Santiago Atitlán: sin acciones concretas a nivel municipal para erradicar el trabajo infantil

COMPARTE

Créditos: Niño de 13 años de edad quien trabaja preparando almácigo de café. Foto: Diego Petzey.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Por Diego Petzey

El pasado 4 de junio se difundió, a través de Facebook, que tres personas quedaron soterradas cuando estaban extrayendo arena de un cerro denominado Chi k’ua’ en Santiago Atitlán, Sololá. Dos hermanos, de 17 y 13 años, fallecieron. El mayor quedó soterrado en el lugar, mientras que el menor falleció horas más tarde en un hospital. Otra persona de 35 resultó herida.

Según el padre de los hermanos Xicay Esquina, José, el menor de ellos, no trabajaba en el lugar, sino que había ido entregar la comida a sus dos hermanos mayores, quienes se dedicaban a la extracción de arena. Moisés, de17 años, entregaba productos de consumo diario en tiendas y abarroterías y ese día acompañó a su hermano mayor para ayudarlo. La noche anterior y en la mañana de ese día había llovido fuerte. Moisés y José eran los más pequeños de siete hermanos. José cursaba el quinto grado de primaria.

Lugar del derrumbe donde fallecieron dos menores de edad.

Existe mayor vulnerabilidad al trabajo infantil

Juan Pop Chavajay, coordinador distrital de educación en Santiago Atitlán, relató que a pesar de los retos que ha enfrentado el personal docente y la situación económica de las familias, agudizada por la pandemia, han logrado que la niñez siga asistiendo a clases. Aproximadamente existe un 2 % de deserción escolar en Santiago Atitlán, según Pop. 

Varios maestros de educación primaria consultados sobre la situación de la niñez en Santiago Atitlán afirman que el impacto de la pandemia de la COVID-19 agravó la situación de pobreza de las familias y si no se adoptan medidas de prevención la niñez en condición de riesgo laboral podría aumentar considerablemente. La vulnerabilidad aumenta cuando el color del semáforo o alerta cambia a nivel municipal por los casos positivos del coronavirus.

“Cuando el tablero de alerta COVID-19 marca  color naranja a nivel municipal, eso implica que las niñas y niños reciben clases virtuales y si es de color  rojo, las clases presenciales se suspenden y no se permite al docente ni visita domiciliar y con este fenómeno  dificulta a que los educandos regresen a clases semipresenciales. En la mayoría de los casos son los padres de familia quienes nos dicen -profe ya no puede ir mi hijo, porque empezó a trabajar-, nosotros como maestros hemos hecho un gran esfuerzo para coordinar con los padres de familia en estos casos nos adaptamos al horario de los niños los que salen a trabajar, se les ha dado clases hasta en la noche o en fines de semana”, relató Gaspar Coché maestro del nivel primario. 

Niño de 11 años de edad recolectando leña para uso familiar.

Municipalidad sin presupuesto para la niñez, adolescencia y juventud

Diego Samuc, integrante del Concejo Municipal y presidente de la Comisión Municipal de la Niñez, Adolescencia y Juventud, en Santiago Atitlán, dijo que “no hay un presupuesto asignado. Lo que se estamos haciendo es que, cuando nos presentan una actividad de la oficina de la niñez, adolescencia y juventud analizamos si se puede realizar o no”. Se le consultó si habían dado un seguimiento al fallecimiento de los dos menores la semana pasada y respondió que ayudaron a comprar los ataúdes para las víctimas, pero sobre el caso en particular no han realizado un seguimiento.

José Baran, director financiero municipal, expresó que no existe un presupuesto específico para la niñez, adolescencia y juventud y que la oficina es una unidad que está bajo la dirección de la oficina de la mujer, que tiene asignado para este año Q 320 mil  para gastos de funcionamiento y un mayor porcentaje es destinado para el pago del personal. Las  actividades se evalúan y se buscan los fondos para su realización, indicó.

Dos organizaciones que pidieron no ser citadas afirman que no existe personal idóneo para las acciones de prevención y cumplimiento de los derechos de la niñez en el municipio. “Existe mucho conformismo de no hacer nada y al final hay un exceso de confianza entre el alcalde y los trabajadores, por lo tanto, no se les pide resultados. Ellos no cuentan con un plan de trabajo a favor de la niñez, adolescencia y juventud”, anotaron.

Según el último censo poblacional, en Santiago Atitlán hay 15 mil 986 habitantes de 0 a 17 años de edad que representan el 38 % de la población total.

Es necesario trabajar por la niñez

Mayra Reanda, coordinadora de la Asociación Nuevo Amanecer (Anadesa), consideró que se debe priorizar la formulación de políticas públicas para la niñez a nivel municipal. Anadesa actualmente atiende a 104 niñas, niños y adolescentes de cuatro comunidades de Santiago Atitlán, otorgándoles materiales didácticos e internet para que puedan conectarse a las clases virtuales y también brindan reforzamiento escolar en las viviendas.

Según Reanda han tenido conocimiento de casos de niños que han asumido un rol en la economía familiar y que ejercen actividades peligrosas como manejar motonetas para entregar productos de consumo diario en tiendas y abarroterías. “Como asociación, hemos entregado propuestas y solicitudes a favor de la niñez en la municipalidad, pero hasta ahora no hemos tenido respuesta, la municipalidad o instituciones gubernamentales deben establecer fondos para la niñez y adolescencia para atender las necesidades urgentes para que los niños puedan seguir en la escuela”, puntualizó.

Mayra, una joven quien dirige una asociación para ayudar a niñez en situación de pobreza.
Mural con fotos de niños en situación de pobreza.

2021 año para erradicar el trabajo infantil

El 23 de febrero del presente año el presidente Alejandro Giammattei participó en el lanzamiento nacional de la campaña Año Internacional para la eliminación del Trabajo Infantil.  En su discurso dijo que la situación de pobreza y pobreza extrema afecta al 59 % de la población y 24.3 % de ellos están comprendidos entre los 7 a 17 años de edad, lo que los pone en un alto riesgo de trabajo a muy temprana edad.

Según información del Ministerio de Trabajo y Previsión Social, en febrero de este año, en Guatemala alrededor del 18 % de la población entre 7 y 17 años de edad desarrolla alguna actividad económica, de la cual, el porcentaje de adolescente hombres casi triplica al de las mujeres y aún más en la población indígena.

Autoría y edición

Soy Tz’tujil, artista textil e investigador social
Creo en el arte como medio de transformación

COMPARTE