Militares beliceños intentan desalojar a familia guatemalteca; argumentan que están en su territorio

COMPARTE

Créditos: Rubén Darío Melgar
Tiempo de lectura: 2 minutos

Por Rubén Darío Melgar

Miembros del ejército beliceño se mantienen en los alrededores de la vivienda del guatemalteco Ernesto Amador, en la comunidad Santa Cruz, municipio de San Luis, Petén, con la intención de desalojarlos, supuestamente por estar en territorio beliceño.  Esta no es la primera vez que los militares llegan al lugar, antes lo habían hecho para ingerir licor en un negocio del afectado.

El pasado 22 de mayo, antes de las 5 de la tarde, los soldados beliceños entraron a la casa de Amador, se apostaron en la puerta de ingreso y ordenaron que nadie entrara ni saliera.

Foto: Rubén Darío Melgar

A decir de Amador, a pesar de que vive en el lugar desde 1993, desconoce si su propiedad se encuentra dentro o fuera de la Zona de Adyacencia, pues nunca había tenido ningún inconveniente con nadie, menos con los militares.

Agregó que si bien los soldados beliceños no les causaron daño, ahora no se siente con la misma seguridad que hace unos pocos días. Algunos vecinos de Santa Cruz asumen que el problema se pudo haber originado por el expendio de bebidas alcohólicas, que también es frecuentado por oficiales del territorio vecino.

Juan Carlos Díaz, vicepresidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE), tampoco entiende las razones del ejército de Belice y argumentó que si en realidad quisieran desalojarlos tendrían que tomar la misma medida con varias familias que están en la misma ubicación.

En criterio de Díaz, lo que corresponde es que Guatemala traslade al destacamento militar, pero además que mantenga presencia de efectivos, ya que solo llegan cuando hay problema con los beliceños.

El destacamento del ejército guatemalteco se encuentra ubicado en la comunidad Joventé, a 5 kilómetros de Santa Cruz, mientras que el puesto militar beliceño permanece a 200 metros de donde sucedió el incidente.

Rubén Darío Melgar

Autoría y edición

Rubén Dario Melgar

COMPARTE