Mortandad de peces en Petén, un proceso natural pero acelerado por el cambio climático

COMPARTE

Créditos: César Flores Soler.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Lourdes Álvarez Nájera

Luego del reporte de pobladores de Petén sobre el hallazgo de miles de peces muertos en un área cercana al es Biotopo Protegido Naachtún Dos Lagunas y que instituciones oficiales confirmaran que se trata de un proceso natural, la bióloga Sofía Aguilar alertó sobre los efectos del cambio climático que aceleran esos procesos al incrementar las temperaturas, que eventualmente generarán la extinción de especies y graves problemas para los seres humanos.

Foto: César Flores Soler.

El ministerio de Ambiente, el Centro de Estudios Conservacionistas (CECON) de la Universidad de San Carlos (USAC) y la bióloga, verificaron las fuentes e inspeccionaron el lugar y confirmaron que la muerte de los peces ocurrió debido a que en ese lugar se forman estanques temporales conocidos como aguadas que son utilizados por los peces durante el invierno, pero por las altas temperaturas el agua se estancó y los dejó sin oxígeno.

Aunque en un inicio se divulgó información asociada a un camión que volcó con aceite de palma africana, que abunda en la región y que en otras ocasiones ha provocado focos de contaminación, este no es el caso afirmó la científica, debido a que en el Tintalito, el lugar donde se encontraron a los peces es de difícil acceso, incluso, para los equipos de investigación, por las particularidades de la selva y el biotopo se encuentra muy lejos de las plantaciones de palma.

Juan José Romero, coordinador de Áreas Protegidas de CECON, destacó que el estanque temporal se evapora por la humedad de la zona, además de las altas temperaturas.

Pese a que la muerte de los peces está asociada a un acontecimiento natural, para la científica Aguilar, el calentamiento global sí tiene que ver con las sequías que se han incrementado en los últimos años y han perjudicado a seres humanos y animales.

“Hay problemas que ya se están viendo y se incrementarán, habrá más sequías, más mortandad de peces, porque cuando llueve crecen las aguadas y los peces van migrando dentro de la misma región y así es como se propagan, pero con menos lluvia habrá menos migración de la fauna, que eventualmente provocará extinciones”, aseguró.

Foto: César Flores Soler.

Por esa razón, la científica considera de importancia la demanda e implementación de planes de reforestación sobre todo en el área cercana al biotopo porque es de las regiones de bosques más extensas de Guatemala, pero cada vez mas deteriorada por la ganadería o el narcotráfico.

“Todos tenemos que velar para que las autoridades le presten atención a ese tema, desde el fortalecimiento de las propias instituciones, como el ministerio de Ambiente y el Consejo Nacional de Áreas Protegidas”, indicó.

La comunidad científica ve con preocupación el incremento acelerado de la temperatura del planeta, que sin duda representará mayores riesgos para las comunidades en situación de pobreza, abandono institucional y vulnerabilidad. “No se ve que vaya a mejorar el clima, todo va para más caliente, menos recursos, menos agua y más población, por eso debemos empezar a hacer algo ahora que se puede, desde ser conscientes sobre el consumo de alimentos, evitar el plástico y todas aquellas recomendaciones que se han dado”, puntualizó la entrevistada.

Lea más:

Autoría y edición

Periodista y comunicadora para organizaciones sociales, de pueblos indígenas y de organismos internacionales; estudios concluidos en sociología, asistente de investigación social para peritajes judiciales con enfoque histórico y antropológico.

COMPARTE