Preconsulta en el proyecto minero el Escobal: “no es una carrera, se debe hacer con tiempo”

COMPARTE

Créditos: http://informes.rel-uita.org/
Tiempo de lectura: 5 minutos

Por Lourdes Álvarez Nájera

Sobre el pueblo Xinka se propagó la idea de que era una “cultura casi desaparecida”. Persisten publicaciones, noticias y hasta columnas de opinión donde queda constancia de esas afirmaciones y, es precisamente en la introducción de la ponencia titulada Los xinkas: entre evidencias culturales y subjetividades de la doctora Claudia Dary, donde se indica que en 1880, el lingüista suizo Otto Stoll planteó que quedaban apenas pocos hablantes dispersos del idioma Xinka. En la misma línea, pero bajo un sesgo lingüístico, Dary indicó que otros investigadores, personajes e instituciones se refirieron a la poca población Xinka a lo largo de los años, sin tomar en cuenta aspectos culturales, espirituales o sociales de la población.

Pero la población Xinka persiste y el pasado 21 de mayo logró avances significativos en una batalla legal y política que inició con el reconocimiento de sus 59 autoridades ancestrales designadas por la población, por parte de instituciones estatales que no querían aceptarlas para un proceso de consulta comunitaria sobre el proyecto minero El Escobal, ubicado en San Rafael las Flores, Santa Rosa, porque se alegaba que solo podían participar dos representantes de esas comunidades.

Ese proyecto minero fue suspendido por la Corte de Constitucionalidad (CC) desde el 2018, luego que se diera la razón a la población Xinka sobre el irrespeto de su derecho a la consulta, según lo establece el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) entre otros mandatos internacionales.

La máxima corte del país indicó que el proyecto minero podría reactivarse solo si se realizaba la consulta a la población. Un proceso que apenas inició con reuniones para alcanzar acuerdos e implementar acciones entre el Parlamento Xinka, el ministerio de Energía y Minas y la empresa Pan American Silver Guatemala, ahora dueña del proyecto.

Al reconocimiento de las 59 autoridades Xinka por parte del ministerio de Energía y Minas también se suma una importante investigación que precisamente estará a cargo de la doctora Dary, que durante más de 20 años se ha especializado en estudiar los diversos grupos etnolingüísticos del oriente de Guatemala, de manera particular los grupos Ch’orti’ y Xinka.

Lo que para el ministro de Energía y Minas, Alberto Pimentel Mata, constituye “un estudio del impacto espiritual y cultural”, debería ser un abordaje integral que permita conocer la relación de los elementos espirituales, culturales, económicos y sociales como un todo que forman parte de la reproducción comunitaria del pueblo Xinka a lo largo de su historia.

En la ponencia, Los xinkas: entre evidencias culturales y subjetividades, Dary resaltó la importancia y necesidad “de aproximarse al tema xinka desde múltiples vías: arqueológica, lingüística, etnohistórica e histórica, pero asimismo desde una perspectiva etnográfica que dé cuenta de la manera en que los sujetos sociales mismos definen su identidad, a través de narrativas sobre el pasado y narrativas de su relación con los recursos naturales como seres vivos y con espíritu”.

Ambos acuerdos alcanzados recientemente, son un avance en el proceso, porque hasta el momento el ministerio ha cumplido con las primeras acciones acordadas y se discutió que en la próxima reunión de la preconsulta se abordará la metodología de la investigación que realizaría Dary, comentó el abogado Kelvin Jiménez del Parlamento Xinka.

Jiménez agregó que el acuerdo 7, numeral 3, del convenio 169 de la OIT establece que este tipo de investigaciones deben realizarse en cooperación con los pueblos, en este caso del pueblo Xinka.

Un proceso que apenas inicia

En la reunión de preconsulta del pasado 21 de mayo se realizó una conferencia conjunta entre autoridades del ministerio de Energía y Minas y el Parlamento Xinka, una acción que constituye otro de los primeros pasos en el proceso.

Para Jiménez, la importancia de esa conferencia radica en que el ministro reconoció públicamente y se comprometió a “continuar actuando de buena fe”, aunque cuando se le preguntó sobre los plazos de la preconsulta dijo que no se atrevía a dar una fecha, precisamente porque dependía de la información que se recopilara, se diera a conocer y se corroborara por parte de las autoridades indígenas respecto al proyecto minero.

“Hasta el momento, se han respetado los plazos y tiempos en los que se desarrollan las reuniones de acuerdo a la cosmovisión del pueblo Xinka”, agregó el abogado.

