México: madres de víctimas de feminicidio «clausuran» Fiscalía General de Justicia, denuncian violencia institucional

COMPARTE

Créditos: desInformémonos
Tiempo de lectura: 2 minutos

Por Erika Lozano

Ciudad de México | Desinformémonos. Madres de víctimas de feminicidio y sobrevivientes de violencia de género clausuraron simbólicamente la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México la tarde de este viernes. Las mujeres demandaron una audiencia con la Fiscal General, Ernestina Godoy, a quien acusaron de obstaculizar el acceso a la justicia para las víctimas.

«Hay una indolencia por parte de quienes deberían proporcionarnos seguridad y atender nuestros casos», denunció Carolina Ramírez, sobreviviente de feminicidio proveniente del estado de Veracruz, quien señaló que se han organizado en un grupo víctimas a nivel nacional. «Exigimos justicia para no morir, no queremos ser una estadística y cuando las autoridades no nos atienden nos ponen en riesgo», denunció.

Mujeres víctimas de ataques con ácido, sobrevivientes de feminicidio, madres de víctimas de las alcaldías Coyoacán, Iztapalapa, Tláhuac, Milpa Alta, Azcapotzalco, de la Ciudad de México, así como provenientes de estados como Morelos y Veracruz, se sumaron a la protesta para exigir un «alto a la violencia feminicida», además, demandaron a las autoridades que investiguen los casos de «violencia intrafamiliar» como tentativas de feminicidio.

Araceli Osorio, madre de Lesvy Berlín Rivera Osorio, denunció la inacción de las Fiscalías especializadas en violencia de género, y agregó «hoy decidimos clausurar de manera simbólica este lugar que nos es ajeno a las víctimas, porque no encontramos el acompañamiento que debería brindar una institución como esta a las personas que hemos sufrido una violencia».

Osorio recordó que las autoridades deberían investigar con la «debida diligencia» todas las muertes violentas de mujeres, como lo señala la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación «Mariana Lima Buendía. «Nosotras nos hemos vuelto fuertes, y la fuerza que tenemos es porque hemos aprendido a acompañarnos», dijo.

«Nosotras no quisiéramos estar aquí hoy, quisiéramos estar viviendo tranquilamente sin los agresores», explicó la activista y exigió una respuesta por parte de las autoridades, quienes, insistió, «están en deuda con las víctimas».

Autoría y edición

COMPARTE