures, exsecretario de la CNT, que con micrófono en mano pedía que no se olvidara a sus compañeras y compañeros, ya que las pocas conquistas que hoy tiene la población guatemalteca se deben a las y los trabajadores que fueron víctimas del terror desde los años 60.

“Desgraciadamente estamos viendo un retroceso en los derechos humanos y fundamentales de la población”, comentó Albizures y añadió que esa situación amerita “volver a tomar las calles”, más allá de la denuncia pública.

Foto: Sandra Cuffe.

Durante las actividades de homenaje a los 27 sindicalistas detenidos desaparecidos, también se recordó otros hechos criminales perpetrados contra sindicalistas, entre ellos el secuestro y desaparición de 17 sindicalistas de la CNT el 24 de agosto de 1980, en el Centro de Retiros de Emaús, Escuintla; otro grupo que fue atacado el 24 de agosto de 1994 por el desalojo trabajadores campesinos de la hacienda San Juan El Horizonte Empresa la Exacta, en Coatepeque, donde varios murieron o quedaron heridos; los asesinatos en serie de trabajadores sindicalizados vendedores del mercado de Coatepeque, entre otros.

Foto: Sandra Cuffe.

“Solo del año 2008 a la fecha han sido asesinados más de 100 sindicalistas y el Ministerio Publico no ha cumplido su responsabilidad para investigar quienes han sido los asesinos y aplicarles todo el peso de la ley a los responsables materiales, pero principalmente a los actores intelectuales, pero debido al muro de la impunidad tan enorme que prevalece y que han construido para hacer y actuar como les venga en gana, y violar toda la normativa jurídica del país, que no permite esclarecer esos crímenes”, indicaron los sindicalistas en su comunicado.

*Con información de Sandra Cuffe

Autoría y edición

Periodista y comunicadora para organizaciones sociales, de pueblos indígenas y de organismos internacionales; estudios concluidos en sociología, asistente de investigación social para peritajes judiciales con enfoque histórico y antropológico.

COMPARTE