La Asociación Médica de Quetzaltenango exige a las autoridades mayor seriedad para el control y vigilancia del COVID 19

COMPARTE

Créditos: Presidente Giammatei ha asumindo un liderazgo importante contra covid-19. Visita a hospital temporal en Parque de la Industria (OPS/OMS).
Tiempo de lectura: 3 minutos

Después de catorce meses que se ha declarado la Pandemia COVID 19 y donde el país ha mostrado un claro fracaso en su manejo y gestión de control y vigilancia como en la prevención misma haciendo que a la fecha sea el país Centroamericano y de las Américas con más retraso en vacunar a la población, no solo muestra la incapacidad del gobierno, por no abordar el problema de contener el contagio del coronavirus de la mejor manera.

Guatemala registra oficialmente 8,214 personas fallecidas y 257,167 casos de COVID 19; siendo el país que más incrementa su tasa de mortalidad a 48.7 por cien mil habitantes, con letalidad de 3%, que muestra mayor casos de infecciones entre jóvenes y adultos por carencia de una estrategia de control, manejo y ausencia de insumos teniendo que cerrar varios centros de vacunación.

Ante el cansancio de los profesionales de salud, conscientes y comprometidos en ofrecer su esfuerzo, dedicación a contener el incremento de personas afectadas por el COVID 19, se registra el desgaste emocional, físico que personal paramédico y medico tiene que realizar para atender los casos. Hoy este personal no solo sufre frustración ante la falta de insumos y suministros, sino también de depresión, estrés, ansiedad y angustia de ver morir a hermanos Guatemaltecos.

Se tiene conocimiento que el personal de salud ha estado expuesto a circunstancias extremas para desempeñar su trabajo, a mayor riesgo de infección, largas jornadas laborales, en muchos casos sin el equipo apropiado, enfrentando angustia, fatiga, agotamiento ocupacional, dilemas éticos, estigma, por parte de la población.

EXIGIMOS COMO GREMIO DE ASOCIADOS AL COLEGIO DE MÉDICOS Y
CIRUJANOS DE GUATEMALA:

Se manifiesten ante las autoridades de salud exigiendo mayor seriedad, compromiso y objetivos claros para dar las directrices de control y vigilancia de la salud ante la oleada de casos de COVID 19 que se registran y que llegan a los servicios donde no se logra atender con la capacidad instalada la demanda real de casos.

Que la evidencia pone de manifiesto que la gestión y negociación de las autoridades no fue la más adecuada e idónea para obtener vacunas para la población. Puesto que no se tiene un plan de trabajo coherente y lógico para actuar de manera coordinada con los sectores locales para el control y prevención de la pandemia.

Es necesario que el Colegio de Médicos y Cirujanos de Guatemala exija al estado por el cumplimiento de la Constitución Política de la Republica en su Art. 93, 94, 95, 98 y 100; y al Código de Salud decreto en cuanto a salvaguardar la vida de los guatemaltecos.

Poner en marcha un plan nacional que involucre a los gobiernos municipales a efectuar cordones sanitarios de movilización social, tamizaje y control para fortalecer el autocuidado a nivel individual, familiar y comunitario para transformar e intervenir en los determinantes y condicionantes sociales de la pandemia. Ya que se ha observado el relajamiento social en relación a las medidas de bioseguridad.

Desarrollar acciones de promoción, prevención, curación y rehabilitación en las personas, familias que estén expuestos a COVID 19.

Fortalecer la atención en los servicios de salud, con la dotación de recursos humanos, insumos, dispositivos médicos, incluidas las pruebas, tratamientos y vacunas para la COVID-19 de forma permanente.

Demandar al sistema nacional de salud la igualdad de derechos y acceso a la salud de los guatemaltecos en el área rural y urbana.

Exigir mayor liderazgo en las acciones que corresponde al sistema público de salud y otros sectores en la prestación de servicios ante la PANDEMIA COVID. Al Colegio de Médicos y Cirujanos de Guatemala para que se manifiesten ante las autoridades por el deficiente manejo que se ha manifestado en esta pandemia. Siendo los garantes de velar por los derechos y protección de sus asociados.

“La salud no tiene precio, es un derecho”

Autoría y edición

COMPARTE