Otro momento importante de esa conferencia fue propiciado por el presidente del Parlamento Xinka, Aleisar Arana, quien enfatizó, “estamos aquí para ejercer el derecho a la libre determinación y al consentimiento. Este es el objetivo del pueblo Xinka, hacer uso pleno y ejercicio de ese derecho”.

Ataques y violencia contra líderes

Para llegar a este momento, el pueblo Xinka y sus autoridades vivieron varios episodios que incluyeron persecución, amenazas y represión violenta, que hasta la fecha continúa, según Jiménez.

El 22 de junio de 2017 hubo un despliegue de fuerzas de seguridad que reprimieron una protesta en contra del proyecto minero, pero cientos de personas de esa comunidad se organizaron y realizaron un plantón pacífico, de igual manera se mantuvo una protesta por varios meses frente a la CC en la ciudad capital para lograr que se respetara el derecho a la consulta.

“En otras ocasiones la empresa minera intentó trasladar combustible en helicóptero y dejaron caer un tonel vacío en el parque de San Rafael. Las comunidades se comenzaron a organizar para no dejar aterrizar a los helicópteros. Eso les salió caro y dejaron de hacer esas acciones”, añadió Jiménez.

Desde que se iniciaron las reuniones de preconsulta se intensificaron las actividades de la empresa, trasladando cemento y reactivando algunas acciones. “Vemos esto como una clara forma de provocar a las comunidades y lo hemos denunciado ante el Ministerio Público”, dijo Jiménez.

El temor a nuevas acciones para amedrentar a la población no deja de estar latente. “En enero hubo un ataque y varios compañeros han resultado heridos”, dijo Jiménez, quien además es beneficiario de medidas cautelares, porque ha sufrido atentados y amenazas por su trabajo a favor del pueblo Xinka. “Hay una historia reciente de represión, criminalización, ataques a distintos líderes y autoridades del pueblo Xinka”.

Estamos unidos

Aleisar Arana, el presidente del Parlamento Xinka, indicó que las comunidades mantienen una buena expectativa del proceso de preconsulta que ya se inició. “Sabemos que por fin se va a respetar el derecho a la consulta apegado al convenio 169 respetando los estándares internacionales. Sabemos los derechos que tenemos y más que todo necesitamos conocer toda la información respecto al proyecto minero el Escobal”.

Arana también dijo sentir confianza en la investigación a cargo de la doctora Dary que implicó un aporte importante durante el proceso de sentencia en la CC y ante la sociedad en general, porque ayudó a desmitificar la idea de lo Xinka como popularmente se asociaba a “ladinizados, menos grandiosos que los mayas, con idioma o cultura en proceso de desaparición”.

Arana amplió que “cuando estaba el proceso del amparo, que nosotros habíamos interpuesto en la corte para la sentencia, fueron tomados muy en cuenta los estudios que ella había hecho sobre nuestra identidad y fue una de las bases que se tomó para que se reconociera que el área de San Rafael y en todo el área norte sí existe el pueblo Xinka”.

El ministerio de Cultura y Deportes, de Ambiente y de Recursos Naturales y el de Energía y Minas no reconocía como “sujeto de derecho para hacer la consulta” al pueblo Xinka y para lograr las reuniones de preconsulta primero se debió admitir que las comunidades necesitaban la representación de sus 59 autoridades.

“De momento estamos bien. Bastante unidos y creemos que todos estamos con una misma visión sobre este proceso”.

El impacto del proyecto minero, según Arana, también repercute en otras comunidades y pueblos, por eso es importante conocer a profundidad este caso y tomarse el tiempo necesario para analizar la información.

“Para citar de ejemplo, el proyecto está donde inicia la recarga hídrica del río los Esclavos, que desemboca con nuestros hermanos que viven en la costa. También podemos decir que ellos van a tener afectaciones directas porque ese río va para allá. Nosotros no vamos a correr, también queremos analizar minuciosamente, para poder tomar decisiones. Esto no es una carrera, tiene que hacerse con todo el tiempo necesario”.

La próxima reunión prevista sobre la preconsulta se programó para el 20 de junio en la sede del parlamento Xinka, en Cuilapa.

Autoría y edición

Periodista y comunicadora para organizaciones sociales, de pueblos indígenas y de organismos internacionales; estudios concluidos en sociología, asistente de investigación social para peritajes judiciales con enfoque histórico y antropológico.

COMPARTE